*

X

¿Por qué los presidentes viven más que el individuo promedio?

Salud

Por: pijamasurf - 01/22/2013

Investigador estadounidense realiza estudio sobre la aparente contradicción existente entre el hecho que los presidentes de un país se encuentra sometidos, durante su gestión, a condiciones de estrés que los hacen envejecer el doble de una persona promedio pero, paradójicamente, sin que esto afecte su longevidad posterior.

Al menos en Estados Unidos, lo común en años recientes es que su esperanza de vida sea mucho más extendida que la del promedio de la población, un hecho que se adivina relativamente contradictoria tomando en cuenta el estrés sostenido en que viven durante al menos cuatro años (que pueden alargarse hasta ocho), las condiciones poco favorables a la salud a mediano plazo y otras circunstancias que quizá en otras personas con una profesión distinta, minarían notablemente su calidad de vida.

Con todo, 23 de los 34 presidentes de la Unión Americana han muerto de causas naturales, a pesar de que se estima que su ritmo de vida durante su gestión les hace envejecer el doble de lo que una persona promedio.

S. Jay Olshansky, profesor de salud pública en la Universidad de Illinois, ha realizado una investigación al respecto en la que concluye que este fenómeno podría explicarse por los privilegios que obtiene de su riqueza económica, su nivel educativo y la facilidad para obtener a servicios médicos de calidad.

“Para mí”, dice Olshansky, “es un ejemplo clásico de los beneficios del estatus socioeconómico. Todos salvo 10 presidentes fueron universitarios, acaudalados y con acceso a cuidado médico”.

Con todo, queda claro que el estrés es el principal factor que influye en el envejecimiento prematuro, especialmente en la piel y en cabello, los principales rasgos donde esto se manifiesta.

Y si bien, como dice el académico, nadie muere de arrugas o por canas, resulta por lo menos enigmático que la tensión no afecte su longevidad, a pesar de que para ellos uno de sus días equivale a dos de una persona cualquiera.

Un estudio cuyas conclusiones pueden sin duda trasladarse a otros contextos además de la Unión Americana.

También en Pijama Surf: ¿Por qué casi todos los presidentes más recientes de Estados Unidos han sido siniestros?

[MNN]

¿Crees que un masaje se siente rico? Añádele drogas

Salud

Por: pijamasurf - 01/22/2013

Científicos desarrolan sustancias químicas para estimular fibras nerviosas encargadas de transmitir señales de placer táctil al cerebro.

Un masaje es una fiesta de placer táctil --esto es gran medida debido a que cierto nervios estimulados transmiten una sensación de placer al cerebro. Científicos han indentificado estos nervios mielinados dedicados a generar estas sensaciones y los han estimulado artificialmente en ratones en una investigación orientada a desarrollar drogs que alivien el dolor o el estrés, según informa New Scientist.

Los nervios del grupo de fibras C-táctiles son los responsables de  transmitir sensaciones de placer o dolor al cerebro en respuesta al tacto y se encuentran en mayor medida debajo de la piel con vello. 

Investigadores de Cal Tech, en Pasadena,  inyectaron un químico especial que activaba estos nervios a un ratón dentro de una cámara especial. Los ratones que recibieron esta dosis regresaron dos veces más a la cámara a recibir este masaje químico, sugiriendo una sensación de placer. Una droga similar en humanos podría aumentar los beneficios del contacto físico, como podría ser un masaje de rehabilitación para condiciones psiquiátricas.

Las fibras C fueron descubiertas en Suecia luego de que se tratará a una niña con una condición genética que hacía que no sintiera dolor. Científicos creen que estudiar este tipo de capas nerviosas puede ayudar a entender el rol que juega el tacto en el desarrollo saludable de los niños. Una estimulación táctil adecuada altera la forma en la que el cerebro construye conexiones.

El desarrollo de fármacos para aliviar el dolor o incrementar el placer, por ejemplo de la experiencia sexual, atacando neuronas específicas tiene su paralelo en la activación electromagnética de ciertas regiones neurales, como ocurre en el trabajo del controversial Micheal Persinger, creador del casco de Dios, y quien sostiene poder detonar una experiencia religiosa o de éxtasis sólo utilizando estimulación transcraneal.