*

X

"Haz el amor, no el porno": devolviendo la autenticidad erótica a los encuentros sexuales

Por: pijamasurf - 09/19/2012

El sitio MakeLoveNotPorn, fundado por la empresaria Cindy Gallop, busca desmontar la engañosa escenificación que la industria del porno construye en torno al acto sexual, devolviendo parcialmente al cuerpo del estado de cosificación en que esta práctica lo sitúa.

La pornografía es en esencia un montaje, pero su éxito y su alto impacto parecen demostrar lo contrario. ¿Por qué, a pesar de que todos sabemos que lo mostrado ahí es falso, actores que escenifican un encuentro sexual de la misma manera que otros personifican a Hamlet y Ofelia, hay tantas personas en todo el mundo que la consumen y, en cierto nivel y durante cierto momento, creen en su veracidad y lo disfrutan como si fuera la cosa en sí? El porno, con su carácter explícito, se ha encumbrado sobre lo erótico y la seducción de lo oculto.

Cindy Gallop, empresaria de más 50 años, mantuvo durante la última época encuentros sexuales con jóvenes de la mitad de su edad, y aunque sin duda la experiencia no era desdeñable, la mujer pronto notó un patrón en sus parejas: la mayoría se comportaba de la misma manera que los actores porno, adoptando los movimientos que se observan en dichas películas.

Como una especie de epifanía, este hallazgo la llevó a fundar el sitio MakeLoveNotPorn.com, cuya premisa fundamental es confrontar la versión “real” del acto sexual, con aquella que la industria pornográfica (y sus consumidores) han convertido en supuesta cotidianidad.

Pensado inicialmente como un espacio para compartir experiencias y testimonios exclusivamente escritos, actualmente MakeLoveNotPorn ha mudado a un dominio .tv, con el cual se ha abierto la posibilidad de subir videos de “personas reales teniendo lo que podría ser llamado sexo no-actuado”.

Los usuarios pagan una cuota de 5 dólares por postear un video y también 5 por el permiso para verlo; la mitad de las ganancias va directamente a los propietarios de la grabación y, a diferencia del porno, en ellos persiste ese dejo de humanidad que se pierde cuando el cuerpo humano es cosificado.

Y aunque probablemente la definición no es del todo clara —pues además de que este tipo de videos bien podrían caber en la categoría amateur del porno comercial, es el espectador quien a fin de cuentas otorga la significación a lo que observa y consume—, por lo pronto la iniciativa de Gallop parece plegarse a algunas de esas posturas que sin negar el cariz animal, instintivo de la pulsión sexual, también reconoce el complejo entramado cultural y civilizatorio que por siglos nuestra especie ha tejido en torno a dicha necesidad, otorgándole su justo y digno lugar en la manera en que por salud mental, tanto propia como ajena y colectiva, podemos acercarnos a esta herramienta evolutiva.

[NYT]

El efecto placebo podría ser activado por el inconsciente

Salud

Por: pijamasurf - 09/19/2012

Los científicos siempre han creído que el efecto placebo está íntimamente ligado con las expectativas, o pensamientos conscientes, que se depositan en un medicamento o en una terapia, pero un nuevo estudio sugiere que el inconsciente puede ser un elemento clave en el entendimiento de este efecto.

Quizá pueda parecer increíble, pero ¿cómo un placebo puede funcionar sin estar involucrada la parte consciente? Para comprobarlo, un nuevo estudio recién publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) reveló que una persona puede tener un efecto placebo o nocebo (expectativa que te sentirás peor) incluso cuando no tiene algún indicio de mejora o empeora. 

Las principales teorías sobre este efecto se basan en la noción sobre las señales conscientemente perceptibles, tales como información verbal o estímulos "clásicos" de condicionamiento. Sin embargo, la ciencia tiene nuevas evidencias de que este comportamiento puede desencadenarse también por estímulos inconscientes. 

Para comprobarlo la científica Karin Jensen realizó dos experimentos: en el primero reunió a 40 voluntarios y les administró calor mientras les mostraba imágenes de rostros. Para la primera imagen, se les estimuló con poco calor; para la segunda, el calor administrado fue superior. Posteriormente los voluntarios calificaron su experiencia en una escala del 0 al 100: 0 como dolor nulo y 100 como dolor extremo. Los participantes, sin saberlo, habían sido estimulados con la misma temperatura en ambos casos.

Como era de esperar, calificaron con 19 a la primera fase del ejercicio, mientras que a la segunda fue calificada con 53 (efecto nocebo). 

Para el segundo experimento se empleó el mismo mecanismo, solo que la única diferencia radicó en que la sucesión de imágenes fue mostrada rápidamente par que los participantes no pudiesen registrarla conscientemente. Cuando se les pidió una calificación, la primera fue de 25 y la segunda de 44. ¿Este resultado en qué se traduce? Jensen comprobó que los estímulos inconscientes tienen una influencia evidente en el efecto placebo y nocebo, ya que ambos efectos deben entenderse como mecanismos rápidos, potentes y automáticos que pueden prescindir de una contemplación o un juicio previo. 

Los investigadores anticipan que este hallazgo supone un umbral para el estudio de placebos, sus alternativas y la forma de actuar de distintos medicamentos. 

[io9]