*

X
Más de 30 mil personas acuden al cumpleaños de una joven en Haren, Holanda, que olvidó marcar como "privado" el evento abierto en Facebook; la muchedumbre, al parecer con cierto plan previo, desencadenó un motín callejero que requirió la intervención de la policía.

Como sabemos bien, aunque hacer invitaciones por Facebook puede ser muy cómodo, también existe al menos un posible riesgo: que personas no invitadas se enteren del evento y, lo que puede ser peor, asistan a este.

Aunque en proporciones inimaginables, esto fue lo que sucedió en la ciudad holandesa de Haren, en donde una invitación para una fiesta de cumpleaños de una joven que llegó a sus 16 se viralizó a tal grado, que no solo desbordó hasta lo verdaderamente extraordinario el número de asistentes, sino que la multitudinaria afluencia derivó en un motín callejero que requirió la intervención de las fuerzas policiales.

Hace una semana, la festejada abrió su evento en Facebook pero olvidó marcarlo como “privado”, por lo cual este comenzó a diseminarse en la red hasta que, la noche del viernes 21, arribaron al lugar de la cita más de 30 mil personas.

La inusitada y de algún modo temible multitud atrajo la atención de la policía local, la cual fue recibida con botellas y piedras que la gente arrojaba, además de macetas y se dice que incluso una bicicleta. Asimismo, la muchedumbre incendió un automóvil, irrumpió en negocios que se encontraban en las inmediaciones y destruyó parte del inmobiliario público (luminarias, letreros callejeros, etc.)

En total hubo seis heridos y 20 arrestos en esta pequeña ciudad de menos de 20 mil habitantes localizada al noreste de Holanda.

Parece ser, sin embargo, que el motín no fue del todo espontáneo, pues muchos de los implicados vestían playeras con la leyenda "Project X Haren", una alusión a la película Project X, estrenada a comienzos de este año, que trata justamente de una fiesta que se sale de control.

Por último cabe mencionar que, como respuesta a lo ocurrido, alguien creó en Facebook la página "Project Clean-X Haren", una especie de iniciativa comunitaria para ayudar en la reparación de los daños dejados por los disturbios. Hasta el mediodía del sábado la página llevaba ya 30 mil likes.

[BBC]

El pésimo servicio de mapas de Apple genera una especie de arte involuntario surrealista: caminos urbanos derretidos como fracturas en la continuidad del tiempo-espacio.

Intentando competir con Google Maps, Apple concibió iOS 6 Maps. Los resultados no fueron muy buenos. La empresa de la manzanita que todo lo convierte en oro, en esta ocasión incluso tuvo que salir a disculparse.

Google Maps, Street View y Google Earth, se han convertido, además de una útil forma de navegar este planeta, en generadores de una nueva forma de arte que se agrupa dentro de lo que se conoce como The New Aesthetic --aquella que surge del ojo de la máquina, del tamiz de la tecnología. 

Un blog parodia los mapas de Apple, haciendo mofa de su poca calidad de visualización y sus imprecisiones. Ahí encontramos estás surrealistas autopistas derretidas, que recuerdan los relojes líquidos de Dali. Una especie de fractura de el tiempo-espacio  --en el telar del universo-- digna de la serie Fringe. Las autopistas vistas a través de una niebla espectral de baja definición, como una alucinación a mediodía en un sol-espejismo de glitches.

El movimiento de la Nueva Estética es esbozado en su esparcimiento por Will Wiles en el sitio Aeon Magazine:

La silueta espectral de algo que emerge a la vista: de la forma en la que la máquina lo ve. La expansión de los ojos de robots --en teléfonos, drones, en edificios, satélites, en vehículos de Google, en nosotros. La forma en la que las máquinas nos muestran las cosas, la expansión de las pantallas. El surgimiento de la realidad aumentada, la inserción de los constructos digitales en paisajes reales. La forma en la que las cosas nos parecen cuando son mediadas, de alguna manera, por una máquina digital.