*

X

Clásicos de la literatura de Jane Austen y las hermanas Bronte reescritos para incluir escenas sexuales

Arte

Por: pijamasurf - 07/25/2012

Recatadas novelas clásicas serán subidas de tono para incluir gráficas escenas eróticas --porque siempre quisiste saber los detalles del desempeño sexual (y los cuerpos en los corsés) de tus personajes favoritos de la literatura decimonónica

La moda en la literatura bestseller es 50 Shades of Gray, erotismo o soft porn para mujeres. Esto no ha pasado desapercibido del mundo editorial que busca hacer agosto con esta tendencia --erotizar con pequeñas trucos literarios la imaginación de las mujeres para obtener grandes fajos de dinero.

Al parecer, según razona la editorial Clandestine Classics, cuando lee novelas románticas como  Orgullo y Prejuicio, de  Jane Austen, y Cumbres Borrascosas, de Emily Brontë, el lector moderno sale un tanto decepcionado por la falta de explosivas escenas sexuales. Aparentemente queremos saber qué tal era Elizabeth Bennet en la cama --si le gustaba montar-- o qué tan grande era el pene del Sr. Darcy. Porque antes de leer vimos un videoclip de Rihanna simulando el coito anegada en sudor con una docena de hipertonificados bailarines (dioses griegos  in d' hood)   --o algo así.

Entre las novelas que esta editorial británica transformará, para incluir las escenas picantes, están  también Jane Eyre, Sherlock Holmes (¿tendrán gay sex, después de inhalar un poco de coca, el Inspector Holmes y su querido Watson?) y  20,000  Léguas Submarinas.  Según la editora Claire Siemaszkiewicz no se trata de una distorsión de las originales sino de un añadido (especie de directors-cut) que novelistas probablemente hubieran incluido si la moral sexual hubiera sido más abierta en su época. Incluso llama a estas obras "versiones no censuradas" (porque Jane Austen seguramente hubiera escrito como el Marques de Sade si no hubiera estado limitada por la conservadora sociedad pre-victoriana).

Seguramente algunas personas disfrutarán releer, con cierto placer fetichista, estas novelas subidas de tono, explicitando la tensión sexual que en las originales debe de olfatearse agudamente (y que seguramente es más excitante para una libido un poco más refinada). Incluso aunque los editores de Clandestine Classic no hayan logrado mimetizar el estilo de los escritores y las escenas parezcan ridículas (o quizás ese sea este el gran atractivo). Habiendo pasado al dominio público cualquiera puede jugar e incluso copular con estos textos. Y no es que pensemos que sea una herejía, solo que, como sucede actualmente, la mayoría de las veces los  textos que se generan son muchos más estimulantes para las personas que los escriben que para los lectores. Quizás una de las escenas de esta nueva literatura clásica porno-fantástica debería de ser un enorme autofellatio comunal.  Quizás Moby Dick.

[Gawker]

"Usted se puso al servicio de los intereses que están creando un Estado policial": Burroughs a Capote al publicar A sangre fría

Arte

Por: pijamasurf - 07/25/2012

Por medio de una carta, William Burroughs disiente de la mayoría que recibió con elogios "A sangre fría" de Truman Capote, acusando en cambio a su autor de haber puesto su talento a disposición de la élite estadounidense interesada en hacer de su país un estado de vigilancia y castigo.

Andy Warhol, Fotografías Polaroid de Truman Capote y William Burroughs

A sangre fría es sin duda una de las obras más importantes en la historia de la literatura, tanto que incluso se le considera origen y cúspide de todo un género, la llamada "novela de no-ficción" (non-fiction novel). Y si bien su autor, Truman Capote, se ganó con este título el pase a la inmortalidad literaria y de la cultura estadounidense, no todos recibieron con aplausos y elogios el trabajo. En particular destaca la opinión disidente de William Burroughs, para quien el relato se inscribió en un cuestionable apoyo por parte de Capote a ese movimiento amplio que, animado por intereses no siempre manifiestos y más bien de una minoría privilegiada, buscaron hacer de Estados Unidos un país dominado por la vigilancia y el castigo.

 

Julio 23, 1970

Mi querido Sr. Truman Capote:

Esta no es una carta de admirador en el sentido usual —a menos que piense usted en los miradores de Panamá [1]. Más allá de considerar esta la carta de “un lector” —los conceptos demográficos no van con mayúsculas— una selección de notas al margen a propósito del material presentado como “escritos” fue enviado a este departamento. He seguido su desarrollo literario desde el comienzo, llevando a cabo en nombre del departamento que represento una serie de consultas tan exhaustivas como sus recientes investigaciones en el estado de los girasoles [2]. He entrevistado a todos sus personajes, empezando por Miriam —en su caso limitarle el azúcar por varios días probó ser inductivo suficiente para volverla más comunicativa—, pero prefiero tener todos los hechos conmigo antes de emprender una acción. Ni que decir que he leído el reciente intercambio de genialidades entre el Sr. Kenneth Tynan y usted. Pienso que él fue muy indulgente. También llamó mi atención su aparición reciente ante un comité senatorial, ocasión en la que usted habló a favor de mantener la actual práctica policial de obtener una confesión negándole al acusado el derecho de consultar a un cónsul antes de hacer su declaración. En efecto: usted estuvo hablando positivamente del procedimiento estándar de la policía, obtener declaraciones a través de la brutalidad y la coacción, aunque una fuerza policiaca inteligente debería apoyarse en la evidencia más que en las confesiones forzadas. Además usted se degrada a sí mismo al reiterar el argumento banal que encuentra eco en las cartas al director cada vez que emerge el asunto de la pena capital: “¿Por qué toda esta simpatía para con el asesino y nada para las víctimas inocentes?” En cumplimiento del deber he leído toda su obra publicada. Sus primeros trabajos eran en algunos aspectos prometedores —pienso particularmente en los cuentos. Se le otorgó un área para el desarrollo psíquico. Por un tiempo creí que usted haría buen uso de esta concesión. En cambio, eligió vender un talento que no es suyo para venderlo. Ha escrito un libro aburridamente ilegible que pudo escribir cualquier redactor del New Yorker —(un periódico reaccionario encubierto y entregado a los intereses creados de la riqueza estadounidense). Usted puso sus servicios a disposición de los intereses que están convirtiendo a los Estados Unidos en un estado policial por el simple mecanismo de fomentar deliberadamente las condiciones que incrementan la criminalidad para pedir luego que el poder de la policía también se incremente y se conserve la pena capital para lidiar con la situación que ellos mismos crearon. Usted ha traicionado y vendido el talento que le fue concedido por este departamento. Ese talento está ahora oficialmente retirado. Disfrute su sucio dinero. Nunca tendrá nada más. Nunca escribirá otra oración por encima del nivel de A sangre fría. Como escritor está usted acabado. Cambio y fuera. ¿Me copia? ¿Sabe quién soy? Usted me conoce, Truman. Me ha conocido desde hace mucho. Esta es mi última visita. 

 


[1] Juego de palabras entre “fan letter” y “ceiling fans”, “carta de admirador” y “ventiladores de techo”.

[2] “the sun flower state”, lema con el que se conoce al estado de Kansas, donde los asesinatos reseñados en A sangre fría tuvieron lugar.

[Letters of Note]