*

X
La movilidad, como uno de los rasgos más distintivos de nuestra época, también requiere de herramientas que le den sentido.

La movilidad es quizá uno de los conceptos más novedosos de nuestra época, uno que la caracteriza y la distingue al respecto de otras pasadas y que probablemente sea ya una de las herencias que recogerán las futuras.

Quizá como en ningún otro momento de la historia, actividades que antes requerían de un sitio fijo para efectuarse —el trabajo, el estudio, etc.— se han despegado de esa base sólida para situarse en medios mucho menos fijos, aunque no por ello inestables.

Esto tiene que ver en buena medida con las transformaciones ocurridas en la comunicación (para algunos el hecho social por antonomasia): el desarrollo de la tecnología ha permitido que la comunicación se libere de sus viejas ataduras y encuentre nuevas vías de ejecución.

Con todo, el vértigo y la premura con que ha sucedido todo esto también suscitó la posibilidad del caos, de la confusión practica para adecuarnos a este nuevo modelo.

De ahí la importancia de una innovación como BlackBerry® Mobile Fusion, que permite administrar los dispositivos móviles de manera más rápida, simple y organizada. La interfaz unificada incluye funciones para aprovisionar, auditar y proteger teléfonos inteligentes BlackBerry1, tablets BlackBerry® PlayBook™ y dispositivos con sistemas operativos iOS2 o Android™3. Este enfoque centralizado posibilita el acceso seguro al correo electrónico y a los datos corporativos en forma económica y efectiva.

Sin duda una herramienta necesaria ahora que la movilidad es probablemente irreversible.

Imagen: Metro Transportation Library and Archive

*Contenido cortesía de Blackberry Mexico

La presencia de un teléfono móvil puede condicionar la calidad de tus relaciones personales

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/04/2012

Lejos de las consecuencias ya conocidas que traen los teléfonos móviles a nuestra vida, investigadores continúan hallando nuevas áreas donde el uso de estos artefactos afecta al entorno del usuario.

Resulta evidente que la tecnología ha mejorado la comunicación entre los seres humanos, pero este fenómeno no solo es benéfico para una sociedad cada vez más alejada de su esencia natural. En otras áreas sociales, el constante uso de teléfonos móviles afecta las relaciones interpersonales de la mayoría de los usuarios de estos aparatos. Así lo comprobó un estudio realizado por la Universidad de Essex que, sorprendentemente, demostró los daños que los teléfonos causan aun estando apagados.

Andrew K. Przbylski y Netta Weinstein, los encargados de realizar la investigación, colocaron en cabinas privadas (con un teléfono móvil a la vista) a las parejas participantes con el fin de que conversaran, durante 10 minutos y de manera moderada, sobre un evento que haya ocurrido en sus vidas en los últimos meses.

Aquellas parejas que discutieron en presencia de teléfonos celulares reportaron que su relación no era de gran calidad ni muy cercana.

Tras los resultados, Przbylski y Weinstein decidieron continuar con la investigación para saber en qué contextos la presencia de un móvil es determinante. Esta vez a cada pareja le fue asignado un tema menos trascendente y más banal o uno significativo para discutirlo con su pareja. Después de 10 minutos de discusión, los participantes respondieron un cuestionario que reflejó, dependiendo del tema, positiva o negativamente. En el caso de un tema significativo, las respuestas estuvieron entintadas con pensamientos negativos sobre la relación, mientras que en los temas menos relevantes, la relación fue descrita como buena y empática.

En consecuencia, discutir con alguien, sobre un tema significativo, en presencia de un celular, puede ser una condición para que, posteriormente, la convivencia con esa persona no sea la mejor. 

[Scientific American]