*

X

La extraña fascinación por las mujeres de tres senos

Por: pijamasurf - 08/12/2012

La mujer de los tres pechos reaparece en el remake de Total Recall, volviendo a causar la excitación de los fanáticos de la ciencia ficción

 

La aparición de una chica de tres pechos en la película Total Recall (El Vengador del Futuro) en 1990 fue para muchos un momento inolvidable en su educación visual (y sexual). Una imagen a la vez  irresistible y perturbadora: una prostituta muestra al protagonista de esta película basada en un cuento de Phillip K. Dick sus tres senos, en un flash indeleble en la imaginaria colectiva pop. 

El remake de Total Recall, quizás sea una de las peores películas del año, pese a lo fascinante de su tema; además de impresionantes gráficas digitales de una ciudad vertical futurista, lo único memorable parece ser la reaparición de la mujer de tres senos, esta vez más sexy, encarnada por la actriz Kaitlyn Leen, quien se ha convertido en una especie de celebridad debido a esa escena.

Leeb apareció con este prostético en la expo Comic-Con International en San Diego; los geeks de esta congregación aparentemente pensaron que Leeb era una bella mutante que los visitaba para deleitarlos, maravillándose ante su anatomía.

 
 
¿Cuál es el secreto de la atracción masculina por los tres senos? ¿Se trata de una hipóstasis de la trinidad divina, que aniquila simbólicamente la dualidad? ¿Es que mirar senos hace que el hombre, neurológicamente, reciba una serie de beneficios y tres es más?  ¿Fantasea el hombre con colocar su boca en el seno central mientras palpa los senos periféricos? ¿Acaso aún nos hemos destetado y proyectamos nuestra mamitis psíquica? ¿Es el llamado de lo exótico, de la alteridad fuera de lo común? ¿Retrocausalidad estética: una imagen paradigmática de la belleza anatómica del futuro?  
 
 

Kailash Singh: el hombre que lleva 38 años sin bañarse

Por: pijamasurf - 08/12/2012

Habitante de Varanasi, en la India, y dedicado a cuidar vacas con un clima que ronda los 47°C de temperatura, Kailash Singh no ha tomado un baño desde 1974, según dice porque obedece un mandato divino; en cambio realiza purificaciones de fuego que incluyen fumar marihuana y bailar en torno a una hoguera.

La higiene personas es quizá uno de los pocos temas en que la humanidad ha evolucionado como especie casi al unísono. Actualmente existen preceptos que —como el lavado de manos, el manejo de los residuos corporales, el baño diario— son los mismos en casi cualquier punto del planeta.

Pero, como todo, en este tema también existen excepciones, algunas sumamente extremas como es el caso de , un pastor indio que lleva 38 años, desde 1974, sin tomar una ducha y purificando su cuerpo con un ritual de fuego que involucra marihuana, rezos al dios destructor Shiva y una danza en torno a una hoguera.

Singh, de 65 años, se dedica a cuidar vacas en los campos de la ciudad sagrada de Varanasi, cerca del Ganges, actividad que realiza en condiciones ambientales que promedian los 47 °C de temperatura, lo cual, aunado a sus peculiares hábitos higiénicos, a derivado en un olor peculiar que incluso le ha valido conflictos con sus vecinos y su familia. En una ocasión su esposa y sus hijas intentaron echarlo en una corriente de agua, pero el hombre se encolerizó tanto que las corrió de su casa. Igualmente su esposa dejó de dormir con él hasta que se bañara, pero Singh  volvió a combatirla y lo aleccionó en la fidelidad y la obediencia que debe toda esposa a su cónyuge. Cabe mencionar que juntos han procreado 7 hijas, la mayor de 36 años y la menor de 17.

El hombre por su parte se defiende de las burlas y los señalamientos diciendo que su decisión de no bañarse se apega a un mandato divino (de ahí también las purificacaciones de fuego que realiza).

[Daily Mail]