*

X

Mujer de 20 años tiene el aspecto de una niña de 5: un misterio para médicos y científicos

Salud

Por: pijamasurf - 01/25/2013

Brooke Greenberg ha vivido 20 años y sin embargo su aspecto físico es el de una pequeña niña de 5, edad en la cual dejó de desarrollarse; un misterio para el cual médicos y científicos no encuentran explicación.

A pesar del desarrollo que la medicina y las ciencias del cuerpo han tenido en las últimas décadas, todavía existen raras enfermedades y patologías para las que no hay explicación ni, por consecuencia, remedio.

Uno de estos desafortunados casos es el de Brooke Greenberg, una joven de 20 de edad que, sin embargo, tiene el aspecto físico de una pequeña niña de 5, tiempo en el cual se detuvo su desarrollo corporal e incluso mental.

La condición de esta mujer ha atraído la curiosidad científica de numerosos investigadores, entre ellos Eric Shadt, director de un instituto genómico perteneciente al Centro Médico Monte Sinaí con sede en Nueva York.

En vista de que, como es sabido, el desarrollo de una persona está regulado fundamentalmente por las hormonas, el doctor Shadt pensó en primer lugar que ahí se encontraría la causa de la enfermedad de Brooke, pero análisis posteriores mostraron que la joven tenía un sistema endocrino normal.

Ante esto, el equipo médico decidió mapear el genoma Brooke, en busca de mutaciones específicas, una tarea mucho más exhaustiva aun con las modernas herramientas de secuenciación. La genética parece ser la única vía que proveerá la solución última de este enigma.

[Singularity HUB]

¿Qué ocurre en tu cerebro cuando experimentas un blackout alcohólico?

Salud

Por: pijamasurf - 01/25/2013

Si has sufrido un black-out y crees que hay probabilidades de que experimentes otro, lo mejor es que sepas qué ocurre en la química cerebral cuando el alcohol borra tu memoria.

Todos sabemos qué es un blackout causado por alcohol y, debido a que muchos tienen la certeza de que les ocurrirá de nuevo, los informamos acerca de cómo se produce este daño cerebral. 

No todos los blackouts son iguales. Hay dos tipos: “bloque” y “fragmentario”. El fragmentario es cuando la persona pierde la memoria de manera intermitente, mientras que el blackout “bloque” se refiere a perder los recuerdos de periodos muy largos de tiempo. Quienes experimentan el primer tipo, generalmente pueden recordar los eventos olvidados cuando alguien les cuenta lo sucedido. Los que experimentan el segundo tipo, no. Pero se cree que ambos son provocados por la misma causa, una interrupción química en el hipocampo cerebral, la región integral de la formación de la memoria.

El alcohol interfiere en los receptores en el hipocampo que transmiten glutamato, un compuesto que a su vez transmite señales entre neuronas. Durante esta interferencia, el alcohol hace que algunos receptores dejen de funcionar mientras que activa otros. Este proceso causa que las neuronas creen esteroides que privan la comunicación adecuada entre las mismas, lo que interrumpe la potenciación a largo término, un proceso que se asocia con el aprendizaje y la memoria.

En términos más simples, el efecto es similar a la amnesia anterógrada en la cual el cerebro pierde la habilidad de crear nuevas memorias.

Tener el estómago lleno ayuda a prevenir esta molesta consecuencia de la embriaguez, ya que no comer provoca que el nivel de alcohol en la sangre se eleve más rápido. También es importante tomar más lento. Estudios muestran que la principal causa de esta pérdida de la memoria es un pico dramático en el nivel de alcohol en la sangre, ocurre cuando se alcanza rápidamente un nivel de alcohol de 0.15% en la sangre.

Para las mujeres puede ser más difícil evitar blackouts porque tienen menos agua en su cuerpo, al igual que deshidrogenasa gástrica, una enzima que disuelve el alcohol. 

El experto en adicciones E.M. Jenillek, quien comenzó una investigación importante acerca de los blackouts en 1940, creía que éstos eran un claro signo de dependencia. Estudios más recientes indican que no siempre es el caso, los bebedores sociales pueden sufrir blackouts tanto como quienes beben cantidades copiosas a diario. Básicamente todo se debe a un incremento abrupto del nivel del alcohol en la sangre, sin embargo también podría tratarse de predisposición genética.

Para quienes sí se preocupan por el cuidado cerebral,  los blackouts deben ser tomados como asunto serio ya que, lejos de hacerte ver ridículo, cada vez que se dañan las funciones básicas cerebrales aumenta la posibilidad de un daño cerebral permanente.

[Gizmodo]