*

X
Presunto consultor de relaciones públicas de Wikipedia utilizó su posición para promocionar en la enciclopedia más consultada de Internet a su cliente comercial, el gobierno de Gibraltar, una operación perversa para un sitio que tiene propósitos muy distintos a la ganancia económica.

Wikipedia es, fuera de toda duda, uno de los esfuerzos más loables de Internet, una síntesis cabal de lo que el esfuerzo colectivo es capaz de conseguir cuando se propone un objetivo serio y de beneficios compartidos.

Por desgracia, el mal, como parte de la naturaleza humana, puede empañar incluso el propósito más humanista, y en este caso la gran enciclopedia de Internet se encuentra en un escándalo de corrupción por la supuesta inclusión en sus contenidos de referencias comerciales que benefician directamente a empresas específicas.

En el uso abusivo de la mayor enciclopedia jamás creada está involucrado Roger Bamkin, quien se presenta a sí mismo como consultor en Relaciones Públicas de Wikimedia Foundation UK y quien el parecer utilizó su posición para promocionar proyectos de un cliente comercial suyo: el gobierno de Gibraltar.

En un hecho inusual, este punto geográfico apareció en la página principal de Wikipedia, en la sección DYK (“Did you know”, “Sabías que”), por diecisiete ocasiones en intervalos de entre 2 y 3 días, algo sumamente inusual para la cantidad de contenido que posee el sitio. Igualmente fue el único tema que se repitió durante el mes que duraron los Juegos Olímpicos.

Jimmy Wales, el fundador de Wikipedia, se encuentra sumamente molesto con el incidente, y en entrevista aseguró que es “sumamente inapropiado que un miembro o sección del consejo, o cualquiera con una función oficial de cualquier tipo de beneficencia asociada con Wikipedia, tome pagos de clientes a cambio de asegurar la colocación favorable en la página principal de Wikipedia o en cualquier otro lugar”.

Como escribe Violet Blue en el sitio CNET, un artículo positivo en Wikipedia es garantía de aparición no solo en la primera página de resultados de Google sino, todavía mejor, en los primeros tres resultados del buscador más popular de la Red. Sin duda un posicionamiento casi invaluable que, sin embargo, encontró una cifra monetaria de intercambio.

Con todo, quizá en la lógica misma de Wikipedia se encuentre el remedio al problema, pues al ser un sitio de participación colectiva, son los mismos usuarios quienes detectan y denuncian este y otros tipos de anomalías. Entre los muchos usuarios que tiene la enciclopedia, no son pocos los que conocen cómo funcionan los buscadores y en qué momento una mención aparentemente inocente en realidad enmascara una estrategia comercial en un sitio que tiene otro tipo de propósitos.

[CNET]

"Haz el amor, no el porno": devolviendo la autenticidad erótica a los encuentros sexuales

Por: pijamasurf - 09/19/2012

El sitio MakeLoveNotPorn, fundado por la empresaria Cindy Gallop, busca desmontar la engañosa escenificación que la industria del porno construye en torno al acto sexual, devolviendo parcialmente al cuerpo del estado de cosificación en que esta práctica lo sitúa.

La pornografía es en esencia un montaje, pero su éxito y su alto impacto parecen demostrar lo contrario. ¿Por qué, a pesar de que todos sabemos que lo mostrado ahí es falso, actores que escenifican un encuentro sexual de la misma manera que otros personifican a Hamlet y Ofelia, hay tantas personas en todo el mundo que la consumen y, en cierto nivel y durante cierto momento, creen en su veracidad y lo disfrutan como si fuera la cosa en sí? El porno, con su carácter explícito, se ha encumbrado sobre lo erótico y la seducción de lo oculto.

Cindy Gallop, empresaria de más 50 años, mantuvo durante la última época encuentros sexuales con jóvenes de la mitad de su edad, y aunque sin duda la experiencia no era desdeñable, la mujer pronto notó un patrón en sus parejas: la mayoría se comportaba de la misma manera que los actores porno, adoptando los movimientos que se observan en dichas películas.

Como una especie de epifanía, este hallazgo la llevó a fundar el sitio MakeLoveNotPorn.com, cuya premisa fundamental es confrontar la versión “real” del acto sexual, con aquella que la industria pornográfica (y sus consumidores) han convertido en supuesta cotidianidad.

Pensado inicialmente como un espacio para compartir experiencias y testimonios exclusivamente escritos, actualmente MakeLoveNotPorn ha mudado a un dominio .tv, con el cual se ha abierto la posibilidad de subir videos de “personas reales teniendo lo que podría ser llamado sexo no-actuado”.

Los usuarios pagan una cuota de 5 dólares por postear un video y también 5 por el permiso para verlo; la mitad de las ganancias va directamente a los propietarios de la grabación y, a diferencia del porno, en ellos persiste ese dejo de humanidad que se pierde cuando el cuerpo humano es cosificado.

Y aunque probablemente la definición no es del todo clara —pues además de que este tipo de videos bien podrían caber en la categoría amateur del porno comercial, es el espectador quien a fin de cuentas otorga la significación a lo que observa y consume—, por lo pronto la iniciativa de Gallop parece plegarse a algunas de esas posturas que sin negar el cariz animal, instintivo de la pulsión sexual, también reconoce el complejo entramado cultural y civilizatorio que por siglos nuestra especie ha tejido en torno a dicha necesidad, otorgándole su justo y digno lugar en la manera en que por salud mental, tanto propia como ajena y colectiva, podemos acercarnos a esta herramienta evolutiva.

[NYT]