*

X

4 tecnoesculturas que se concibieron a partir de desperdicio electrónico

Arte

Por: pijamasurf - 10/25/2012

A partir de desechos de lo que alguna vez fue algún aparato de moda, fueron creadas esta serie de objetos que cohesionan el arte, el diseño y la simpleza de lo útil.

A diario se celebra la llegada de un nuevo gadget, smartphone o dispositivo electrónico al mercado, esto no solo supone la introducción de una herramienta que pretende mejorar la vida del ser humano en su fugaz transitar terrestre, sino también la generación de miles de millones de toneladas de basura. Para aprovechar este fenómeno generado a causa del consumismo, un grupo de personas de distintas disciplinas del conocimiento crearon estas piezas artísticas, que más allá de buscar un fin estético, son en sí un artefacto de uso práctico en la cotidianidad. 

 

Mapa del metro

El ingeniero Harry Beck se inspiró en hilos de colores y en circuitos electrónicos para representar cada línea y estación de uno de los transportes más usados de Londres. 

 

Mesa purpúrea 

Electri-cities es una deslumbrante pieza mobiliaria que trasciende más allá de las tazas de café y las revistas, ya que permite reproducir música y revisar cuentas de correo electrónico. 

 

Tecno-mandala

La tecnología y la espiritualidad se reúnen en esta obra de Leonardo Ulian. Los coloridos bits y piezas de circuitos electrónicos están dispuestos perfectamente para expresar una interpretación moderna de mandalas budistas. 

 

Cofre embellecido

El ex director de cine y artista plástico Theo Kamecke ve la belleza intrínseca de modelos puramente funcionales en placas de circuitos. 

Para ver más esculturas recicladas sigue este enlace

[The creators project]

 

 

Ajedrez-Boxeo: el deporte donde la masa muscular y la materia gris son igual de importantes

Arte

Por: pijamasurf - 10/25/2012

Ajedrez-Boxeo: un deporte lindante con el absurdo en el que mente y cuerpo, tenidos por opuestos en Occidente, se enfrentan para revelar los endebles límites conceptuales con que aprehendemos la realidad.