*

X
Evidencia indica que algunas personas pueden recordar experiencias vividas por personas muertas, pero se trata de un fenómeno de reencarnación o una transmisión de información --o resonancia mórfica--, resultado de compartir una mente colectiva.

Millones de personas en el mundo creen en la reencarnación. Con la popularización de religiones orientales y tradiciones esotéricas en Occidente, cada vez más personas creen que ya hemos nacido y muerto antes. ¿Crees en la reencarnación? Puedes preguntarle a alguien en una fiesta y tal vez no sólo te responda que sí, sino que recuerda haber sido un sacerdote druida o su medium le dijo que fue un guerrero en Lemuria, e incluso podría recordar ser una celebridad (Jim Morrison y Elvis Presley son algunas de las más comunes). Pero más allá de que sea una moda new age creer que somos reencarnaciones --y cualquiera puede ser el avatar de una divinidad oscura--; también existe evidencia que sugiere que algunas personas son capaces de recordar sucesos que le ocurrieron a otras personas que muerieron antes de que ellas hayan nacido.

El  trabajo del Dr. Ian Stevenson en este sentido es particularmente notable, a lo largo de más de 40 años, este psiquiatra y bioquímico canadiense estudió más de 3 mil casos de niños que parecían recordar experiencias de otras vidas, documentando lo que decían y cotejando datos con las vidas de las personas que decían haber sido.  Stevenson concluyó que existían numerosos niños, particularmente entre los 2 y 4 años (35% de ellos tenían marcas de nacimiento, en muchos casos correspondientes a lesiones experimentadas por la persona muerta), que recordaban eventos de las vidas de otras personas de forma indicativa de que la conciencia o la memoria de una persona muerta se había trasladado a una nueva conciencia.

La creencia en la transmigración de las almas, metempsicosis o palinigénesis, usando el término griego, es parte consustancial de la historia del pensamiento humano, desde el hinduismo y varias religiones orientales hasta incluso el primer cristianismo (Justiniano tuvo que abolir la creencia en la reencarnación en el año 549). Grandes mentes de la humanidad han sostenido la existencia de la reencarnación: Pitágoras famosamente reconoció a un amigo al ver a un perro; Platón en “La República” habla de que las alams antes de nacer escogen su vida futura; el filósfo alemán Schopenhauer, quien fuera influenciado por los Vedas, formuló una visión dual entre la Voluntad (el mundo real) y la Representación (la ilusion) en la que la reencarnación era parte de una trama ilusoria; el psicólogo Carl Jung habla en su libro “Memorias, Sueños, Reflexiones” de que de niño recordaba haber sido un hombre muy viejo del siglo XVIII.

El Bardo Thodol o Libro Tibetano de los Muertos enseña una serie de técnicas, desde respiraciones, visualizaciones y mantras, para abordar el viaje de la muerte y no regresar a la vida. De la misma forma que algunas personas describen visiones de luz durante experiencias cercanas a la muerte,  el Bardo Thodol habla de una Luz Radiante, la cual el viajero, o psiconauta, debe de seguir para no regresar a la rueda del karma y a la ilusión de sus pensamientos, de su ego. Recuerdo haber leído el prólogo de una edición de este libro que contaba con una introducción de Carl Jung, en el que se mencionaba la respuesta de un monje a la pregunta de que no había ninguna evidencia de la reencarnación ya que nadie había regresado de la muerte, a la que el monje había respondido tranquilamente :”Pero al contrario todos hemos regresado de la muerte”.

Esto por el lado de la reencarnación, pero existe también una explicación alternativa a la memoria interna del otro. Esto es, la transmisión de información de manera telepática, una especie de sintonización a distancia del contenido mnemónico; lo que Rupert Sheldrake llama "resonancia mórfica".

En la película Waking Life de Richard Linklater se habla de esto en términos coloquiales, en la escena en la que Ethan Hawke y Julie Deply conversan en la cama:

[He estado pensando] sobre la reencarnación y de dónde vienen todas las nuevas almas en el tiempo. Todos siempre dicen que han sido la reencarnación de Cleopatra o de Alejandro Magno. Siempre quiero decirles que seguramente fueron un idiota más como todos. O sea, es imposible. Piénsalo. La población del mundo se ha duplicado en los últimos 40 años,¿no? Así que si relamente creen en esta onda egoista de una alma eterna, entonces tienes un 50% de posibilidades de tener un alma de 40 años. Y para que tenga más de 150 años, entonces es una de seis [...]

