Pijama Surf

Bill Hicks explica por qué en realidad poco cambia quién sea el presidente

El genial comediante Bill Hicks sobre la perenne decepción que sigifican los presidentes en una corporatocracia

Por: pijamasurf - 06/11/2012 a las 21:11:47

En Estados Unidos muchas personas se preguntan  por qué Barack Obama, quien llegó a la Casa Blanca en una ola de entusiasmo propulsada por promesas de cambio sustancial en la campaña, en realidad modificó poco o nada la estructura dominante de ese país (por ejemplo el intocado poder que tiene Wall Street para legislar la política financiera). Este cuestionamiento hace pensar en que en ocasiones votar en realidad no hace nucha diferencia –porque el presidente mismo no tiene el poder para hacer esa diferencia prometida.

El comediante Bill Hicks, con su característica lucidez irónica, señala que los CEOs de las grandes corporaciones en Estados Unidos, que financiaron las campañas presidenciales (como en el caso de Goldman Sachs, de ambos partidos), son los que dictan la agenda. Y las grandes promesas de campaña, en ese entonces de Clinton, se difuminan en el humo. Hicks dramatiza que una vez que llega el nuevo presidente al poder se le muestra un video del asesinato de Kennedy en el que se muestra un balazo desde un ángulo completamente distinto y luego se le dice “¿Entendiste?”.

¿Hasta que punto existe verdaderamente un grupo élite que determina lo que puede o no hacer el presidente de Estados Unidos o de otros países con una marcada corporatocracia? Es difícil precisar, quizás las cosas suceden con mayor sutileza; las amenazas solamente son emergencias, pero la historia demuestra que en la mayoría de los casos los presidentes poco modifican el sistema dominante o el status quo–pocos golpes genuinos han recibido los empresarios en el poder en la historia del capitalismo. Esto hace que algunas veces algunas personas consideran que la democracia es una gran farsa –o, en palabras de Borges, la gran superstición de nuestra época.

Twitter del autor: @alepholo


Comentarios

  1. Romina dice:

    Que novedad: la democracia obviamente no existe, es sólo una utopía. Siempre estamos condicionados, limitados, siempre hay intereses previos y el objetivo de ciertos grupos de cambiar las normas a su favor y llevarse el dinero de la gente. Por favor, dejemos de ser hipócritas, mientras no actuemos honestamente esto será un festín para los que tranquilamente caminan por el backstage… jajaja

  2. Nostram dice:

    La democracia actual, se está derrumbando, porque se han adueñado de ellas las corporaciones, no importa cuan grande o pequeño sea el país.
    Es muy fácil comprar la voluntad de los políticos, no tenemos más que ver como prosperan leyes profundamente injustas con la ciudadanía y favorecedoras de los grandes poderes, por ejemplo sin ir más lejos: La legislación española sobre los embargos y deshaucios, no puede ser más injusta, únicamente contempla defender al banco, no existe un resquicio para que una familia pueda hacer la dación en pago, ni negociar una salida social, llegando al absurdo de que desalojan la vivienda, para dejarla vacía, sin que exista nadie que la vaya a comprar, simplemente mejor vacía y abandonada que en uso y con un acuerdo de mínimos.
    Lamento decirlo, pero ya no queda democracia, sólo la apariencia, de ahí que las elecciones san una pantomima, da igual quien gane, siempre seguirá cuan perro fiel al amo.
    Esto no sólo vale para USA, también vale para esta España nuestra.

  3. Caminante dice:

    Votar es ingenuo.

    Las cosas no están mal por no ir a votar o por “votar mal” sino por la decisión de unos pocos que hacen lo que les da la gana, dándoles igual lo que hagamos siempre que sea dentro del marco establecido por ellos mismos.



Comenta.

Tu email no será publicado. Datos Obligatorios*

 
1NULL