*

X
Estudio de la firma Nielsen revela, entre otras cosas, que las redes sociales y la ubicua presencia de Internet en la vida cotidiana contemporánea han modificado uno de los momentos más propiamente humanos: la ida y estancia en el cuarto del retrete mientras se evacúa.

 

El viaje al sitio donde se realizan las necesidades de la evacuación corporal es algo que el ser humano hace todos los días, en varias ocasiones, desde siempre. Quizá por esto, se trata de un buen parámetro para descubrir los detalles que lo caracterizan en distintos momentos de su historia: la manera en que alguien se entretiene mientras, según reza la expresión barroca, “se hace del cuerpo”, revela parcialmente tanto algunos aspectos de su personalidad como también de la sociedad a la que pertenece.

En este sentido y con la casi omnipresencia que Internet tiene en nuestra vida cotidiana, parece comprensible que, según un estudio reciente llevado a cabo por la firma Nielsen, las redes sociales hayan modificado sustancialmente nuestros hábitos higiénicos, particularmente al momento de defecar.

Sitios como Twitter, Facebook y Pinterest —que de algún modo también requieren de una atención sostenida por la incesante actualización de su contenido— han provocado que, al menos en Estados Unids, 3 de cada 10 jóvenes de entre 18 y 24 años se conecten a alguna red social mientras se encuentran en el excusado, experiencia que resulta satisfactoria en un 76% de los que la realizan.

Resultados poco alentadores para la industria de las revistas de moda y contenido banal, que parecen condenadas a perder su protagonismo en un lugar tan importante como el cuarto del retrete.

[Slate]

Agence France Presse (AFP) una de las agencias noticiosas de mayor prestigio en el mundo, dio a conocer su selección de las mejores imágenes tomadas por sus periodistas gráficos, un mosaico que reúne las fotografías más impactantes, elocuentes y notables de los sucesos que se vivieron en este 2012: desastres naturales, conflictos políticos, curiosidades irrepetibles y, en fin, sucesos que sin duda formarán parte de la historia.

Y aunque es cierto que ante el periodismo fotográfico es indispensable una buena dosis de escepticismo o al menos de cierto grado de curiosidad que nos lleve más allá de la imagen, esto no nos impide asombrarnos ante la calidad de las tomas logradas por los hábiles fotógrafos de AFP.

[My Modern Met]