Pijama Surf

¿Por qué los jóvenes mexicanos no nos movilizamos contra la reforma laboral?

Las redes sociales evidencian que existe en México un sector de jóvenes politizados. Sin embargo, no hemos imaginado las vías para incidir en la toma de decisiones de nuestro país.

Por: Ana Paula de la Torre - 13/01/2013 a las 22:01:40

El movimiento “Yo soy 132” de las elecciones pasadas evidenció a un sector que se creía dormido en el país: el “ala” juvenil de la nación, la cual parecía aletargada, desinformada, distraída. Sin embargo, el flujo de reacciones que dio origen al movimiento se esparció rápidamente, lo suficiente para que la élite comprendiera que tenía que protegerse de un fenómeno que hasta entonces no sabían que existía ­-por lo menos en las dimensiones en que apareció-. Jóvenes politizados “armados” de internet.

La reacción crítica ante grandes medios de comunicación, y la incredulidad de la supuesta renovación del PRI, fueron las principales causas de expansión del movimiento. Sin embargo, lo interesante, es que no se trataba de “críticas aprendidas”, los jóvenes demostraban estar  informados, además de tener capacidad de comunicación gracias a la expansión de uso y dominio de la Red.

Pero, ¿Qué sucede con temas relevantes de agenda en este caso reformas específicas que afectan directamente a los jóvenes, como la reforma laboral? No se requiere de un análisis profundo para comprender que dicha reforma facilita la contratación, y por lo tanto genera más oportunidades de empleo, pero también facilita el despido, lo cual atenta contra la estabilidad laboral, aumentando la vulnerabilidad de los empleados –con las repercusiones psicosociales que esto implica-.

Existieron intentos por parte de sectores relativamente organizados, entre ellos el ya mencionado movimiento “Yo soy 132”, para promover debates alrededor de la reforma. Sin embargo, la ley fue publicada a finales del años pasado.

¿Qué herramientas, además de las marchas, existen para incidir realmente en la agenda pública? No hemos logrado imaginar, y me incluyo, mecanismos efectivos de influencia. Esperar reformas estructurales que doten de herramientas de empoderamiento a la ciudadanía mexicana, para decidir qué leyes se aprueban en nuestro país, es un mecanismo lento. Inicialmente tendremos qué imaginar cómo incidir, desde el sector civil, en la toma de decisiones -de lo contrario seguirá sucediendo lo que ocurrió con la reforma política, en la cual se intentó dotarnos herramientas de participación que finalmente resultaron acotadas-.

Es un ejercicio que nos corresponde a todos. Si bien las marchas y la crítica en redes sociales son  medios de presión, hace falta imaginar cómo formular mecanismos para influir directamente en asuntos que nos conciernen. Internet es un terreno con enorme potencial, y la imaginación aunada a la existencia de jóvenes politizados – algo ya demostrado en las elecciones pasadas-, son dos insumos que hace falta aterrizar en procesos de incidencia. La estrategia está en el aire, nos corresponde a todos reflexionar cómo podríamos construir este cause de injerencia.

El reciente “Pacto por México”, acuerdo realizado por las élites partidistas del país para promover legislaciones puntuales durante el sexenio, no incluyó a la ciudadanía en su elaboración. Se trata de una agenda en la que valdría la pena identificar nuestras inquietudes, y el cómo podríamos materializarlas -por ejemplo identificando y localizando hasta el cansancio a nuestro legislador-.

Si bien la crítica encausada vía las redes sociales y las manifestaciones públicas, puede traducirse en instrumento de presión pública, es necesario que incidamos de manera tangible en la agenda legislativa: recordemos que más allá de quién sea el presidente, es ahí donde se deciden las leyes que afectan directamente nuestra vida.

Twitter del autor: @AnaPauladelaTD


Comentarios

  1. Seier dice:

    Se entretienen mirando el dedo que señala la luna..

  2. David dice:

    Coincido con Luis, yo tengo 23 años vivo Guadalajara, estudie en la Universidad de Guadalajara y me parece increíble hasta donde llega el valemadrismo mexicano, y mas en jóvenes que estudian una educación superior que están apunto de salir a enfrentarse a la vida laboral, hace unos meses no llegamos ni a 100 jóvenes marchando en contra de una reforma esclavista, los medios de comunicación influyendo en la opinión publica, la sociedad de consumo con sus sueños plásticos y sus modas basura, es lo que envenena a la juventud mexicana.

