*

X

Ingesta de testículos, drogas y tónicos: un breve recuento del dopaje olímpico

Por: pijamasurf - 08/06/2012

En Londres 2012, ¿qué cantidad de atletas competirán dopados sin que estos sean detectados en los exámenes? Los métodos para ello avanzan, pero las drogas y las sustancias prohibidas, también.

Desde inicios de la justa deportiva, siempre se ha puesto en duda el rendimiento de los atletas, y no precisamente porque no sea satisfactorio, sino porque el Comité Olímpico Internacional (COI) cuestione que esas enormes capacidades físicas sean auténticamente naturales.

La actividad del dopaje es tan antigua como los mismos juegos: En 1904, Thomas Hicks ganó el maratón olímpico con la ayuda de huevo crudo, estricnina y pequeñas pociones de brandy que eran administradas por su entrenador.

“El dopaje siempre ha sido parte de los Juegos Olímpicos, pero los medicamentos, drogas y esteroides no han sido vistos como un problema, son ya un problema”, dijo Martin Polley, historiador olímpico de la Universidad de Southhampton.    

Los expertos aseguran que el incremento en el dopaje deportivo es un efecto secundario de lo que está pasando socialmente en el mundo: en realidad el mero hecho de competir ha pasado a segundo término, todo se centra en conseguir una medalla, dinero, reconocimiento, lo que le guste al ego… Las ganas de ganar quizá ciegan a los atletas, a tal grado que algunos llegaaron a comer testículos crudos de animales.

Afortunadamente (o no) las drogas actuales son menos agresivas, más sofisticadas y más difíciles de detectar, y el concepto de “hacer trampa” se ha ido distorsionando.

Vanessa Heggie, historiadora deportiva de la Universidad de Cambridge, comentó que los atletas de los primeros Juegos Olímpicos modernos, allá en 1896, habían proclamado la libertad de ingerir medicamentos y tónicos sin ninguna regulación. Con el paso del tiempo, todo fue distorsionando, pasando de legal a ilegal, y viceversa.

La salud de los atletas era tratada con drogas y medicamentos como la estricnina, cocaína o alcohol. En la actualidad, esto sería impensable porque ahora, a diferencia del siglo pasado, los atletas son vistos como súper hombres, y no como personas comunes y corrientes que gustaban del deporte.

A partir de que en Roma 1960, el ciclista danés Knud Enemark muriera por el uso de anfetaminas, el COI comenzó a implementar medidas en cuestión de dopaje. Desde entonces, la lucha ha ido creciendo con el paso del tiempo. Ahora, la Agencia Mundial Antidopaje tiene una enorme lista de cientos de sustancias prohibidas, y toda la aparatología que se implementa para el control de uso de drogas es, francamente, algo increíble. En Londres 2012, a diario se procesan 400 muestras para más de 200 sustancias vetadas en menos de 24 horas.

La relación dopaje-atletas siempre existirá, aunque resulta cuestionable cómo es que los atletas obtienen las sustancias tan sofisticadas y, a la vez, los mismos científicos sean quienes las detectan, ¿existe alguna relación oscura entre la ciencia y el deporte? 

[Reuters]

Filósofo gana beca de 5 millones de dólares para investigar la inmortalidad

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/06/2012

John Martin Fischer, filósofo de la Universidad de California en Riverside, se hizo acreedor a una beca de 5 millones de dólares otorgada por la John Templeton Foundation para estudiar exhaustivamente el problema de la inmortalidad.

La inmortalidad es por mucho uno de los problemas metafísicos que más han fascinado al ser humano en todas las épocas, extendiendo los intentos de comprensión a la filosofía, el pensamiento mágico y el religioso, la ciencia, la literatura y las artes, siempre buscando resolver este que quizá sea el enigma último al que todos nos enfrentaremos tarde o temprano: la muerte.

Pero ante de que eso suceda, el problema se puede estudiar (como de hecho ha sucedido), y qué mejor que hacerlo con un apoyo millonario que asegura de alguna manera la persistencia en la investigación y tal vez incluso pronostica la obtención de resultados prometedores.

Hace unos días, la John Templeton Foundation (organización filantrópica enfocada en las "grandes cuestiones" de la humanidad) anunció la concesión de 5 millones de dólares al filósofo John Martin Fischer, de la Universidad de California en Riverside, para que emprenda un exhaustivo estudio en torno a todas las aristas posibles y existentes de la inmortalidad.

"La gente ha estado pensando en la inmortalidad a través de la historia. Tenemos una profunda necesidad humana de descubrir qué pasará con nosotros después de la muerte. Mucha de la discusión ha ocurrido en la literatura, especialmente en la fantástica y la ciencia ficción, y en teología en el contexto del más allá, el cielo, el infierno, el purgatorio y el karma. Nadie ha echado una mirada comprensiva y perdurable a la inmortalidad que una a la ciencia, la teología y la filosofía", declaró al respecto Fischer, ahora investigador principal de The Immortality Project.

Buena parte del dinero se destinará a proyectos de investigación diversos, entre los cuales se planea estudiar fenómenos como las experiencias cercanas a la muerte, el llamado desprendimiento corporal y las "vidas pasadas"; asimismo, se busca responder a preguntas como si la inmortalidad vale la pena o no, si la muerte da sentido a la vida o si la existencia ultraterrena será monótona y aburrida.

[UCR]