*

X

Si murieras mañana, ¿qué encontrarían en el historial de tu navegador? Compañía ofrece borrado post mórtem

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 11/18/2012

Cada vez más personas recurren a los servicios de compañías que ofrecen borrar todos los datos e información de Internet relacionada con una persona: el historial de su navegador, su presencia en redes sociales y más.

En nuestra época las pertenencias, el legado o el posible rastro que dejamos en este mundo se encuentra en buena medida en Internet. “Habitar significa dejar huellas”, escribió Walter Benjamin, y sin duda la Red es clara muestra de ello.

De ahí que, al menos en el Reino Unido, cada vez más personas entreguen sus contraseñas, datos de acceso e instrucciones detalladas para determinados sitios, a compañías que prometen borrar toda la información personal relacionada con estos una vez que el contratante muera.

Correos electrónicos, cuentas de Facebook, inscripciones a sitios de apuestas o de pornografía, son solo tres de los numerosos objetivos de estas firmas. Según algunos estudios, actualmente una persona promedio posee hasta 26 cuentas de Internet distintas, para servicios que van de los ya casi imprescindibles correo electrónico y redes sociales, a otros como Skype, Paypal, el servicio bancario por Internet, la cuenta del sitio de compras en línea y demás.

En buena medida estas compañías han tenido cierto éxito por el vacío legal y práctico que existe al respecto. En Facebook y Twitter, por ejemplo, pasan varios meses y trámites (entre los que se encuentra la exhibición del acta de defunción) antes de se decida dar de baja la respectiva cuenta.

[Telegraph]

Estudio de la firma Nielsen revela, entre otras cosas, que las redes sociales y la ubicua presencia de Internet en la vida cotidiana contemporánea han modificado uno de los momentos más propiamente humanos: la ida y estancia en el cuarto del retrete mientras se evacúa.

 

El viaje al sitio donde se realizan las necesidades de la evacuación corporal es algo que el ser humano hace todos los días, en varias ocasiones, desde siempre. Quizá por esto, se trata de un buen parámetro para descubrir los detalles que lo caracterizan en distintos momentos de su historia: la manera en que alguien se entretiene mientras, según reza la expresión barroca, “se hace del cuerpo”, revela parcialmente tanto algunos aspectos de su personalidad como también de la sociedad a la que pertenece.

En este sentido y con la casi omnipresencia que Internet tiene en nuestra vida cotidiana, parece comprensible que, según un estudio reciente llevado a cabo por la firma Nielsen, las redes sociales hayan modificado sustancialmente nuestros hábitos higiénicos, particularmente al momento de defecar.

Sitios como Twitter, Facebook y Pinterest —que de algún modo también requieren de una atención sostenida por la incesante actualización de su contenido— han provocado que, al menos en Estados Unids, 3 de cada 10 jóvenes de entre 18 y 24 años se conecten a alguna red social mientras se encuentran en el excusado, experiencia que resulta satisfactoria en un 76% de los que la realizan.

Resultados poco alentadores para la industria de las revistas de moda y contenido banal, que parecen condenadas a perder su protagonismo en un lugar tan importante como el cuarto del retrete.

[Slate]