*

X

Jugar con la realidad imaginándola en miniatura (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 07/14/2012

Jean-Joseph Renucci recrea escenas en que objetos y situaciones cotidianas —la flama de una estufa, un par de líneas de cocaína, el doble cañón de una escopeta— se convierten en el mundo de pequeñas personas que con sus acciones simulan poner en marcha nuestra realidad.

La miniatura es una especie de tentación, una fantasía que se quisiera posible, múltiples e innumerables mundos habitando secretamente en los intersticios y los recovecos más escondidos de este que llamamos nuestro, poblados por personajes y creaturas diminutas realizando las tareas necesarias para que, conforme se asciende en las dimensiones, parezca que la realidad está viva y en movimiento.

Si esto es cierto, las fotografías del francés Jean-Joseph Renucci nos invitan a considerar los objetos más habituales de nuestra realidad cotidiana como componentes mayúsculos de un mundo reducido, en el que pequeños seres interactúan con estas piezas modificando su sentido y su significado a partir de las proporciones minúsculas de sus cuerpos plásticos.

Sorprende y al mismo tiempo parece totalmente lógico (según esa lógica desaforada que se impone cuando admitimos participar en el juego del fantaseo) que, por ejemplo, sean leñadores los que afilen la punta de un lápiz, o pescadores quienes intenten abrir una lata de sardinas, excursionistas que exploran un mapa que es también su territorio, una mucama que aspira con aspiradora unas líneas de cocaína, etc.

Al final, las fotografías parecen testimonios falsos de un mundo posible, avalados por esa certeza que somos capaces de generar cuando creemos que sobre esta realidad supuestamente absoluta e indivisa, pueden caber muchas otras visibles solo a los ojos de la imaginación y la fabulación artística.

En el sitio del autor, por cierto, estas imágenes vienen acompañadas de títulos irónicos, jocosos, que confirman lo dicho por Susan Sontag a propósito de la afición de Walter Benjamin por las miniaturas: "El amor a lo pequeño es una emoción de niño".

[Faith Is Torment]

Todos quieren a William Burroughs: fotos con Kurt Cobain, Madonna, Bowie, Basquiat

Arte

Por: pijamasurf - 07/14/2012

El halo misterioso que irradiaba William Burroughs fue un imán para atraer a personalidades que hicieron del arte y la cultura su modo de vida, desde el endiosado Mick Jagger hasta el controvertido Andy Warhol.

William Burroughs, uno de los íconos de la generación Beat, además de haber legado una nutrida y no tan extensa obra literaria, ofreció un panorama distinto de las formas narrativas que en el siglo XX dominaban, quizá sus pensamientos filosóficos florecieron, o se vieron trastocados, gracias a la amistad que mantuvo con distintas y notables personalidades del mundo artístico e intelectual, desde Francis Bacon hasta el mítico David Bowie.

Las siguientes imágenes contextualizan la vida del autor de El almuerzo al desnudo, y dan pie a que podamos interpretar su pensamiento, su propuesta y sus obsesiones, porque, finalmente, una personalidad artística se forja del entorno que la rodea.  Este hombre extrañamente original fue querido por todo tipo de personalidades, quienes querían compartir su sabiduría y conocer de primera mano al mito viviente. Como dijera Patti Smith "es otro tipo de Biblia", un hombre sagrado de todo lo que no es sagrado.  Porque en la conciencia de Burroughs todo estaba permitido. 

 

Jimmy Page y Burroughs 

 

Keith Haring, Burroughs y John Giorno

 

Francis Bacon y Burroughs

 

Burroughs, John Giorno y Hüsker Dü

 

Bowie y Burroughs

 

Kurt Cobain y Burroughs

 

Kurt Cobain y Burroughs

 

Burroughs y Brion Gysin  

 

Debbie Harry y Burroughs

 

Al Jourgensen, Burroughs y Jim Rose

 

Genesis Breyer P-Orridge y Burroughs

 

Burroughs y Madonna

 

Allen Ginsberg y Burroughs

 

Mick Jagger, Burroughs y Warhol

 

Sting, Burroughs y Andy Summers

 

Burroughs y Tom Waits

 

Burroughs y Joe Strummer   

 

Kim Gordon, Michael Stipe y Burroughs

 

Burroughs, Basquiat y Debbie Harry

 

Burroughs y Kerouac

Imágenes tomada de Dangerous minds