Lo que estoy tratando de decir es que de alguna forma creo que la reencarnación es solo --una expresión poética de lo que es la memoria colectiva. Leí un artículo de un bioquímico hace no mucho, y hablaba de como cuando un miembro de nuestra especie nace, tiene una reserva de mil millones de años de memoria que usar . Y de aquí es que heredamos nuestros instintos.

Me gusta eso. Es como si estuviera sucediendo todo un sistema telepático del que somos parte, seamos o no conscientes de ello. Esto explicaría por qué ocurren todos estos, aparentemente espontáneos, saltos científicos o artísticos, en todo el mundo.  Sabes,  estos resultados surgiendo en todos lados de manera independiente. Un tipo en una computadora, se da cuenta de algo, y simultáneamente un grupo de personas en otra parte del mundo descubren lo mismo. Hicieron un estudio. Aislaron a un grupo de gente por un tiempo, y monitoreraron sus habilidades para responder un crucigrama, en relación con la población general. Secretamente les dieron un crucigrama que ya había salido hace un día, que había sido resuelto por miles de personas. Y sus puntajes subieron dramáticamente. Así que es como si una vez que las respuestas ya están ahí, las personas las pueden sintonizar. Es como si todos estuvieramos compartiendo telepáticamente nuestras experiencias.

Rupert Sheldrake, el biólogo que desarrolló la teoría de los campos morfogenéticos, explica lo mismo en sus propias palabras:

Sugiero que a través de la resonancia mórfica todos podemos sintonizar una especie de memoria colectiva, memorias de muchas personas del pasado. Es teóricamente posible que podamos sintonizar memorias de personas en específico. Esto podría ser explicado subjetivamente como una memoria de una vida pasada. Pero esta forma de pensar sobre ello no necesariamente tiene que ser la reencarnación. El hecho de que puedas sintonizar la memoria de alguien más no prueba que fuiste esa persona. De nuevo, dejaría la pregunta abierta.

Pero existe un camino intermedio para pensar sobre la evidencia de las vidas pasadas, por ejemplo, aquella recopilada por Ian Stevenson y otros. Usualmente el deabte se polariza entre las personas que dicen es absurdo porque la reencarnación es imposible --la perspectiva científica estándar, escéptica (debería de decir que, la perspectiva escéptica estándar no es particularmente científica)-- y las otras personas que dicen que la evidencia prueba lo que siempre han creído, es decir, la realidad de la reencarnación. Sugiero que es posible aceptar la evidencia y aceptar el fenómeno, pero sin saltar a una conclusión de que tiene que ser reencarnación.

Sheldrake sugiere que una transmisión telepática podría confundirse con una personalidad. Esto nos recuerda aquella afirmación del pensamiento zen que señala que no hay un yo detrás de los pensamientos: el ego es ficción, una ficción convincente. Tal vez, para detrimento de nuestros sueños espirituales, el alma individual, como el ego, también es una persistente ficción. ¿Tenemos experiencias o las experiencias son las que nos tienen a nosotros? ¿Experimentamos el mundo o el mundo (la Tierra, el universo) se experimenta a sí mismo a través de un vehículo particular, una persona? Esto no significaría una anulación de un principio espiritual necesariamente, no tener un alma individual eterna, podría significar ser el alma del mundo en un punto. No ser tú, pero ser la totalidad de la existencia. 

En sánscrito no existe un término específico para designar la reencarnación, se habla de la rueda de la vida, del karma, la muerte y la reencarnación, del samsara. Samsara, una palabra que también significa la ilusión, la irrealidad. Si llevamos esta ilusión a su última consecuencia, entonces la reencarnación también es una ilusión, una comprensión parcial del Ser. Conjeturo que es posible, entonces, no sólo recordar la vida de una persona con la que se tiene cierta afinidad, sino recordar las vidas de todos los hombres. Lo hacemos cotidianamente cuando realizamos casi cualquier gesto: cuando miramos la Luna, cuando masticamos una fruta, cuando acariciamos la piel de una mujer. Lo hacemos cuando conocemos algo; saber es recordar. Sí, es posible que seamos la reencarnación de alguien, de una única persona, la Tierra, que no sólo es la madre de toda la materia orgánica, también de toda la conciencia.

Twitter del autor: alepholo

It from bit: Un nuevo paradigma emerge de la intersección de la física, la biología y la informática: la información como fundamento primordial del universo que percibimos --la materia y la energía como su representación o desdoblamiento.

