*

X

La extraña fascinación por las mujeres de tres senos

Por: pijamasurf - 08/12/2012

La mujer de los tres pechos reaparece en el remake de Total Recall, volviendo a causar la excitación de los fanáticos de la ciencia ficción

 

La aparición de una chica de tres pechos en la película Total Recall (El Vengador del Futuro) en 1990 fue para muchos un momento inolvidable en su educación visual (y sexual). Una imagen a la vez  irresistible y perturbadora: una prostituta muestra al protagonista de esta película basada en un cuento de Phillip K. Dick sus tres senos, en un flash indeleble en la imaginaria colectiva pop. 

El remake de Total Recall, quizás sea una de las peores películas del año, pese a lo fascinante de su tema; además de impresionantes gráficas digitales de una ciudad vertical futurista, lo único memorable parece ser la reaparición de la mujer de tres senos, esta vez más sexy, encarnada por la actriz Kaitlyn Leen, quien se ha convertido en una especie de celebridad debido a esa escena.

Leeb apareció con este prostético en la expo Comic-Con International en San Diego; los geeks de esta congregación aparentemente pensaron que Leeb era una bella mutante que los visitaba para deleitarlos, maravillándose ante su anatomía.

 
 
¿Cuál es el secreto de la atracción masculina por los tres senos? ¿Se trata de una hipóstasis de la trinidad divina, que aniquila simbólicamente la dualidad? ¿Es que mirar senos hace que el hombre, neurológicamente, reciba una serie de beneficios y tres es más?  ¿Fantasea el hombre con colocar su boca en el seno central mientras palpa los senos periféricos? ¿Acaso aún nos hemos destetado y proyectamos nuestra mamitis psíquica? ¿Es el llamado de lo exótico, de la alteridad fuera de lo común? ¿Retrocausalidad estética: una imagen paradigmática de la belleza anatómica del futuro?  
 
 

Arte Sikh: pintura, joyería y arquitectura (FOTOS)

Por: pijamasurf - 08/12/2012

Los Sikh, uno de cuyos templos fue objeto de un atentado hace unas semanas, en Estados Unidos, cuentan en su historia con notables muestras de arte, sobre todo en pintura, joyería y arquitectura, muchas de las cuales cuentan con varios siglos de antigüedad.

Sikh fundada por Nanak en el siglo XVI, en la región del Punjab (actualmente entre India y Pakistán), es el nombre de una religión sincrética que incorpora algunos elementos del hinduismo, el islam y otras tradiciones de Oriente.

La jerarquía Sikh reconoce únicamente una decena de gurús, quienes se han encargado de diseminar las enseñanzas de Nanak —compiladas en sus janam sakhis, “historias de vida”y en el Adi Granth, su libro primordial— entre los seguidores de esta religión.

A lo largo de la historia los Sikh han sido objeto de persecuciones, pero a pesar de todo han conseguido preservar su identidad.

En cuanto a las manifestaciones artísticas nacidas en el seno de esta tradición, destaca la influencia de las cortes, reflejo de la época en que los Sikh gobernaban pequeños reinos en el Punjab que al final se unificarían en torno al maharaja Ranjit Singh, “León del Punjab”.

Pintura, joyería y arquitectura son las principales disciplinas en que el arte Sikh destacó, en muchos casos por pedido mismo de las clases gobernantes.

Las escenas representadas son peregrinaciones, momentos de enseñanza, gurús destacados, orfebrería y otros objetos de valor confeccionados para estos, encuentro con dignatarios de otras religiones, entre otros motivos afines.

Estas muestras de arte Sikh provienen del Museo de Arte Asiático de San Francisco.