*

X
Más de 30 mil personas acuden al cumpleaños de una joven en Haren, Holanda, que olvidó marcar como "privado" el evento abierto en Facebook; la muchedumbre, al parecer con cierto plan previo, desencadenó un motín callejero que requirió la intervención de la policía.

Como sabemos bien, aunque hacer invitaciones por Facebook puede ser muy cómodo, también existe al menos un posible riesgo: que personas no invitadas se enteren del evento y, lo que puede ser peor, asistan a este.

Aunque en proporciones inimaginables, esto fue lo que sucedió en la ciudad holandesa de Haren, en donde una invitación para una fiesta de cumpleaños de una joven que llegó a sus 16 se viralizó a tal grado, que no solo desbordó hasta lo verdaderamente extraordinario el número de asistentes, sino que la multitudinaria afluencia derivó en un motín callejero que requirió la intervención de las fuerzas policiales.

Hace una semana, la festejada abrió su evento en Facebook pero olvidó marcarlo como “privado”, por lo cual este comenzó a diseminarse en la red hasta que, la noche del viernes 21, arribaron al lugar de la cita más de 30 mil personas.

La inusitada y de algún modo temible multitud atrajo la atención de la policía local, la cual fue recibida con botellas y piedras que la gente arrojaba, además de macetas y se dice que incluso una bicicleta. Asimismo, la muchedumbre incendió un automóvil, irrumpió en negocios que se encontraban en las inmediaciones y destruyó parte del inmobiliario público (luminarias, letreros callejeros, etc.)

En total hubo seis heridos y 20 arrestos en esta pequeña ciudad de menos de 20 mil habitantes localizada al noreste de Holanda.

Parece ser, sin embargo, que el motín no fue del todo espontáneo, pues muchos de los implicados vestían playeras con la leyenda "Project X Haren", una alusión a la película Project X, estrenada a comienzos de este año, que trata justamente de una fiesta que se sale de control.

Por último cabe mencionar que, como respuesta a lo ocurrido, alguien creó en Facebook la página "Project Clean-X Haren", una especie de iniciativa comunitaria para ayudar en la reparación de los daños dejados por los disturbios. Hasta el mediodía del sábado la página llevaba ya 30 mil likes.

[BBC]

La Internet Watch Foundation —una organización que lucha contra la pornografía infantil que se distribuye en Internet— alerta sobre la existencia de sitios parásito que captan las imágenes y videos de contenido sexualmente explícito que jóvenes postean en redes sociales.

Entre las muchas prácticas que la presencia cotidiana de Internet ha alentado, particularmente en el comportamiento sexual, se encuentra la de subir voluntariamente a la vasta corriente virtual de data, imágenes sexualmente explícitas, a veces por placer personas y a veces porque forman parte del acuerdo entre una pareja.

Y aunque la publicación de este contenido siempre conlleva el riesgo de que se disperse, se pierda su rastro y su control por parte del dueño original, la Internet Watch Foundation —una organización sin fines de lucro con sede en el Reino Unido que lucha contra la pornografía infantil que se distribuye por la Red— ha realizado un estudio en el que asegura que el 88% de este tipo de imágenes y videos que personas jóvenes postean en Internet, sobre todo a través de las redes sociales, es capturado y resposteado en otros sitios, la mayoría de ellos pornográficos.

Durante 4 semanas en periodos de 47 horas, personas de la IWF analizó más de 12 mil muestras de este tipo de contenido, descubriendo la existencia de estos “sitios parasitarios” creados con el único propósito de nutrirse y difundir dichas imágenes y videos, mismos que, por este mismo mecanismo, se convierten ya en información prácticamente imposible de borrar de Internet.

De acuerdo con Susie Hargreaves, directora de la organización, este hecho podría afectar para siempre la vida de los jóvenes, comprometiendo su desarrollo personal al grado, incluso, de devastar su vida, como ya ha sucedido en algunos casos en que ha habido personas, especialmente mujeres, que han intentado suicidarse (o lo han logrado) cuando descubren que son incapaces de controlar la libre circulación de fotografías explícitas que ingenuamente subieron a Internet.

La Fundación coincide con otras instituciones que combaten este problema en que la única manera de evitarlo es con educación y plena consciencia de las consecuencias que tienen actos y prácticas como las mencionadas.

[Guardian]