*

X

Jugar con la realidad imaginándola en miniatura (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 07/14/2012

Jean-Joseph Renucci recrea escenas en que objetos y situaciones cotidianas —la flama de una estufa, un par de líneas de cocaína, el doble cañón de una escopeta— se convierten en el mundo de pequeñas personas que con sus acciones simulan poner en marcha nuestra realidad.

La miniatura es una especie de tentación, una fantasía que se quisiera posible, múltiples e innumerables mundos habitando secretamente en los intersticios y los recovecos más escondidos de este que llamamos nuestro, poblados por personajes y creaturas diminutas realizando las tareas necesarias para que, conforme se asciende en las dimensiones, parezca que la realidad está viva y en movimiento.

Si esto es cierto, las fotografías del francés Jean-Joseph Renucci nos invitan a considerar los objetos más habituales de nuestra realidad cotidiana como componentes mayúsculos de un mundo reducido, en el que pequeños seres interactúan con estas piezas modificando su sentido y su significado a partir de las proporciones minúsculas de sus cuerpos plásticos.

Sorprende y al mismo tiempo parece totalmente lógico (según esa lógica desaforada que se impone cuando admitimos participar en el juego del fantaseo) que, por ejemplo, sean leñadores los que afilen la punta de un lápiz, o pescadores quienes intenten abrir una lata de sardinas, excursionistas que exploran un mapa que es también su territorio, una mucama que aspira con aspiradora unas líneas de cocaína, etc.

Al final, las fotografías parecen testimonios falsos de un mundo posible, avalados por esa certeza que somos capaces de generar cuando creemos que sobre esta realidad supuestamente absoluta e indivisa, pueden caber muchas otras visibles solo a los ojos de la imaginación y la fabulación artística.

En el sitio del autor, por cierto, estas imágenes vienen acompañadas de títulos irónicos, jocosos, que confirman lo dicho por Susan Sontag a propósito de la afición de Walter Benjamin por las miniaturas: "El amor a lo pequeño es una emoción de niño".

[Faith Is Torment]

Anémic Cinéma: el hipnótico filme de Marcel Duchamp (hoy en su cumpleaños 125)

Arte

Por: pijamasurf - 07/14/2012

Para recordar el cumpleaños de Marcel Duchamp, quizá el artista más importante del siglo XX, compartimos su Anémic Cinéma, un hipnótico ejercicio fílmico que busca germinar entre los huecos de nuestra mente y nuestra percepción.

 

Marcel Duchamp se encuentra sin duda entre los artistas más importantes del siglo XX, y puede ser que incluso sea el más, el que se lleva el trofeo de haber influido tanto en el ámbito artístico como para marcar un antes y un después a partir de su irrupción en la escena histórica, con obras cuyo (in)genio alcanzó las bases conceptuales mismas con que convencionalmente se entendía el arte, minando las estructuras del buen gusto y la capitalización que, acaso ya irreversiblemente, habían convertido desde algunos años antes en objetos y mercancías las obras que otrora se consideraron inspiradas por númenes sobrehumanos.

Nacido en 1887, este 25 de junio se celebra el cumpleaños número 125 del francés, efeméride que recordamos modestamente con este video, un filme realizado en colaboración con Man Ray y Marc Allégret y que consiste, grosso modo, en nueve ilusiones ópticas dispuestas en sendos discos giratorios, entre las que se intercalan además textos también en líneas espirales que tiene fama de intraducibles, por tratarse de juegos de palabras que sugieren un sentido erótico.

El curioso nombre del ejercicio cinematográfico, Anémic Cinéma, obedece al hecho de que Duchamp fue restando las propiedades usuales del cine silente de su época: las palabras y las imágenes, hasta entregarnos una especie de fantasma famélico que deambula hipnóticamente entre nuestros sentidos y nuestra percepción. Sin embargo, esta parquedad de recursos se convierte de pronto en un dispositivo intelectual cuando la mente llena los vacíos con sus propios recursos, con todo aquello que la imaginación se apresura a poner al alcance para reparar las ausencias.

[Open Culture]