*

X

¿Por qué los presidentes viven más que el individuo promedio?

Salud

Por: pijamasurf - 01/22/2013

Investigador estadounidense realiza estudio sobre la aparente contradicción existente entre el hecho que los presidentes de un país se encuentra sometidos, durante su gestión, a condiciones de estrés que los hacen envejecer el doble de una persona promedio pero, paradójicamente, sin que esto afecte su longevidad posterior.

Al menos en Estados Unidos, lo común en años recientes es que su esperanza de vida sea mucho más extendida que la del promedio de la población, un hecho que se adivina relativamente contradictoria tomando en cuenta el estrés sostenido en que viven durante al menos cuatro años (que pueden alargarse hasta ocho), las condiciones poco favorables a la salud a mediano plazo y otras circunstancias que quizá en otras personas con una profesión distinta, minarían notablemente su calidad de vida.

Con todo, 23 de los 34 presidentes de la Unión Americana han muerto de causas naturales, a pesar de que se estima que su ritmo de vida durante su gestión les hace envejecer el doble de lo que una persona promedio.

S. Jay Olshansky, profesor de salud pública en la Universidad de Illinois, ha realizado una investigación al respecto en la que concluye que este fenómeno podría explicarse por los privilegios que obtiene de su riqueza económica, su nivel educativo y la facilidad para obtener a servicios médicos de calidad.

“Para mí”, dice Olshansky, “es un ejemplo clásico de los beneficios del estatus socioeconómico. Todos salvo 10 presidentes fueron universitarios, acaudalados y con acceso a cuidado médico”.

Con todo, queda claro que el estrés es el principal factor que influye en el envejecimiento prematuro, especialmente en la piel y en cabello, los principales rasgos donde esto se manifiesta.

Y si bien, como dice el académico, nadie muere de arrugas o por canas, resulta por lo menos enigmático que la tensión no afecte su longevidad, a pesar de que para ellos uno de sus días equivale a dos de una persona cualquiera.

Un estudio cuyas conclusiones pueden sin duda trasladarse a otros contextos además de la Unión Americana.

También en Pijama Surf: ¿Por qué casi todos los presidentes más recientes de Estados Unidos han sido siniestros?

[MNN]

¿Insomnio? ¿Problemas para dormir? Tal vez sea por usar tu tablet o laptop antes de acostarte

Salud

Por: pijamasurf - 01/22/2013

Investigación encuentra que utilizar dispositivos como la laptop o la tablet antes de dormir y con el brillo máximo altera los patrones de sueño y los químicos corporales relacionados con este.

En años recientes mucho se ha insistido, en términos más bien laudatorios, en la movilidad de los dispositivos y nuevos gadgets como una cualidad positiva que, entre otras cosas, nos permite utilizarlos en casi cualquier momento y lugar, algo que, en efecto, puede ser ventajoso pero también perjudicial, entre otros aspectos, en lo que respecta a nuestro sueño y la calidad de nuestro descanso.

De acuerdo con un estudio realizado por Mariana Figueiro, del Centro de Investigación Lumínica del Instituto Politécnico Rensselaer, con sede en Nueva York, pasar un buen rato frente a la pantalla de alguno de estos dispositivos con su brillo al máximo, altera la segregación de melatonina, una hormona fundamental en el funcionamiento cíclico de ciertos procesos corporales como el sueño.

La melatonina es la sustancia encargada de advertir al cuerpo sobre la llegada de la noche y el consecuente comienzo de la somnolencia, sin embargo, en el caso de las tablets y las computadoras, la frecuencia lumínica de sus pantallas, que se encuentra en un rango entre el azul y el blanco, provoca que dicha señal se retrase y, por lo tanto, también la sensación de tener sueño. Pero si el uso nocturno del dispositivo se convierte en un hábito sostenido, las consecuencias van contra el sistema circadiano, que regula algunos de nuestros procesos más elementales e importantes y que se relaciona con nuestra fisiología evolutiva, desencadenando problemas en otros ámbitos de salud.

Luego de su investigación, Figueiro confía en que los fabricantes de dichos dispositivos piensen un poco más en los ritmos circadianos de sus usuarios y encuentren maneras de minimizar la luz que emiten sus pantallas, sobre todo en el caso de quienes los utilizan por las noches.

Pero mientras llega ese momento, como bien aconseja Stephani Sutherland en el sitio Scientific American, haz un favor a tus hábitos de sueño y baja un poco el brillo a la pantalla de tu lap o tu tablet o, mejor todavía, toma un libro y deja que el abandono onírico te llegue poco a poco.

[Scientific American]