*

X

El extraño caso de John McAfee, pionero del antivirus, adicto a las sales de baño y detenido por asesinato en Belice

Por: pijamasurf - 12/09/2012

Huyendo de un asesinato del cual no se le había culpado en Belice, el multimillonario John McAfee inició un extraño circo mediático revelando una persecución, todo lo cual quizás sea una secuela de la paranoia provocada por su consumo de sales de baño psicoactivas

Después de crear un ciberimperio con los antivirus que llevan su nombre, John McAfeee se encuentra en una pronunciada espiral descendente, al punto de que está detenido por asesinato en Belice y varios periodistas se preguntan si está completamente loco. Su caso, dentro de lo extraño, es fascinante.

John McAfee trabajó para la NASA y para la industria militar estadounidense (Lockheed) antes de fundar su compañía de software antivirus, la primera en distribuirlo a través de un modelo de shareware. De una fortuna que llegó a superar los 100 millones de dólares, en el 2009, según le dijo al New York Times, se había encogido a sólo 4 millones de dólares, al praecer por crasos errores invirtiendo --y es que McAfee ya había iniciado su comportamiento errático--, aunque él mismo luego dijo que el estimado no era muy preciso, quizás una táctica para despistar a las autoridades. En el 2010 se mudó a Belice, buscando exenciones fiscales, seguir dando clases y escribiendo sobre yoga y desarrollar ahí su nueva compañía de antibióticos naturales basados en el quorum sensing.

El 11 de noviembre, el vecino de McAfee, Gregory Faull, fue encontrado muerto con un disparo de escopeta en la cabeza. Aunque la policía no lo había nombrado como sospechoso --McAfee se dio a la fuga de manera un tanto incriminante. O brillante, según algunos, contra el silencio que los abogados recomiendan, McAfee inició una especie de frenesí mediático dentro de su ocultamiento. Empezó a llamar a los medios de Estados Unidos para contarles su historia, inició un blog y un constante posteo en Twitter. Incluso invitó a dos reporteros de Vice a que lo acompañaran en su escondite.

McAfee habría podido regresar a su país, ya que el tratado de extradición con Belice está concebido para narcotraficantes y generalmente en la dirección inversa. Pero también es cierto que en Estados Unidos lo aguardan algunos asuntos legales, incluyendo uno por asesinato involuntario.McAfee decidió merodear por Belice haciendo una colorida y vehemente campaña en contra del gobierno de ese país caribeño. McAfee jugó a la desinformación: dijo a Wired que había estado econdiéndose en su vecindad bajo múltiples disfraces, gritando groserías sin ser reconocido. Dijo que eludió a la policía escondiéndose con un cartón en la cabeza y enterrándose en la arena de la playa. Y, por supuesto, ventiló la teoría de la conspiración de que las autoridades de Belice han elucubrado un plan para destruirlo. Días antes había sido retratado sonriente con la policía, después de que donará algunas armas a las fuerzas locales. 

Este circo mediático culminó cuando uno de los periodistas de la revista Vice reveló su locación, ya en Guatemala, publicando una foto con su ubicación en la metadata. El miércoles la policía de Guatemala lo detuvo y el jueves fue llevado a un hospital; Guatemala le ha negado asilo y deberá regresar a Belice. Por el momento no se ha formulado acusación; la policía de Belice tiene la facultad de detenerlo 48 hora sin acusarlo. El abogado de McAfee ha dicho que teme por su vida si regresa a Belice. El Primer Ministro de Belice, mientras tanto, ha puesto en entredicho su salud mental.

Jeff Wise, de la revista Slate, se pregunta si McAffe ha perdido la cabeza. Este periodista quien tuvo la oportunidad de convivir con McAfee elogia su inteligencia pero cuestiona si sigue ahí. Hay evidencia de que McAfee estaba consumiendo sales de baño (metilendioxipirovalerona) una droga que ha sido relacionada con episodios de violencia (y nudismo). Esta sustancia parece provocar furores (o vapores) paranoicos, ¿acaso McAfee presa de un delirio de sales de baño especialmente intenso asesinó a su vecino, con el que ya había tenido problemas? Y si lo hizo, ¿tuvo presencia mental para limpiar las pistas?

