*

X

La Vía Láctea como estaciones de tren subterráneo (mapa que guía tu trayecto cósmico)

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/04/2012

El diseñador Samuel Arbesman realiza un mapa de la Vía Láctea imitando el de un tren subterráneo; su intención: hacer próximo lo lejano, revelarnos que nuestra residencia cósmica de algún modo también se encuentra a un paso de distancia.

De cierto modo es posible hacer mapas sobre cualquier cosa. La convención nos dicta que estos deben corresponderse con un territorio, pero, metáforas como son, representaciones en un sentido figurado de algo que solo imaginamos (¿porque quién es capaz de contemplar en una sola ojeada el territorio que mapea?), las posibilidades de la cartografía parecen infinitas, dependientes únicamente de la imaginación, el ingenio y la habilidad ejecutora del cartógrafo.

¿Por qué no pensar, por ejemplo, que la Vía Láctea se puede adaptar a un mapa del tren que corre por debajo de las grandes ciudades?

Con esta idea en mente, el diseñador Samuel Arbesman presenta una hoja de ruta en la que las estaciones son las principales estrellas de nuestro hogar cósmico, “un intento por aproximar nuestra galaxia con un poco más de familiaridad de la que usualmente pone la gente al pensar en las posibilidades a largo plazo del espacio exterior”, según explica él mismo.

Y es que los mapas también tienen esa propiedad: vuelven asequible lo lejano, nos muestran que, en cierta forma, todo se encuentra próximo: solo es cuestión de dar el primer paso.

Haz clic sobre la imagen para ampliarla.

En este enlace, el mayor mapa del universo jamás creado.

[Arbesman]

El orden dentro del caos: propuesta revolucionaria encuentra un patrón lógico entre los números primos

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/04/2012

Propuesta que algunos consideran ya el planteamiento matemático más revolucionario del siglo XXI, el japonés Shinichi Mochizuki encuentra una relación insospechada entre los números primos, un orden dentro de su caos, que afecta directamente la llamada "conjetura abc".

Interpretación gráfica de los números primos (que se muestran más oscuros que los otros)

La “conjetura abc” es uno de los planteamientos más fundamentales de las matemáticas, específicamente de la teoría de números. Formulada en la década los 80 por Joseph Oesterlé y David Masser (cada uno por separado), la conjetura considera una ecuación simple de tres números enteros: a+b=c, en la cual dichos números no tienen ningún divisor común salvo 1. Así, por ejemplo, 1+2=3 o 81+64=145, satisfacen la conjetura, pero no 2+2=4. Por sus condiciones mismas, la conjetura abc está relacionada estrechamente con la noción de números primos, aquellos que solo pueden dividirse entre sí mismos y la unidad.

Entre otras implicaciones, de la conjetura se deriva que hay números primeros que dividen a o b muchas veces, por lo cual su presencia tiene que “compensarse” por números primos mayores que dividen c solo pocas veces. 3 divide 81 cuatro veces, 2 divide 64 seis veces, pero si 29 veces 5 da 145, esto significa que los primos 5 y 29 dividen el 145 solo una vez.

Ahora bien, la idea general es que con un conjunto infinito como lo es el de números enteros, este patrón se extiende infinitamente. Sin embargo, Shinichi Mochizuki, matemático japonés de la Universidad de Kioto, recién publicó un extenso estudio alusivo, que le tomó cuatro años completar, en el que propone una solución radicalmente distinta de la conjetura, en la cual existiría una razón lógica para este patrón (una especie de orden dentro del caos que, usualmente se piensa, es propio de los números primos).

Por ahora la comunidad matemática reconoce que pasarán varios años antes de que la propuesta de Mochizuki puedas ser comprendida a cabalidad, pues se trata de un estudio sumamente “extenso y técnico”.

“En este momento, probablemente él es el único que lo conoce todo”, declaró al respecto Dorian Goldfeld, matemático de la Universidad de Columbia en Nueva York.

Con información de Big Think, Nature y The NYT