*

X

Breaking Bad y la guerra contra las drogas: el gusto del público por la simulación de su hiperrealidad

Por: pijamasurf - 10/13/2012

Las similitudes entre el desarrollo de Breaking Bad, la conocida serie de televisión, y el tráfico de drogas según se presenta en Estados Unidos, muestra que quizá el público estadounidense cree más en lo que sucede tras una pantalla que en lo que anuncian los periódicos, sin darse cuenta de que una y otra son simulacros intercambiables.

Las relaciones entre ficción y realidad son más estrechas de lo que comúnmente se cree, y este es un poco el caso de Breaking Bad, la conocida serie de televisión que, al parecer, está incidiendo en el tráfico real de metanfetaminas en territorio estadounidense.

Frazier Moore, en el sitio The Huffington Post, encuentra una serie de inquietantes similitudes entre la serie y el trasiego ilegal de esta droga, en particular en asuntos como la supuesta pureza de que la se distribuye en el mercado y la manera en que esta se produce clandestinamente.

De entrada, Moore recupera un reporte reciente de Associated Press según el cual la nueva metanfetamina que está inundando el mercado estadounidense tiene un color blanco azulado y un supuesto 88% de pureza; en la serie, Walter White, uno de los personajes principales, trafica con un producto también azul de pureza casi total (99%).

Por otro lado, los “super-laboratorios” clandestinos que recientemente se han encontrado en México dedicados a la sintentización de la droga, administrados por personas con sólida formación química, encuentran también su réplica en el relato televisivo.

Finalmente, las particularidades en la distribución del producto también parecen trasladadas de los periódicos a la pantalla sin mayor variación.

Estas coincidencias hacen dudar a Moore del potencial suspenso de Breaking Bad, del desarrollo de su trama y los recursos con que pretende mantener cautivo a su público. “Quizá una manera de crackear cómo la serie podría terminara sea seguir las noticias sobre la demasiado real guerra contra las drogas”, escribe.

Por otro lado, es posible que esta sea una expresión del gusto tan característico del público estadounidense por el simulacro y la hiperrealidad (según los conceptos del filósofo Jean Baudrillard), su inclinación a creer más en lo que sucede tras una pantalla que lo que sucede a las puertas mismas de sus hogares, su incapacidad para darse cuenta de que uno y otro se han convertido no en realidades intercambiables entre sí, sino en un mismo simulacro multiplicado hasta la náusea en la ficcionalización de la realidad.

«Disneylandia existe para ocultar que es el país “real”, toda la América “real”, una Disneylandia», sentenció en alguna ocasión el francés.

[Huffington Post]

México, Colombia y Guatemala piden replantear estrategia antidrogas ante la ONU

Por: pijamasurf - 10/13/2012

Estos tres países, a través de sus representantes, propusieron ante la ONU replantear la estrategia mundial antidrogas con el fin de impedir el flujo de dinero y armas que, naturalmente, fortalece al crimen de organizado y debilita al Estado.

Como una declaración conjunta, Guatemala, México y Colombia expusieron ante la ONU revisar la estrategia antidrogas que, como es notorio en estas tres naciones, ya que en cierta medida no ha resultado benéfica para la población ni para el gobierno, incluso ha tenido el efecto contrario: los carteles de droga se han fortalecido desmesuradamente en los últimos años. Basta revisar estadísticas para comprobar lo antes dicho: el flujo de armas y de dinero son las principales herramientas que el crimen organizado utiliza para atacar y corromper al Estado. Por ello, estos tres países, por medio de sus representantes ante la ONU, expresaron su urgencia por direccionar hacia otro punto el tema de las drogas, todo con el fin de detener el flujo de dinero proveniente del crimen organizado; incluso Otto Pérez Molina, presidente de Guatemala y Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, han considerado regularizar las drogas en materia de producción, tráfico y consumo.

En síntesis, los tres países declararon:

1.      Que el uso de drogas ilícitas es un poderoso incentivo para que todas las organizaciones delictivas del mundo.

2.  Que a pesar de los esfuerzos de la comunidad internacional durante las últimas décadas, el uso de estas sustancias sigue aumentando a nivel mundial, lo que genera ingresos importantes para las organizaciones de todo el mundo criminal.

3. Que al tener recursos financieros de gran magnitud, las organizaciones de la delincuencia organizada transnacional son capaces de penetrar y corromper a las instituciones de los Estado.

4. Que es indispensable implementar medidas efectivas para prevenir los flujos ilegales de armas.

5. Mientras que el flujo de recursos de drogas y armas a organizaciones criminales no se detenga, se seguirá amenazando a nuestras sociedades y gobiernos.

6. Que, en consecuencia, es urgente revisar el criterio mantenido hasta ahora por la comunidad internacional contra las drogas, con el fin de detener el flujo de dinero del mercado de drogas ilícitas.

7. Que esta revisión debe llevarse a cabo con rigor y responsabilidad, sobre una base científica, con el fin de establecer políticas públicas eficaces en esta área.

8. Que los Estados deben intensificar sus esfuerzos para fortalecer aún más las instituciones y políticas de cada país en la prevención y castigo del delito, sus programas sociales en la educación, la salud, el ocio y el empleo, así como la prevención y el tratamiento de las adicciones a fin de preservar el tejido social.

9. Que los Estados deben ratificar su compromiso de luchar con determinación y de acuerdo con el principio de responsabilidad compartida y diferenciada, contra los grupos delictivos transnacionales a través de mecanismos de cooperación internacional.

10. Que las Naciones Unidas deben ejercer su liderazgo, como es su mandato, en este esfuerzo y llevar a cabo una profunda reflexión para analizar todas las opciones disponibles, incluidas las medidas reglamentarias o de mercado, con el fin de establecer un nuevo paradigma que impida el flujo de recursos a las organizaciones del crimen organizado.

11. En este sentido, los gobiernos de Colombia, Guatemala y México, invitaron a los Estados Miembros de la Organización de las Naciones Unidas a llevar a cabo muy pronto un proceso de consulta que permite hacer un balance de las fortalezas y limitaciones de la política actual acerca de la violencia generada por la producción, tráfico y consumo de drogas en el mundo.

 

[Mother Jones]