McAfee había estado posteando en el foro de usuarios de sustancias psicoactivas BlueLight sus intentos de purificar las sales de baño, MDVP, la que consideraba la mejor droga, "no sólo por su hipersexualidad, sino también por el suave y eufórico descenso". Aunque también advertía sobre las alucinaciones que podía provocar un compuesto no muy limpio. Y recomendaba tomar la droga vía anal. 

Según reporta Gizmodo, McAfee había estado experimentando en la selva de Belice con la extracción de drogas psicoactivas de plantas locales, especialmente interesado en aislar propuedas que pudieran suscitar conductas sexuales en mujeres. Jeff Wise recuerda a McAfee en su casa en Estados Unidos con un sequito de admiradores y jóvenes prostitutas. Su novia es 49 años más chica que él. Pero según Wise esta admiración que le rodeaba ha declinado y sus amigos reportan que algo le ha venido pasando, oscureciendo su talante. Tal vez sea la paranoia de las drogas, o algo más raro aún. Habrá que ver si el destino de McAfee es la cárcel, una institución mental o si logra, en un acto de brillantez dentro de la confusión, salirse con la suya.

 

 

Hombre cae del cielo y conmociona a barrio londinense; aún no hay explicación al respecto

Por: pijamasurf - 12/09/2012

El barrio de Mortlake, al oeste de Londres, se vio conmocionado cuando apareció un cuerpo que, después se descubrió, presentaba claras señales de haber sufrido una caída libre, probablemente desde un avión que se dirigía al aeropuerto cercano de Heathrow; las autoridades no pueden explicar lo sucedido.

En septiembre pasado, los vecinos del barrio de Mortlake, en el oeste de Londres, vieron quebrada la tranquilidad matutina de su domingo con la aparición de un cadáver en la acera de Portman Avenue, cerca de una tienda de conveniencia, otra de lencería y una más de remedios médicos chinos.

Al principio, como suele ser la deducción más inmediata, se pensó que se trataba de una víctima de asesinato, un hombre que tuvo el infortunio de ser muerto en ese sitio. Sin embargo, el análisis posterior del cuerpo reveló circunstancias francamente imprevistas.

De acuerdo con el peritaje, el hombre había sufrido una caída libre, probablemente de un jet que transitaba en dirección al aeropuerto cercano de Heathrow.

El cuerpo no traía consigo identificaciones de ningún tipo, salvo por su propia apariencia: un adulto de origen africano, de entre 20 y 30 años, de jeans, tenis y una sudadera gris, quizá de Angola porque se tiene registro de un avión proveniente de dicho país que aterrizó en Heathrow. Sin embargo, más allá de eso, poco o nada se sabe más sobre el asunto.

Los vecinos, por supuesto, dan testimonio de su horrorosa sorpresa. Otros, en especial una pequeña comunidad de angoleños que residen en la zona, se reunió para alzar oraciones por el difunto y colocar una ofrenda floral.

“Pienso, ¿de qué estaba huyendo? ¿Qué le hizo pensar que podría? ¿Cómo lo sabrá su familia? Ahora es un alma perdida, su padre y su madre probablemente estén esperando que se ponga en contacto”, declaró una de las vecinas.

El domingo pasado, un vocero de la policía londinense que pidió mantenerse en el anonimato, reveló que el hombre tiene un par de tatuajes en su brazo izquierdo: las letras Z y G con una línea horizontal sobre la Z. Asimismo, la conjetura del origen nacional tampoco es muy sólida, pues se basa únicamente en “evidencia circunstancial”, según la propia policía angoleña con quien las autoridades se pusieron en contacto para tratar de identificar al hombre.

Según algunos testimonios, algo similar había sucedido algunos años antes, aunque la policía parece no tener registros al respecto.

[NPR]