*

X

Plantas en la oficina: una lamentable historia de descuido, decadencia y muerte (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 01/25/2013

El lugar de trabajo continuamente se ve adicionado de elementos que hagan más llevadera esta actividad que, en cierto sentido, parece imposible de evadir: tarde o temprano cualquier persona, salvo singulares excepciones, se verá obligada a pasar un promedio de 8 horas de su día entre cuatro paredes que disimulan su asepsia y su normalidad con los más anodinos aditamentos: afiches, juguetes, instrumentos de relajación, fotografías familiares, libros, etcétera.

Sin embargo, quienes se encuentran al interior de una oficina pocas veces se caracterizan por tener pensamiento y voluntad para otra cosa que no sea o su trabajo o la evasión de su trabajo, dialéctica negativa (con perdón de Adorno) cuyos efectos tristemente terminan pagando, como bien ha documentado el fotógrafo Kirk Crippens, las plantas que daban vida al lugar.

La crónica elaborada por Crippens es, de algún modo, lametable, pues toca directamente seres vivos, organismos que nacieron y una vez muertos pasan a desaparecer para siempre de este mundo, todo por una falta de cuidado que, de realizarse, es más bien mínima y para nada extraordinaria.

Y tú, ¿tienes ahí a tu lado una planta que también está muriendo?

Imágenes vía Faith is Torment

Portadas de pulp fiction: la estética de lo bajo y desdeñable

Arte

Por: pijamasurf - 01/25/2013

Sitio en línea permite que generes tu propia portada de revista pulp, ese género despreciado por tanto tiempo y que, sin embargo, cuenta entre sus autores a nombres como Dashiell Hammett, Raymond Chandler y Philip K. Dick.

“Pulp fiction” es un término que, se dice, nació del tipo de papel en que se imprimían revistas que tenían como características común ofrecer contenido literario (o pseudoliterario, según cierto criterio exquisito) detectivesco, de crimen, hard-boiled, sci-fi y otros géneros afines: “pulp” porque el papel estaba hecho de pulpa de madera, materia prima más bien barata y de bajo costo.

El material, sin embargo, poco importó para que en revistas de ese tipo figuraran las historias de, entre otros, Dashiell Hammett, Raymond Chandler, Ray Bradbury, Arthur C. Clarke y Philip K. Dick, nombres a quienes poco podría discutírsele en materia de calidad literaria, obra que además influyó en autores posteriores de igual o superior prestigio.

Pero además del tipo de papel o de contenido que ofrecían, las revistas de pulp fiction tenían otro elemento sumamente distintivo: sus portadas de diseño inconfundible, mezcla de sensacionalismo e íconos culturales a un tiempo arquetípicos y de actualidad (la damisela en peligro, el villano despiadado, el héroe salvador).

Esta vez el pretexto para hablar de la pulp fiction lo tenemos en el “Pulp-O-Mizer Pulp Magazine Cover Generator” un sitio que también puede considerarse un dispositivo en línea para que generes tu propia portada de revista pulp, un ejercicio que de algún modo nos hace ver de otra manera la estética que con frecuencia se esconde en lo que algunos consideran bajo y de poco valor.

En este enlace The Pulp-O-Mizer Pulp Magazine Cover Generator

También en Pijama Surf: Sherlock Holmes y la neurociencia: ¿por qué las historias de detectives son una iniciación inmejorable a la lectura?

[io9]