  3. Mari. dice:

    Creo que para poder tener injerencia en la legislatura del país, habría que documentarse bien, y luego reflexionar que es lo que se quiere hacer, meditando bien las consecuencias posibles de las leyes sobre las que queremos opinar. Entre otras cosas, en mi opinión nos faltan 2 cosas muy importantes:
    -Leer, MUCHO sobre los temas que nos interesan y afectan a todos, reflexionar y formarnos un criterio objetivo.
    -Saber que queremos y dar propuestas concretas y factibles, y no solo hacer grilla, decir que todo está mal y no proponer nada concreto y bien pensado.

    Me encanta esta propuesta, y creo que debemos preocuparnos activamente por lo que sucede en nuestro país.

  4. Montoto dice:

    Conozco bien a los activistas de doble moral. Son aquellos que ven con malos ojos la actividad de una corporacion mediatica como Clarin pero con buenos, la de una corporacion muchisimo mas dañina como Barrick Gold y su “Programa de Mineria Responsable” solo porque el gobierno de turno tiene la misma “opinion” al respecto.

  5. Montoto dice:

    La única referencia etimológica que encontró quien les habla http://artepolitica.com/comunidad/la-violencia-funciona/ , es esta: Militancia formaría parte de la familia de palabras que también incluyen militar y milicia, viene del lat. miles, plural milites, término con el cual se denominaba a los soldados romanos. Luego se les llamó solidatus porque recibian un pago, una soldada.

  6. Montoto dice:

    En Wikipedia, si buscamos “militancia”, nos lleva directamente a Activismo, marcado como incomplet0, y tal vez abarcativo, a falta de una definición más puntual. Sin embargo es interesante lo que el wikipedista interpretó: “el activismo puede tomar la forma de protesta pasiva o huelga de manos caídas [...] o llegar a la franca militancia, como en la invasión forzosa de terrenos o propiedades, el amotinamiento y hasta la guerra armada.” O sea que según esto, la militancia sería un estado particular del activismo que comprende acciones de fuerza.

  7. Montoto dice:

    MILITANTE

    El diccionario de la RAE cae en vaguedades y definición cíclica: militante. (Del ant. part. act. de militar; lat. militans, -antis). 1. adj. Que milita. Vamos entonces a militancia. 1. f. Condición de militante. 2. f. Conjunto de militantes en una determinada organización. …Ruido de grillos.

  8. erin dice:

    Aca en argentina pasaba algo parecido, sin embargo un dia nos despertamos todos, no se porque pero hoy hay miles y miles de jovenes que militamos (asi se le dice al activismo aca) y seguimos creciendo en numero dia tras dia. Aca tenemos la creencia de que quedarse en casa posteando cosas en facebook o en las redes sociales en general no es la forma de cambiar el mundo, hay que salir, movilizarse, informar a los vecinos y a la gente que no tiene mucho acceso a la informacion, aca casi todos los dias se organizan eventos para protestar o para pedir algo o simplemente conscientizar , pero con la creatividad de por medio, para llamar la atencion. Las masas de jovenes activistas son muy transversales y se pueden encontrar desde ricos hasta pobres, ingenieros, abogados, publicistas, diseñadores y estudiantes de todo tipo, y las edades son desde 13 hasta 35 años o mas, lo unico que nos une son las ganas de trabajar por un mundo mejor. Tambien creemos que la unica forma de lograr cambios es que nosotros mismos nos metamos en la politica, un plan parecido al del caballo de troya, nosotros no odiamos a la politica, pero si a los politicos corruptos, hoy en dia creo que el cambio es posible y me siento muy bien siendo parte del cambio en la historia Argentina :) la unica forma es juntarse y conocer bien a quienes son nuestros “enemigos” que a veces ni siquiera son los gobiernos, pero si las corporaciones y poderes que siempre saquearon a latinoamerica. Saludos

  9. ejecutivotelefonico dice:

    por que ya estabamos subcontratadxs antes de que se aprobara…



Comenta

Tu email no será publicado. Datos Obligatorios*