Generalmente el paradigma de conocimiento bajo el cual nos movemos nos enseña que el universo en su constitución más básica está hecho de minúsculas partículas subatómicas; estas partículas son equivalentes a discretos paquetes de energía que se transmiten constantemente en el vacío --quantums. Este paradigma gnoseológico nos hace creer que la realidad fundamental del universo es la materia o la energía --según la teoría de la relatividad la masa es una propiedad de la energía. En círculos con una tendencia espiritual, particularmente el New Age, se considera que "todo es energía", incluso se habla de una versión teológica moderna en la que la divinidad es igual a la energía.

Decir que la energía es un aspecto primordial del universo no resulta precisamente equivocado. La energía ciertamente es como la sangre del universo; y, como si fueramos vampiros, los organismos de este universo --hombres, estrellas o átomos-- nos alimentamos de esta energía, la cual nos permite realizar tareas. En este sentido la energía si podría concebirse como aquel icor del Olimpo griego, la sangre de los dioses. La energía, también, es lo que posibilitó la expansión del universo, aquel primordial orgasmo que llamamos Big Bang, es ciertamente una bomba energética. Sin embargo, en tiempos recientes ha surgido, en lo que podemos llamar la fusión de la física con la teoría informática y la genética, un nuevo entendimiento de lo que es el substrato fundamental del universo: la información.

En su libro The Information: A History, A Theory, A Flood, James Gleick traza con una enorme claridad la evolución de la teoría informática, desde el Logos bíblico hasta el q-bit y el meme. La información tiene una realidad física, es justamente aquello que in-forma y por lo tanto genera el mundo material que experimentamos, "la escritura, la pintura, la música, el dinero" son información. Entrevistado por el patriarca de la revista Wired, Kevin Kelly, Gleick nos remite al padre de la teoría informática, Claude Shannon:

Shannon dijo que la noción de información no tiene que ver con el significado. Una cadena de bits tiene una cantidad, ya sea que represente algo que es verdad, o algo que es completamente falso, o algo que simplemente no tiene sentido. Si eras un científico o un ingeniero esta idea fue muy liberadora; te permitía tratar a la información como una cosa manipulable.

Sólo con las metáforas que surgen de la biología molecular y de la computación --de la programación informática-- empezamos a comprender esta antonomasia ontológica de la información. Por ejemplo, las imágenes que vemos en una pantalla de computadora en realidad no son más que la representación de una serie de bits, de un código. De igual manera nuestros cuerpos y nuestras funciones biológicas no son más que la representación y la ejecución de una serie de bits (letras de genoma), de un código que literalmente nos forma desde dentro.

La información es crucial para nuestra sustancia biológica --nuestro código genético es información. Pero antes de 1950, no era tan obvio que la herencia tenía que ver con el código. Solo fue después de la invención del telégrafo que entendimos que nuestros nervios transmiten mensajes, como los cables. Cuando vemos atrás en la historia, nos damos cuenta que muchas diferentes historias acaban siendo historias sobre la información.

Los genes son una especie de red nodal, de Internet molecular (según el Premio Nobel Luc Montaigner el ADN podría incluso  podría transmitir información a distancia vía un entrelazamiento cuántico). "La vida se esparce a través de redes. El cuerpo es un procesador de información. La memoria reside no sólo en el cerebro sino en toda célula... 6 mil millones de bits para formar un cuerpo humano" dice Gleick. El famoso biólogo Richard Dawkins añade:

Lo que yace en el corazón de cada ser vivo no es el fuego, ni el calor del aliento, o la "flama de la vida". Es información, palabras, instrucciones... Si quieres entender la vida, no pienses en vibrantes y pulsantes membranas y gels, piensa en tecnología informática.

En la época industrial surgió la metáfora del universo como una gran máquina; en esa época, la física newtoniana veía al universo como un reloj, una manifestación mecánica (en el caso de Newton, un emblema mecánico de la perfección de Dios). Esta metáfora de una gran máquina era usada puesto que la tecnología del momento mostraba que las máquinas eran efectivos aparatos para realizar una tarea, es decir, para conducir energía. Apropiadamente con un avance tecnológico en el que las máquinas son utilizadas sobre todo para procesar información: la métafora del universo cambia a la de una gran computadora.

