*

X
Como muchas otras cosas, el silencioso y selecto arte del ninjitsu está por desaparecer en su veta tradicional en Japón, ante la inundación de la cultura global electrónica.

Mitificados por la cultura pop moderna, los ninjas son considerados lo más avanzado y hermético de las artes marciales japonesas, asesinos secretos cuya destreza se acerca a lo supernatural. Y si bien, una versión menos fantástica de esta selecta y furtiva sociedad marcial, sigue existiendo, según reporta la BBC, esta parece ser la última generación.

Históricamente existe mención de este clan en el periodo Edo, alrededor del año 1600, aparentemente lo ninjas, que manejaban el arte del ninjitsu, eran contratados por nobles samuraís para espiar, sabotear y hasta matar, y mimetizaban la sombra, en sus atuendos negros, casi invisibles, hasta atacar desapercibidamente. Utilizaban armas legendarias, como la famosa estrella shuriken, o el arco fukiya, silenciosas y mortales. Aunque también utilizaban espadas --algunos eran una versión nocturna del samurai-- y sus propias armas para trepar castillo y penetrar fortalezas.

La BBC identifica a dos ninjas sobrevivientes --quizás los verdaderos ninjas siguen en la maleza, fuera de los reflectores. Uno de ellos es Jinichi Kawakami, jefe 21 en una larga lista de miembros de la familia Ban, una de las 53 que formaban parte del clan ninja Koka. Kwakami aprendió ninjitsu desde los sies años de su maestro Masazo Ishida, primero pensando que lo estaban preparando para convertirse en un ladrón. Curiosamente otro de los talentos que le enseñaban a los ninjas era mezclar medicinas, algo que teneía que ver con la posibilidad de hacer daño a sus enemigos pero que también tenía una aplicación a la propia salud, añadiendo a la disciplina una dimensión como la que tiene el qi-gong por ejemplo.

Junto con Kwakami, un ingeniero de día, el título de último ninja pertenece a Masaaki Hatsumi líder del clan ninja Togakure. Hatsumi es el fundador de una multitudinaria organización de artes marciales llamada Bujinkan y ha trabajado como asesor de numerosas pelíulas, incluyendo alguna de James Bond. 

Ni Kwakami ni Hatsumi  cuentan con un heredero a quien transmitir sus conocimientos. Los silenciosos y discretos conocimientos del verdadero ninjitsu se ven opacados por los excitantes programas de televisión, las armas de fuego o las abundantes olas de información del Internet: el misterio ya no permanece y pocos tienen la dedicación. Al menos de que exista otro clan en la sombra --su lugar natural-- es posible que los ninjas desaparezcan (y eso es lo que mejor saben hacer).

 

5 nuevas estrategias de vigilancia con que el gobierno busca el control de sus ciudadanos

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/08/2012

Maniquíes, sistemas de grabación de sonido en el transporte público, relojes biométricos: algunas de las nuevas estrategias de vigilancia que superan todo lo que hasta ahora se había imaginado al respecto.

La vigilancia es, en cierto sentido, una de las bases fundamentales de todo gobierno, una manera efectiva —aunque también un tanto utópica o, mejor dicho, distópica— de mantener controlada una sociedad con el fin de seguir aprovechando privilegios a costa de esta.

Y si bien, a lo largo de la historia, han sido muchas las tácticas implementadas para este fin, actualmente, con el nivel de desarrollo tecnológico que han alcanzado la mayoría de los dispositivos, han surgido otras nuevas que desafían la imaginación más paranoica.

A continuación 5 de estas estrategias elaborado por Tana Ganeva en el sitio Alternet, la mayoría pertencientes al ámbito de los Estados Unidos pero, como tantas cosas que se exportan de este país, posibles de aplicar en cualquier otro sitio.

Autobuses y automóviles que escuchan lo que dices

Después de la omnipresencia visual que aseguran las millones de cámaras distribuidas en prácticamente todo el territorio de las principales ciudades del mundo, el sonido parece ser la siguiente ambición de las autoridades.

En varias ciudades de Estados Unidos, entre ellas San Francisco yOregon, y otras como Atenas y Georgia, en Europa, hay proyectos para instalar grabadoras de sonido en el transporte público, sistemas que filtran el ruido de fondo y registran las conversaciones de los pasajeros.

Maniquíes que te observan

Los maniquíes podrían servir pronto para algo más que para exhibir la ropa que venden los pequeños y grandes almacenes. Tanto en Estados Unidos como en Europa hay empresas que están instalando estos simulacros de seres humanos que vienen con cámaras ocultas y tecnología de detección facial, fabricados por la firma EyeSee). Hasta ahora la vigilancia solo es visual, pero se desarrolla ya la tecnología necesaria para grabar sonido.

Relojes biométricos

El reloj biométrico es un desarrollo destinado al ámbito laboral que hará mucho más riguroso el control de los empleados. Dispositivos como FaceIn generan un avatar del trabajador mucho más efectivo para comprobar que este ha llegado al sitio donde labora. U.are.U, por otra parte, se sirve de las huellas digitales para prevenir que los empleados lleguen tarde o se vayan temprano

Etiquetar niños

La implantación de chips y otros dispositivos de rastreo en niños, so pretexto de cuidarlos mejor, es de alguna manera la normalización de esta vigilancia extrema, la naturalidad con que una generación entera terminará por aceptarla.

Bases de datos biométricas

La identificación de una persona ya no pasa únicamente por su nombre, el lugar donde nació o el registro ante la autoridad civil del nacimiento. Ahora se incluyen otros parámetros como el escaneo del iris, el patrón de voz, el reconocimiento facial y el detalle de cicatrices y tatuajes, etc. Entidades como el FBI ya tienen bases de datos amplias con esta información de sus ciudadanos, la cual legalmente pueden compartir con otras agencias y entidades dentro de Estados Unidos y también internacionalmente.

[Alternet]