*

X

“Mundo de Fisicoculturistas”: hiperrealidad donde la musculatura excesiva es la norma

Por: pijamasurf - 07/13/2012

La serie “Mundo de Fisicoculturistas” del fotógrafo belga Kurt Stallaert imagina una hiperrealidad donde la musculatura excesiva es la norma, aun entre niños y ancianos, adolescentes y vacacionistas.

El fisicoculturismo es una de las disciplinas más atractivas que existen, sobre todo porque da cuenta de la transformación que el cuerpo humano puede sufrir cuando se ejercita a niveles casi sobrehumanos.

Partiendo de este aspecto, el fotógrafo belga Kurt Stallaert ideó la serie “Bodybuilder's World”, “Mundo de Fisicoculturistas”, inscrita en esa corriente artística contemporánea que se ha dado en llamar hiperralismo.

La premisa es simple: manipular las imágenes para simular que cualquier persona tiene una masa muscular superdesarrollada, atribuyéndola además a los seres más imprevisibles: niños, adolescentes, ancianas, además de la variación en los ambientes y los estilos de fotografía (como esa que recuerda las poses de principios del siglo XX) que contribuyen también en la generación del efecto sobre el espectador.

El resultado es, por decir lo menos, inquietantes, pues representa un quiebre de la normalidad por donde se fugan nuestras expectativas más habituales. Situaciones aparentemente anodinas se muestran aquí adicionadas con un elemento perturbador que por un momento impide a nuestra mente entender qué está pasando al interior de esa imagen.

[designboom]

Secretaría de la Defensa de México adquiere dispositivos para espiar por Internet y telefónicamente

Por: pijamasurf - 07/13/2012

Se dan a conocer los contratos que prueba la compra por parte del gobierno mexicano, por medio de la SEDENA, de equipos especiales para intervenir teléfonos portátiles y dispositivos con acceso a Internet, adquisición que asciende a 9 mil millones de pesos.

Al inicio de esta semana medios mexicanos dieron a conocer la compra por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional, la dependencia del gobierno mexicano que agrupa a las fuerzas militares y navales, de equipo especializado en intervenir teléfonos portátiles y dispositivos con acceso a Internet, cuyo costo ascendería hasta los 9 mil millones de pesos mexicanos según algunas fuentes (poco menos de 700 millones de dólares).

De acuerdo con el diario El Universal, dichos instrumentos de espionaje, comprados a la empresa Security Tracking Devices, permiten registrar las conversaciones que mantienen dos personas por teléfono, así como la mensajería de texto que se sostiene en los dispositivos móviles, sustraer estos mismos mensajes, correos electrónicos, listas de contactos, fotografías, ubicación de la posición geosatelital (GPS), acceso y manipulación del sistema de archivos, información de la tarjeta SIM, información del hardware e incluso operar de manera remota la cámara del teléfono y encenderlo para que funcione como un micrófono a distancia, además de impedir su funcionamiento (sea por una denegación de capacidades de servicio o bloqueándolo totalmente).

Ante la polémica, la SEDENA emitió un comunicado en que aceptó la compra del equipo pero negó que este sea utilizado en labores de espionaje político, agregando además que la adquisición se hizo conforme a todas las disposiciones legales del caso. Los contratos, por cierto, firmados todos por el general Augusto Moisés García Ochoa, tiene una cláusula de confidencialidad que obliga que al proveedor a “guardar en secreto todo los datos y condiciones” de los mismos. 

Con información de Proceso y Aristegui Noticias (en este último enlace pueden consultarse los 5 contratos firmados entre la SEDENA y Security Tracking Devices)