*

X

Imaginando el hiperespacio: cómo se vería el espacio viajando a la velocidad de la luz

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/15/2013

Un interesante ejercicio visualiza cómo sería viajar a la velocidad de la luz: la visión de hipotéticos astronautas que llegaran a este ansiado límite de velocidad no sería como la imagina Hollywood

Una de las escenas emblemáticas de las películas de ciencia ficción es el momento en el que una nave entra en aceleración total y llega a la velocidad de la luz (o se acerca a este límite de velocidad cósmico). Como sugiere la teoría de la relatividad, al viajar a la velocidad el tiempo se detiene y por ende entramos en una hipotética dimensión que afecta nuestra percepción, quizás esta sería la droga de expansión de conciencia suprema. Para represntar esto generalmente vemos una explosión de líneas colores, una absorción vorticial y demás efectos espectaculares.

Pero al parecer, según la física actual, viajar a la velocidad de la luz, en un sentido estricto, sin incluir las proyecciones de la mente en el espacio, no sería tan espectacular como hemos llegado a imaginar. Según un equipo de estudiantes de la Universidad de Leicester, un astronauta que viajara cerca de la velocidad de la luz vería a grandes rasgos la imagen superior. Debido al efecto Doppler no se verían ni siquiera estrellas --el movimiento hacia una radiación electromagnética haría que la frecuencia de la luz se alterará tan dramáticamente que escaparía del espectro visible. En cambio, la radiación de microondas de fondo se tornaría visible. 

La tripulación de una nave espacial que pudiera acercarse significativamente a moverse a la velocidad de la luz vería un disco central de luz brillante: una especie de sol u ojo perenne. Abajo una versión reciente de cómo Hollywood imagina el hiperespacio.

[Gizmodo]

Físico encuentra fórmula matemática que conecta a todos los seres vivos del planeta

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/15/2013

Geoffrey West, físico teórico, encuentra fórmula para calcular la esperanza de cualquier ser vivo en el planeta, una constante que comparten desde un célula y un alga hasta una ballena e incluso realidades más complejas y colectivas como los ecosistemas y las sociedades.

Desde tiempos remotos se cree que la vida en nuestro planeta está, en todas sus expresiones, secretamente conectada, una idea que históricamente ha oscilado entre la religión y la ciencia, la especulación metafísica del mundo y la experimentación fáctica y objetiva.

Recientemente Robert Krulwich, en el sitio de la Radio Pública de Estados Unidos (NPR), reseñó una interesante fórmula matemática que hace eco de esta creencia, pues asegura que con ella es posible calcular cuánto vivirá todo ser en nuestro planeta, desde una célula hasta incluso “organismos” más complejos como una sociedad o un sistema económico.

La ecuación es obra del físico Geoffrey West, reconocido científico que fue presidente del Santa Fe Institute, un centro académico independiente especializado en la investigación teórica de varias disciplinas, física, biología, computaciones y sistemas sociales.

“Puedes ponerlo en matemáticas”, dice West refiriéndose a la “extraordinaria regularidad” de los patrones  de vida y muerte que siguen plantas, animales y demás seres vivos de nuestro planeta.

En este sentido el deceso es un asunto relacionado estrechamente con las dimensiones físicas del individuo: la vida es corta para los organismos pequeños y larga para los de gran tamaño, una correspondencia que también se traduce en una constante, gracias a la cual es posible pronosticar con notable precisión por cuánto tiempo se extenderá. Explica Krulwich:

La fórmula es un ejercicio simple de cuatro fuerzas [a simple quarter-power exercise]: tomas la masa de una planta o un animal y su razón metabólica es igual a su masa menos tres cuartos de su energía.

“Esta regla parece gobernar toda la vida”, dice Krulwich. West, por su parte, ofrece más detalles:

[…] si graficas, por ejemplo, poniendo la razón metabólica en el eje de las Y y el tamaño en el eje de las X, debido a la extraordinaria diversidad y complejidad del sistema y la contingencia histórica, esperarías que todos los puntos sobre el mapa representan, claro, la historia y la geografía y así sucesivamente.

Bueno, pues la verdad es que te encuentras con lo opuesto. Llegas a una curva simple y esa curva tiene una fórmula matemática muy simple. Proviene de una ley simple de energía. De hecho, la ley de la energía no solo es matemáticamente simple en sí misma, sino que tiene un exponente que es extraordinariamente simple. El exponen es muy cercano al número 3/4.

Primero que nada, eso fue sorprendente por sí solo, que ves al graficar. Pero más importante es que la escala se manifiesta en toda la vida desde los ecosistemas hasta, hacia abajo, en las células. Así que esta ley es verdaderamente notable. Va de lo intracelular a los ecosistemas en casi 30 órdenes de magnitud. Son el mismo fenómeno.

Más todavía, si buscas por cualquier variable fisiológica, como el promedio con que el oxígeno se difunde en los pulmones, la extensión de la aorta, cualquier cosa que tenga que ver con la fisiología de cualquier organismo, o si miras hacia cualquier evento de la historia vital como cuánto vivirás, cuánto vive un organismo, cuánto tarda en madurar, cuál es su razón de crecimiento, etc. y te preguntas cómo graficarlo, la escala es muy similar.

Eso es: se escala como una ley de energía simple. Lo extraordinario de esto es que la ley de energía tiene un exponente, que siempre es un múltiplo simple de un 1/4. Lo que tú determinas tan solo de los datos es que hay un número extraordinariamente simple, 4, que parece dominar toda la biología a través de todos los grupos taxonómicos desde lo microscópico hasta lo macroscópico.

La idea de este cálculo es que ofrece una estimación de cuándo se supone que un ser vivo tendría que morir, una fórmula para conocer su esperanza de vida con precisión absoluta.

Como bien anota Jesus Diaz en Gizmodo, se trata de una “extraordinaria perspectiva del mundo, la idea de que hay algo invisible que nos gobierna a todos, un sistema matemático que cronometra la vida biológica en todas sus escalas”.

Que es, justamente, lo que muchas escuelas de pensamiento, corrientes espirituales y místicas, e incluso la mera intuición ha sostenido desde hace siglos.

Con información de NPR y Gizmodo