*

X

Personalidades icónicas que no creerías reunidas y pasándola bien (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 01/30/2013

La celebridad —esa rara categoría de la idealización y el reconocimiento social— es una construcción colectiva que, entre otras cosas, a veces nos hace imaginar cosas que no suceden, atribuir a personas cualidades de las que carecen, crearnos de ellas un concepto falso o solo parcialmente verdadero.

Se trate de nuestro escritor favorito, del actor que tanto nos desagrada por su trabajo en escena, del artista al que admiramos por la desfachatez que transmite en su obra, del músico que tanto escuchamos en la infancia, o de quien sea que goce del favor del público, comúnmente esta misma afición nos hace imaginarlo de una forma u otra, pensar que es un arrogante irremediable o un alma buena y generosa, un misántropo, un seductor o simplemente alguien de temperamento claramente definido que simpatiza o repele a sus pares o sus opuestos.

De ahí que esta galería otorgue algunas sorpresas, pues se trata de imágenes que reúnen en escenas de solaz y diversión a íconos culturales que, quizá, nunca creeríamos que se podrían llevar bien juntos. ¿Dos titanes como Marcel Duchamp y John Cage no tendrían que repelerse y anularse mutuamente? ¿La dura tristeza de Samuel Beckett reunida con la vena cómica de Buster Keaton?

Y, con todo, sucede. Porque en el fondo estas personas, si bien es cierto que se distinguen por el desarrollo de una habilidad que otros o no tienen o no tuvieron oportunidad de ampliarla, por lo demás siguen siendo seres humanos, coherentes consigo mismos pero también contradictorios, sujetos a la sorpresa de encontrar una inesperada cercanía (o aversión) en otra persona.

Imágenes vía FlavorwireAwesome People Hanging Out Together

Científicos identifican región del cerebro que te hace egoísta

Por: pijamasurf - 01/30/2013

Personas con daño en una región del cerebro regalaron grandes cantidades de dinero sin razón en una especie de ataque de generosidad

El daño cerebral a una parte del cerebro hace que una persona tenga un ataque de generosidad y distribuya grandes cantidades de dinero (¿un golpe en la amígdala basolateral es el nuevo burundanga?). En un juego  de inversión en el laboratotio, tres mujeres con daño cerebral en la zona basolateral de la amígdala regalaron el doble de dinero que las personas sanas.

La mujeres que regalaron el dinero no esperan recibir un beneficio a cambio, pero aún así lo hicieron, en una conducta que parece una enfermedad mental y que al mismo tiempo parece ser una inesperada virtud. Al preguntarles la razón por la cual habían realizado esta conducta, las mujeres no pudieron responder. Según publica el sitio Science News, un grupo de investigadores dio a conocer los resultados de una investigación sobre lo que ahora sido acuñada como "la región del egoísmo" en el Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los resultados sugieren que existe una zona en el cerebro que permite el "egoísmo", ubicada en la amígdala, zona que controla respuestas instintivas de supervivencia, como al parecer también es el caso del egoismo o de la auto-procuración.