La física moderna, que se enfrenta a la naturaleza esquiva de la materia subatómica, también formula una concepción informática de la realidad. El físico John Archibald Wheeler, quien acuñara el término "agujero negro" para aquello de lo cual no escapa la información, cifró este núcleo informático de la naturaleza con su famoso axioma: "It from Bit", para decir que del bit, de la unidad fundamental de información, se desdobla el ser. Gleick lo cita en su libro The Information:

La información genera "todo ser --toda partícula, todo campo de fuerza, incluso el continuo de tiempo-espacio". Esta es otra forma de sondear la paradoja del observador: el resultado de un experimento es afectado, incluso determinado, cunado éste es observado. No sólo el observador está observando, está haciendo preguntas y enunciados que a fin de cuentas deben expresarse como bits discretos. "Lo que llamamos realidad", escribió timidamente Wheeller, "surge en el último análisis de posar preguntas de sí o no". Añadió: "Todas las cosas físicas son teórico-informáticas en origen, y este es un universio participativo". Todo el universo es visto entonces como una computadora --una máquina cósmica procesadora de información... Cuando los fotones y los electrones y otras partículas interactúan, ¿qué es lo que en realidad están haciendo? Intercambiando bits, transmitiendo estados cuánticos, procesando información. Las leyes de la física son algoritmos. Cada estrella incandescente, cada nebulosa silenciosa, cada partícula dejando una huella espectral en una cámara de nubes es un procesador de información. El universo computa su propio destino.

Mucha información para procesar en el párrafo anterior, que también se lee como un decálogo gnóstico. Por otros senderos, John Lilly, el científico, para algunos desquiciado, que experimentó en cámaras de aislamiento con LSD y ketamina, llegó a la conclusión de que el universo era una computadora cósmica y el cerebro humano una biocomputadora que podía y debía de ser reprogramada. "Me convierto en uno de los programadores de la computadora cósmica, como un dios unido con los dioses bajo Dios", escribió Lilly en un momento de ciber-samadhi en El Centro del Ciclón. 

También el físico David Bohm, uno de los principales proponentes del paradigma holográfico de la realidad, en el que se concibe al universo como un holograma donde cada parte contiene la totalidad de la información de todo el sistema (en un bit están todos los bits, en un átomo: las estrellas), formuló una visión de la física desde la informática. Bohm consideró que la realidad que experimentamos se desdobla de una realidad implicada inconmensurable.

La luz es lo que envuelve al universo. Por ejemplo, si estás observando esta habitación, toda la habitación está envuelta en luz que entra a tu pupila y se desenvuelve en la imagen en tu cerebro. La luz en su sentido generalizado (y no solo la luz ordinaria) es el medio por el cual el universo entero se envuelve en sí mismo.

Bohm concibe a la luz como "contenido informático, forma y estructura. Es el potencial de todo". Recordemos que la luz justamente es aquello que no tiene masa, y que no tiene antipartícula: el fotón parece escapar del mundo de la dualidad. Y nuestro mismo ADN transmite biofotones para comunicarse entre sí.

El científico y pianista Ervin Lazlo ahonda:

En la última concepción de la física el universo no está constituido de materia y espacio, está constituido de energía e información. La energía existe en forma de patrones de onda y propagaciones de onda en el vació cuántico que forma el espacio; en sus varias manifestaciones, la energía es el hardware del universo; el software es la información. El universo no es un un ensamble de bits de materia inerte moviéndose pasivamente en el espacio vacío: es un todo coherente y dinámico. La energía que constituye el hardware está siempre totalmente in-formada. Esta in-formado por lo que David Bohm llamaba el orden implicado y los físicos ahora llaman el vacío cuántico o campo de punto-cero (también llamado espacio-tiempo físico, campo universal o nuéter). Esta es la in-formación que estructura el mundo físico, la información que percibimos como las leyes de la naturaleza

Lo que nos parece una moderna concepción de la información como realidad primordial del universo en realidad es un retorno al platonismo, al mundo de las ideas, a la dimensión arquetipica que in-forma nuestra existencia. El físico Werner Heisenberg, quien manifestara su cercanía a la filosofía de Platón, dijo "los átomos no son cosas, son solo tendencias, así que en vez de  pensar en cosas, debes de pensar en posibilidades. Todos son posibilidades de conciencia”. Aquí nos acercamos a una idea fascinante: la materia como una especie de frase o proposición enunciada por la conciencia. Los cuerpo como arreglos momentáneos de la codificación de la información inherente.

En el sistema que se esboza superficialmente aquí la información ocupa el lugar del espíritu. Dice Erik Davis parafraseando el génesis de San Juan: "In the beginning was the Info, and the Info was with God, and the Info was God." [En el principio fue la Info, y la Info estaba con Dios, y la Info era Dios"]. De la misma forma que la materia busca transformarse en espíritu puro, la información busca convertirse en conciencia. Nos dice James Gleick: "A la larga, la historia es la narrativa de la información volviéndose consciente de sí misma".  Al parecer nosotros somos los vehículos de este proceso en avanzada.

Twitter del autor: @alepholo