*

X
Agencia espacial china ha probado con éxito una cabina de 300 metros cúbicos que permitirá cultivar vegetales fuera de nuestro planeta, particularmente en Marte o la Luna.

El propósito más ambicioso de la exploración espacial será, siempre, el posible asentamiento del ser humano en un planeta distinto a la Tierra, búsqueda que ha requerido de cientos de investigaciones para cubrir tantas o más necesidades asociadas con nuestra supervivencia diaria.

En este sentido, llama la atención el proyecto de la agencia espacial china para tener campos de cultivo en el espacio exterior, preferentemente en un cuerpo cercano como la Luna o Marte.

Según informan medios locales, científicos del Centro Astronauta Chino de Entrenamiento e Investigación han probado con éxito una tecnología capaz de crecer vegetales (4 tipos distintos) en un “sistema ecológico de desarrollo de vida”, una cabina de 300 metros cúbicos que permitiría los astronautas tener su propia reserva de aire, agua y alimentos durante las misiones espaciales.

El dispositivo funciona a partir de plantas y algas y se espera que pueda ser instalado en “bases extraterrestres en la Luna o Marte”.

Ahora solo resta saber si China tiene planes de enviar pronto exploradores que prueben su sistema en el espacio exterior.

También en Pijama Surf: Ensoñaciones psicodélicas de la exploración espacial (IMÁGENES).

[treehuger]

Astrónomos encuentran “Santo Grial” que podría explicar la formación de nuestro sistema solar

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/05/2012

Astrónomos documentan, por primera vez en la historia, el nacimiento de una estrella, lo cual también da pistas sobre la formación de nuestro propio sistema solar.

La formación del universo es, fuera de toda duda, uno de los procesos más enigmáticos que desafían las capacidades humanas de conocimiento e investigación del mundo en el que vivimos, de ahí que cualquier indicio que se tenga al respecto contribuya a entender mejor cómo, aparentemente de la nada, surgió nuestra residencia en el cosmos.

En este sentido, un grupo de astrónomos en Estados Unidos encontró un “Santo Grial” que podría arrojar luz sobre la manera en que se formó nuestro sistema solar.

Por primera vez en la historia de la astronomía, se registró el nacimiento de una estrella a partir de una combinación de gas y polvo. La “pequeña” tiene tan solo 300 mil años de edad (nuestro Sol ronda los 6 mil millones) y se encuentra a 450 años luz de la Tierra, en la constelación de Tauro. Su importancia radica en que el surgimiento de un astro de este tipo, justo porque nunca antes había sido documentado, era una especie de eslabón perdido en la información que se tiene sobre la evolución del universo.

Entre otros aspectos, el comportamiento de la estrella —denominada L1527 IRS— revela algunas pistas sobre las etapas propias de la formación de un sistema solar. De entrada se ha observado que el joven astro está rodeado de un disco de material cósmico cuya velocidad de rotación cambia según la distancia a la que se encuentre este mismo, un poco de la misma manera en que las órbitas de los planetas varían según la cercanía o lejanía que tengan con respecto al Sol.

Para Hsin-Fang Chiang, investigador post-doctoral en la Universidad de Illinois, este patrón, conocido como rotación kepleriana, “marca uno de los primeros pasos esenciales para la formación de planetas”. John Tobin, por su parte, estudiante en el Observatorio de West Virginia, piensa que dicho proto-sistema tiene muchas de las características que, se supone, nuestro sistema solar tuvo en etapas más tempranas.

En cuanto al mote de “Santo Grial”, quizá este se deba a la figura que la estrella y el disco que la rodea trazan.

[Daily Mail]