*

X
Más de 30 mil personas acuden al cumpleaños de una joven en Haren, Holanda, que olvidó marcar como "privado" el evento abierto en Facebook; la muchedumbre, al parecer con cierto plan previo, desencadenó un motín callejero que requirió la intervención de la policía.

Como sabemos bien, aunque hacer invitaciones por Facebook puede ser muy cómodo, también existe al menos un posible riesgo: que personas no invitadas se enteren del evento y, lo que puede ser peor, asistan a este.

Aunque en proporciones inimaginables, esto fue lo que sucedió en la ciudad holandesa de Haren, en donde una invitación para una fiesta de cumpleaños de una joven que llegó a sus 16 se viralizó a tal grado, que no solo desbordó hasta lo verdaderamente extraordinario el número de asistentes, sino que la multitudinaria afluencia derivó en un motín callejero que requirió la intervención de las fuerzas policiales.

Hace una semana, la festejada abrió su evento en Facebook pero olvidó marcarlo como “privado”, por lo cual este comenzó a diseminarse en la red hasta que, la noche del viernes 21, arribaron al lugar de la cita más de 30 mil personas.

La inusitada y de algún modo temible multitud atrajo la atención de la policía local, la cual fue recibida con botellas y piedras que la gente arrojaba, además de macetas y se dice que incluso una bicicleta. Asimismo, la muchedumbre incendió un automóvil, irrumpió en negocios que se encontraban en las inmediaciones y destruyó parte del inmobiliario público (luminarias, letreros callejeros, etc.)

En total hubo seis heridos y 20 arrestos en esta pequeña ciudad de menos de 20 mil habitantes localizada al noreste de Holanda.

Parece ser, sin embargo, que el motín no fue del todo espontáneo, pues muchos de los implicados vestían playeras con la leyenda "Project X Haren", una alusión a la película Project X, estrenada a comienzos de este año, que trata justamente de una fiesta que se sale de control.

Por último cabe mencionar que, como respuesta a lo ocurrido, alguien creó en Facebook la página "Project Clean-X Haren", una especie de iniciativa comunitaria para ayudar en la reparación de los daños dejados por los disturbios. Hasta el mediodía del sábado la página llevaba ya 30 mil likes.

[BBC]

Los senos de Kate Middleton, el tabú de la desnudez y la reducción del cuerpo a un objeto de consumo

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 09/22/2012

El insulso escándalo en torno a las fotografías que muestran a Kate Middleton, ahora perteneciente a la así llamada "familia real" de Inglaterra, revela las contradicciones de una sociedad cuya sobresexualización solo es síntoma de sus tabúes y la reducción que ha hecho del cuerpo humano a un objeto de consumo.

En semanas pasadas los medios mainstream estuvieron fascinados por las fotografías del pecho desnudo de Kate Middleton, la flamante Duquesa de Cambridge, obtenidas cuando esta vacacionaba con su esposo, el príncipe William, en una exclusiva zona costera del sur de Francia.

Como casi siempre sucede con estos incidentes, el hecho generó polémica, reacciones que de alguna manera, cuando se analizan fríamente, parecen absurda e incluso insignificantes, pero paradójicamente reales. Entre otras consecuencias, se dijo que el fotógrafo (o paparazzi, para incurrir en la jerga) que tomó las imágenes fue amenazado de muerte y, más allá del rumor, la revista que las publicó fue multada por la justicia francesa y obligada a entregar los originales a la así llamada “pareja real” (lo cual no impidió que otros medios, sobre todo europeos, compraran los derechos de reproducción y dedicaran decenas de páginas al asunto).

Sin embargo, como decimos, para algunos el escándalo es verdaderamente insustancial. ¿Por qué un par de senos puede generar tanta polémica? ¿No contradice esto el lamento moralino proferido por tantos a propósito de la sobresexualización de nuestras sociedades? ¿Por qué sociedades en las que la pornografía se encuentra a un clic de distancia el pecho desnudo de una mujer es tan escandaloso?

Por otro lado, si la fuente de la controversia es que la mujer fotografiada pertenece a una “casa real”, ¿no es esto todavía más disparatado? ¿Anacrónico hasta el sinsentido?

Florence Williams, colaboradora freelance del New York Times, Slate y otras publicaciones en línea, escribe:

Es solamente en sociedades donde cubrimos los pechos e los inflamos con caricaturescos sujetadores de relleno (¡levante y separe!), y donde desalentamos su función biológica —el amamantamiento— que estas glándulas salen de proporción en nuestras fantasías sexuales. Por eso no podemos soportar verlas desnudas en la futura reina.

El escándalo como un síntoma compartido que esconde el persistente tabú de la desnudez. Quizá también los efectos de haber reducido el cuerpo a un objeto de consumo por prácticas como la pornografía, en cualquiera de sus expresiones, comenzando por la voluptuosa chica del clima que en inexplicables vestidos entallados nos dice si será un día soleado o uno lluvioso.

El texto completo de Williams en Alternet.