*

X
Estudio de la firma Nielsen revela, entre otras cosas, que las redes sociales y la ubicua presencia de Internet en la vida cotidiana contemporánea han modificado uno de los momentos más propiamente humanos: la ida y estancia en el cuarto del retrete mientras se evacúa.

 

El viaje al sitio donde se realizan las necesidades de la evacuación corporal es algo que el ser humano hace todos los días, en varias ocasiones, desde siempre. Quizá por esto, se trata de un buen parámetro para descubrir los detalles que lo caracterizan en distintos momentos de su historia: la manera en que alguien se entretiene mientras, según reza la expresión barroca, “se hace del cuerpo”, revela parcialmente tanto algunos aspectos de su personalidad como también de la sociedad a la que pertenece.

En este sentido y con la casi omnipresencia que Internet tiene en nuestra vida cotidiana, parece comprensible que, según un estudio reciente llevado a cabo por la firma Nielsen, las redes sociales hayan modificado sustancialmente nuestros hábitos higiénicos, particularmente al momento de defecar.

Sitios como Twitter, Facebook y Pinterest —que de algún modo también requieren de una atención sostenida por la incesante actualización de su contenido— han provocado que, al menos en Estados Unids, 3 de cada 10 jóvenes de entre 18 y 24 años se conecten a alguna red social mientras se encuentran en el excusado, experiencia que resulta satisfactoria en un 76% de los que la realizan.

Resultados poco alentadores para la industria de las revistas de moda y contenido banal, que parecen condenadas a perder su protagonismo en un lugar tan importante como el cuarto del retrete.

[Slate]

Agencia espacial china ha probado con éxito una cabina de 300 metros cúbicos que permitirá cultivar vegetales fuera de nuestro planeta, particularmente en Marte o la Luna.

El propósito más ambicioso de la exploración espacial será, siempre, el posible asentamiento del ser humano en un planeta distinto a la Tierra, búsqueda que ha requerido de cientos de investigaciones para cubrir tantas o más necesidades asociadas con nuestra supervivencia diaria.

En este sentido, llama la atención el proyecto de la agencia espacial china para tener campos de cultivo en el espacio exterior, preferentemente en un cuerpo cercano como la Luna o Marte.

Según informan medios locales, científicos del Centro Astronauta Chino de Entrenamiento e Investigación han probado con éxito una tecnología capaz de crecer vegetales (4 tipos distintos) en un “sistema ecológico de desarrollo de vida”, una cabina de 300 metros cúbicos que permitiría los astronautas tener su propia reserva de aire, agua y alimentos durante las misiones espaciales.

El dispositivo funciona a partir de plantas y algas y se espera que pueda ser instalado en “bases extraterrestres en la Luna o Marte”.

Ahora solo resta saber si China tiene planes de enviar pronto exploradores que prueben su sistema en el espacio exterior.

También en Pijama Surf: Ensoñaciones psicodélicas de la exploración espacial (IMÁGENES).

[treehuger]