*

X

La extraña fascinación por las mujeres de tres senos

Por: pijamasurf - 08/12/2012

La mujer de los tres pechos reaparece en el remake de Total Recall, volviendo a causar la excitación de los fanáticos de la ciencia ficción

 

La aparición de una chica de tres pechos en la película Total Recall (El Vengador del Futuro) en 1990 fue para muchos un momento inolvidable en su educación visual (y sexual). Una imagen a la vez  irresistible y perturbadora: una prostituta muestra al protagonista de esta película basada en un cuento de Phillip K. Dick sus tres senos, en un flash indeleble en la imaginaria colectiva pop. 

El remake de Total Recall, quizás sea una de las peores películas del año, pese a lo fascinante de su tema; además de impresionantes gráficas digitales de una ciudad vertical futurista, lo único memorable parece ser la reaparición de la mujer de tres senos, esta vez más sexy, encarnada por la actriz Kaitlyn Leen, quien se ha convertido en una especie de celebridad debido a esa escena.

Leeb apareció con este prostético en la expo Comic-Con International en San Diego; los geeks de esta congregación aparentemente pensaron que Leeb era una bella mutante que los visitaba para deleitarlos, maravillándose ante su anatomía.

 
 
¿Cuál es el secreto de la atracción masculina por los tres senos? ¿Se trata de una hipóstasis de la trinidad divina, que aniquila simbólicamente la dualidad? ¿Es que mirar senos hace que el hombre, neurológicamente, reciba una serie de beneficios y tres es más?  ¿Fantasea el hombre con colocar su boca en el seno central mientras palpa los senos periféricos? ¿Acaso aún nos hemos destetado y proyectamos nuestra mamitis psíquica? ¿Es el llamado de lo exótico, de la alteridad fuera de lo común? ¿Retrocausalidad estética: una imagen paradigmática de la belleza anatómica del futuro?  
 
 

Estados Unidos cada vez más pobre; cifras lo comprueban

Por: pijamasurf - 08/12/2012

Las crisis económicas mundiales cada vez penetran más en los sectores vulnerables de una nación. Esta vez le toca a Estados Unidos y a los millones de personas que no tienen qué comer y recurren a los bancos de alimentos.

Mientras Barack Obama y Mitt Romney buscan la estrategia adecuada para asegurar la mayoría de votos de la clase media de los Estados Unidos, un sector crece con el paso de los años y con la crisis económica: el de los pobres.

De acuerdo con un reciente estudio de The Associated Press, el número de estadounidenses que viven en la pobreza, o en consecuencias aún más precarias, es el más alto desde 1964, cuando Lyndon Johnson era el presidente de aquella nación. Esto se traduce en que una familia de cuatro integrantes logra sobrevivir con 23 mil dólares anuales.  

Los bancos de alimentos de todo el país reportan cifras record en demanda. En la localidad de Webster Spring, cerca de 9 mil personas viven de la caridad que grupos religiosos les brindan. En esta región de los Estados Unidos, durante el 2011, dos minas de carbón fueron cerradas. El ingreso promedio de cada habitante es de 20 mil dólares anuales. Sin embargo, la crisis económica también afecta a los sitios menos esperados. 

En Washington, el principal banco de alimentos de la capital espera dar cerca de 15 millones de comida a las 700 mil personas que están en riesgo de padecer hambre y desnutrición. "Hasta ahora, no he visto algo similar", dice Lynn Brantley, dirigente de Capital Area Food Bank, quien también afirma que la crisis alimentaria está comenzado a afectar a la clase media. 

"La pobreza ha pasado de los blancos a los negros y a la comunidad latina", dice Angela Blackwell, dirigente de PolicyLink. Antiguamente, la falta de alimentos se extendía más entre las personas blancas y los ancianos que, debido al racismo, son más apoyados que los negros y latinos. 

Se estima que el porcentaje de estadounidenses que viven en la pobreza aumentará en un 15.7% durante el 2012, el más alto en los últimos 50 años. 

[Npr]