*

X
José Mujica es quizá uno de los presidentes más singulares de la historia política del mundo, alejado de la opulencia que regularmente caracteriza estos cargos y, por el contrario, practicante de actitudes como la crítica, la austeridad e incluso el vegetarianismo que lo distinguen del resto.

Desde hace algunos meses el presidente de Uruguay, José Mujica, ha ganado presencia internacional por la manera entre progresista, liberal y socialmente comprometida con que cumple sus funciones al frente de su país.

Y esto no se trata en modo alguno de una simulación o un montaje. El estilo personal de gobernar, para usar la frase del historiador mexicano Daniel Cosío Villegas, emana directamente dela autenticidad de su estilo de vida, de los principios con que rige su comportamiento cotidiano en todas las áreas de su vida.

En este sentido, pocos gestos tan elocuentes como la manera en que Mujica administra sus ingresos y la actitud que demuestra frente a las posesiones materiales: por un lado, dona el 90% de su salario (equivalente a unos 12 mil dólares) a obras de caridad en beneficio de personas pobres y pequeños empresarios que buscan fondos para iniciar o mantener un negocio; por otro lado, en algo que parecerá mínimo pero sin duda es altamente simbólico, la declaración de bienes de 2010 del presidente uruguayo ascendió a 1800 dólares, el valor de su Volkswagen Beetle modelo 1987, al cual, un año después, añadió la mitad de las posesiones de su esposa: algunos terrenos, tractores y una casa que sumaron en total 215 mil dólares.

Estas cifras representan dos tercios de la riqueza declarada del vicepresidente Danilo Astori y un tercio del presidente anterior a Mujica, Tabaré Vázquez.

En parte Mujica debe esta actitud a su pasado en la guerrilla delos tupamaros, en la década de los 60 y los 70, un grupo de izquierda inspirado en los ideales de la revolución cubana, camino que lo llevó a pasar 14 años en prisión, hasta 1985, cuando las dictaduras uruguayas llegaron a su fin.

“Me llaman el presidente más pobre pero no me siento pobre. Las persona s pobres son aquellas que solo trabajan para intentar mantener un estilo de vida caro y siempre quieren más y más”, declaró Mujica a la BBC.

Como decíamos, no se trata de gestos vacíos, sino expresión de un compromiso real que se lleva a otros asuntos, por ejemplo, cuando en la conferencia Rio+20, en junio de este año, denunció la hipocresía de los líderes mundiales que discuten la pobreza del mundo sin atreverse a señalar la verdadera raíz del problema: el modelo económico imperante que tiene en el consumo y el desperdicio el binomio de su dinámica fundamental.

Así, el vegetariano, austero y liberal Mujica es quizá uno de los presidentes más singulares de los últimos tiempos en la historia política del mundo, totalmente distante de la opulencia que caracteriza al resto.

También en Pijama Surf: El épico discurso del presidente Mujica de Uruguay en contra del consumismo en Rio de Janeiro.

[BBC]

Te podría interesar:

La Casa Blanca rechaza la construcción de una Estrella de la Muerte

Política

Por: pijamasurf - 11/15/2012

Petición ciudadana para construir la afamada "Death Star" no recibe la respuesta querida por parte del gobierno de Estados Unidos

El gobierno de Estados Unidos ha declinado la petición ciudadana de construir una "Estrella de la Muerte", publicando una serie de argumentos en contra de esta arma de defensa espacial en su sitio oficial. La petición para construir la famosa Death Star, arma satelital del tamaño de la Luna que aparece en la Guerra de las Galaxias y capaz de destruir un planeta entero con un rayo de la muerte, había sido apoyada por más de 25 mil ciudadanos en menos de 30 días lo que automáticamente obliga al gobierno a responder. Los ciudadanos, evidentemente fanáticos de la saga de George Lucas, habían argumentado que la construcción de la Estrella de la Muerte sería una importante fuente de trabajo, además de ayudar a garantizar la seguridad de la Tierra de una invasión maligna.

Paul Shawcross de la Casa Blanca contestó que aunque el gobierno comparte la inquietud por generar más empleos y dinamizar el sector tecnológico, la construcción de la Estrella de la Muertes es implausible --ha sido estimada en un costo de  $850,000,000,000,000,000. Por otro lado la administración no está de acuerdo con la noción de destruir  planetas. La Casa Blanca en cambio hizo referencia a la Estación Espacial Internacional y a los proyectos de exploración espacial como muestras de lo que se está realizando en esta materia. 

Anteriormente la Casa Blanca había contestado a una versión conspiratoria que circulaba señalando que Obama había sido teleportado a Marte

[Casa Blanca]