*

X

La transexualidad ya no es un desorden mental en la nueva edición del DSM

Salud

Por: pijamasurf - 12/07/2012

En la nueva edición del DSM, ese vademécum de las enfermedades mentales, la transexualidad ya no estará considerada un desorden mental y, en contraste, recibirá una denominación mucho más neutra. La edición se publicará en mayo de 2013.

La psiquiatría se ha caracterizado, casi desde sus etapas más tempranas, por sus excesos conceptuales, por la crudeza con que intenta reducir la naturaleza humana ―las muchas manifestaciones de la naturaleza humana― a una mansa serie de protocolos y cuadros de diagnóstico.

Y si bien se pueden elegir muchas aristas del ser humano para ejemplificar esta tendencia, quizá la sexualidad sea la mejor zona para advertir esta voluntad epistémica de dicha ciencia.

Por un par de décadas, por ejemplo, la transexualidad estuvo considerada en el conocido DSM ―ese vademécum de las enfermedades mentales― como un trastorno, específicamente un “Desorden de Identidad de Género” (DIG) que afectaba a aquellas personas cuya experiencia subjetiva de género no coincide con su sexo biológico.

Ahora, sin embargo, en la nueva edición de dicho manual, que se publicará en mayo de 2013, el DIG será reemplazado por un término aparentemente más neutro (aunque también un tanto ambiguo): “disforia de género”. Disforia es una especie de antónimo de la euforia y se caracteriza generalmente como una emoción desagradable o molesta (v. gr. la tristeza, la ansiedad, la inquietud, etc.).

Este cambio en la percepción psicológica del transgénero podría tener implicaciones más allá de las “ciencias del alma”, pues en buena medida el reconocimiento de derechos legales y otros beneficios sociales (como la igualdad elemental que todos deberíamos tener garantizada), se ha visto frenada por discursos como este, que consideran enfermedad todo comportamiento que sale de la norma y, paralelamente, proceden a invalidarlo.

También en Pijama Surf:

Christine Jorgensen: 60 años de la primera operación de cambio de sexo exitosa en la historia

Adicción a Internet: trastorno mental en la nueva edición del DSM

[Slate]

Alcohol perjudica el tejido cerebral de adolescentes que lo consumen, la marihuana no

Salud

Por: pijamasurf - 12/07/2012

Capacidades como la memoria, la toma de decisiones y la atención se ven perjudicadas por el daño que el consumo de alcohol provoca en el tejido cerebral de jóvenes que lo consumen habitualmente; sorpresivamente, el consumo de marihuana no tiene este efecto negativo.

De acuerdo con un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de California en San Diego, el consumo de alcohol en adolescentes reduce significativamente la salud del tejido cerebral, efecto negativo que sorpresivamente no se presente en quienes consumen marihuana.

La investigación involucró a 92 jóvenes de entre 16 y 20 años en un periodo de 18 meses, divididos en dos grupos dependiendo de la sustancia que acostumbraban consumir ya desde antes del estudio: alcohol o marihuana, la cual continuaron utilizando el tiempo que duró la investigación.

De acuerdo con Susan Tapert, neurocientífica de la mencionada institución universitaria, el escaneo del cerebro de los jóvenes reveló que aquellos que bebían 5 o más tragos al menos 2 veces por semana mostraron una salud disminuida de su tejido cerebral, sobre todo en lo que respecta a la memoria, la atención y la toma de decisiones, las habilidades en las que se observó mayor deterioro.

Curiosamente, este fenómeno no se repitió en los consumidores habituales de marihuana (consumo de 9 o más veces por semana), en quienes el tejido cerebral no presentaba daño de ningún tipo, si bien los investigadores no examinaron el rendimientos de los adolescentes.

Joanna Jacobus, otra de las autoras del estudio, el daño se debe sobre todo a que la llamada “materia blanca” del tejido cerebral, que toma parte en la capacidad de decisión, se desarrolla en la adolescencia, cuando una persona se encuentra en sus 20.

“Esto se convierte en un ciclo. Si los adolescentes disminuyen su tejido cerebral y la habilidad cognitiva de inhibirse a sí mismo, es más probable que se involucren en comportamientos de riesgo como el uso excesivo de sustancias”, agregó Jacobus.

[Huffington Post]