*

X

Jorge Ibargüengoitia, el mexicano que supo interpretar al mexicano

Por: Ana Paula de la Torre - 01/22/2013

El día de hoy recordamos la obra de este escritor mexicano que nació hace 85 años, y supo entender nuestra idiosincrasia con inconfundible humor reflexivo.

Jorge Ibargüengoitia no fue un escritor común. Su astucia y análisis lo ayudó a formar un estilo satírico de escritura, un desarrollo muy puntual de los personajes (por su formación como dramaturgo) y una atinada interpretación del ejercicio del poder en México –esto último no solo desde los actores “de arriba”, sino desde una vivencia de la realidad del mexicano común–.

Existen múltiples intentos por entender la lógica cultural en general del mexicano – “ A qué le tiras mexicano cuando duermes”–, desde Octavio Paz hasta el polémico Jorge Castañeda, han existido interpretaciones del letargo que como sociedad parece envolvernos.

La diferencia de Jorge Ibargüengoitia, es que fuera de desarrollar teorías de porqué los mexicanos somos como somos, genera historias, en las que crea un espejo del que difícilmente podemos zafarnos. Ese “no tomarnos demasiado en serio la vida”, nos lleva a permitir  abusos e injusticias por comodidad. Aunque a largo plazo esa comodidad sea ficticia.

Sobre su estilo de escritura sarcástica, el mismo Ibargüengoitia decía: “Yo creo que he sido un escritor cómico, pero no soy burlón. La burla supone algo de odio o de crueldad, o de desprecio. Generalmente trato de escribir sobre algo que me produce cierta simpatía”. Y es que recordemos que no es lo mismo sarcasmo que cinismo. El sarcasmo lleva algo de genialidad y humor, mientras que el cinismo lleva con él desvergüenza.

Aquí comparto algunos de los títulos de las novelas de Jorge Ibargüengoitia. Recordemos que para cambiar realidades hay que leer la vida sin frustración, lo cual representa una de las mayores virtudes de este escritor:

  • Los relámpagos de agosto. México: Joaquín Mortiz, 1965. Premio Casa de las Américas, 1964. La narración presenta las memorias de un caudillo revolucionario a principios del siglo XX.
  • Maten al león. México: Joaquín Mortiz, 1969. Basado en las vicisitudes de un atentado contra un tirano latinoamericano.
  • Estas ruinas que ves. México: Novaro, 1975. Premio de Novela México 1974. Llevado a la pantalla grande con el mismo título.
  • Las muertas. México: Joaquín Mortiz, 1977. Narra el escándalo de Las Poquianchis acaecido en un prostíbulo de San Francisco del Rincón, en los años cincuenta y principios de los sesenta.
  • Dos crímenes. México: Joaquín Mortiz, 1979.
  • Los conspiradores. Barcelona: Argos Vergara, 1981.
  • Los pasos de López. México: Océano, 1982. Cuenta las andanzas de los insurgentes mexicanos, héroes de la independencia. Los personajes son ficticios, aunque alguno está libremente inspirado en figuras históricas, como la del cura Miguel Hidalgo. Este libro es la edición mexicana de Los conspiradores.

Twitter del autor: @AnaPauladelaTD

Silbo gomero: el lenguaje de silbidos que utilizan habitantes de las Islas Canarias

Por: pijamasurf - 01/22/2013

Sustituyendo letras por silbidos que varían en frecuencia y duración, el silbo gomero es el más complejo lenguaje constituido exclusivamente por silbidos.

La comunicación es una especie de flujo interactivo, imprescindible para la convivencia (aún si está es en silencio), y que puede adaptarse a infinitas circunstancias. Muestra de esto es el Silbo Gomero, un lenguaje desarrollado en las Islas Canarias que, como su nombre lo indica, se constituye exclusivamente de silbidos. 

Transmitido de maestros a discípulos a lo largo de siglos, este es el único lenguaje silbado que goza de un cierto nivel de complejidad y sofisticación. Actualmente es practicado por más de 22,000 isleños, que además saben hablar español, pero históricamente han utilizado este recurso para comunicarse a distancia. De acuerdo con la "ficha técnica" publicada por la UNESCO: "El silbo gomero reemplaza las vocales y consonantes del español por silbidos: dos silbidos diferenciados sustituyen a las cinco vocales españolas; y otros cuatro a las consonantes. Los silbidos se distinguen por su tono y su interrupción o continuidad. Una vez que han adquirido práctica suficiente, las personas pueden transmitir con silbidos todo tipo de mensajes. Algunas variantes locales permiten identificar el origen de los silbadores."

Desde hace poco más de una década este genial modelo de comunicación se imparte en las escuelas locales para garantizar su continuidad. Y en la actualidad prácticamente todos los habitantes de las Canarias conocen, en menor o mayor medida, el lenguaje de los silbidos.