*

X

¿Cuáles son, por país, las sociedades más positivas del mundo?

Por: pijamasurf - 12/29/2012

Una encuesta reciente determina las naciones cuya población cultiva mayor cantidad de emociones positivas a lo largo de un día cualquiera; América Latina domina notablemente el listado.

Lejos de variables macroeconómicas, índices de seguridad social, de bienestar financiero, u otros aspectos similares, al parecer el cultivo de emociones positivas depende en mayor medida de una actitud ante la vida, algo así como una filosofía, influenciada por la cultura pero también por la disposición individual, para procesar la percepción de la realidad. Tal vez por está razón, ocho de los diez países más que perciben su vida más positivamente se encuentran en Latinoamérica –una región históricamente errante en cuestiones de justicia, igualdad, democracia, etc pero que en materia anímica resulta más que ejemplar–. 

De acuerdo con un reciente estudio de la encuestadora Gallup, el cual intenta determinar un ranking con las poblaciones que denotan mayores emociones positivas de manera cotidiana, los cinco primeros lugares del listado los ocupan Panamá, Paraguay, El Salvador, Venezuela, y Trinidad y Tobago, cuatro de ellas naciones latinoamericanas. En sexto lugar está Tailandia, seguido por Guatemala, Filipinas, Ecuador y Costa Rica.

Interesante reflexión la que promueve esta nueva encuesta, ya que representa una invitación directa a reflexionar sobre las verdaderas causas ligadas a la felicidad (que por lo visto poco tienen que ver con los envidiables status socioculturales de países como Japón, Canadá, o los nórdicos.  

 

Te podría interesar:

El reverso de este mundo: así se ven fuegos artificiales implotando, no explotando (VIDEO)

Por: pijamasurf - 12/29/2012

Desde su invención en la China antigua, la pirotecnia es una de las técnicas de entretenimiento más vistosas, sorprendente cuando se efectúa con pericia y aun con cierta dosis de ambición artística, un producto del ocio que vuelve memorable una ocasión especial, que  añade sus luces fogosas al ánimo festivo de una fecha señalada.

Este es el caso, por poner uno de los ejemplos más asequibles y compartidos en prácticamente todas las culturas del mundo, de las celebraciones por la llegada de un Año Nuevo. Pero justamente por esta razón, porque en todo el mundo se lanzan fuegos artificiales en esta fecha, ¿cómo darle un nuevo sentido a esta práctica?

Con esta pretensión en mente, el cineasta Julian Tay acudió a Melbourne, Australia,  y filmó los fuegos de artificio que se lanzaron durante esos minutos intermedios entre el viejo y el nuevo año, entre el 31 de diciembre de 2012 y el 1 de enero de 2013, solo que, antes de publicar su video, le dio a este un tratamiento especial, de modo tal que los cohetes parece que implotan, no explotan, en un proceso reversivo que además se muestra en slow motion.

Según declaró el propio Tay, el resultado es de algún modo totalmente opuesto a lo que se espera de un espectáculo de pirotecnia: un efecto "extrañamente relajante y tranquilo", luces que acuden a reunirse y concentrarse en vez de explotar y dispersarse.

[io9]