*

X

Los ancianos huelen mejor que los jóvenes o los adultos, revela estudio

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/01/2012

Contrario al prejuicio general, estudio revela que los ancianos huelen mucho mejor que varios grupos de edad, entre ellos los jóvenes y los adultos; por otro lado, los hombres huelen peor que las mujeres (al menos hasta que todos envejecemos).

Existe contra las personas ancianas el prejuicio del mal olor. Sea por descuido en su higiene personal o por procesos fisiológicos propios de su avanzada edad, continuamente se achacan aromas desagradables entre los viejos.

Sin embargo esta podría ser una falsa impresión, al menos si se atiende el estudio realizado por Johan Lundstrom, un neuropsicólogo del Centro Monell de Sensaciones Químicas de Philadelphia, quien además tuvo una inspiración casi proustiana al ofrecer una plática en una casa de retiro de esta ciudad estadounidense y descubrir que el olor ahí aspirado era idéntico al que percibió cuando, siendo un niño en Suecia, su madre lo llevaba a la casa de retiro donde trabajaba. Lundstrom asegura que de en cierta forma se sentía atrapado a ese déjà vu odorífero, por lo cual decidió efectuar este estudio.

Lundstrom llevó a su laboratorio a 41 voluntarios de entre 20 y 95 años, pidiéndoles que pasaran 5 noches durmiendo con playeras que en las axilas tenían almohadillas de algodón. Durante el día las camisetas se guardaban en congeladores para prevenir la formación de bacterias, lo cual alteraría el resultado del experimento. Asimismo, antes de dormir cada participante debía bañarse con jabón y champú libre de olor, además de que la ropa de cama igualmente se lavaba con detergente igualmente neutro en aroma. Por último se les pidió que evitaran los alimentos condimentados, lo cual afecta la secreción de las glándulas sudoríparas.

Pasadas las cinco noches, el equipo de investigación cortó los algodones de las axilas y las metió en frascos especiales, mezclándolas además con varias muestras de personas de edades similares.

La siguiente fase del estudio fue reclutar otro grupo de 41 personas, quienes olieron los frascos y los calificaron según se respirara un aroma agradable o desagradable.

Sorprendentemente, el grupo de edad de entre 75 y 95 años fue en términos generales el mejor evaluado, sus olores menos intensos y mucho más placenteros que los jóvenes y los adultos. El olor más penetrante y desagradable provino de los hombres entre 45 y 55 años.

El mejor de todos los olores fue el de las mujeres de este mismo rango. En promedio, los hombres huelen peor que las mujeres pero, según los investigadores, esta diferencia desaparece con el envejecimiento.

Así que ya lo sabes: antes de señalar el mal olor de alguien, quizá valga la pena oler tus propias axilas.

[LA Times]

El amor es la droga: ubican la zona exacta del cerebro que se activa durante el enamoramiento

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/01/2012

Científicos hacen el mapa más completo del amor y el deseo en el cerebro; el amor activa el núcleo estriado y parece ser el fruto sostenido de las recompensas del deseo sexual, a las cuales nos volvemos adictos.

Un equipo internacional de científicos ha realizado el mapa más completo del amor en el cerebro humano. La neurociencia había ubicado con precisión las zonas cerebrales que originan el deseo, la ira, el miedo y funciones cognitivas complejas; pero el amor había probado ser elusivo.

Científicos de la Universidad de Concordia, junto con colegas  de las universidades de Sycaruse y Virginia Occidental en Estados Unidos y el Hospital Universitario de Ginebra en Suiza, revisaron  20 estudios previos que habían analizados la actividad cerebral del amor y el deseo sexual aplicando resonancias magnéticas a sujetos mientras estos veían imágenes eróticas o fotos de sus seres queridos entre otras tareas.

 Al parecer el amor activa la ínsula y núcleo estriado, dentro del  sistema límbico del cerebo, asiento de las emociones humanas.  El amor y el deseo sexual están relacionados pero activan diferentes partes del núcleo estriado; el área activada por el deseo sexual usualmente se activa por cosas que son inherentemente placenteras, como la comida y el sexo.  El área activada por el amor está involucrada en el proceso de condicionamiento a través del cual se les otorga valor a las cosas placenteras: los sentimientos de deseo sexual que se desarrollan en amor son procesados en otra parte del núcleo estriado. 

La ínsula es una porción de la corteza cerebral que está plegada en una zona entre el lóbulo temporal y lóbulo frontal, mientras que el núcleo estriado está localizado cerca, en el cerebro anterior.

Curiosamente el núcleo estriado también se activa con la adicción a las drogas: en cierta forma el amor es la adicción al placer que genera una persona.

"El amor realmente es un hábito que se forma con el deseo sexual y que recompensa a ese deseo. Y en el cerebro el amor funciona de la misma forma como cuando la gente se vuelve adicta a las drogas", dice el profesor Jim Pfaus.

El amor había sido difícil de ubicar ya que a diferencia de otras emociones concretas, el amor parece se más abstracto e involucra más áreas del cerebro.

Mientras el placer sexual tiene un objetivo muy específico, el amor es más abstracto y complejo y por lo tanto menos dependiente de la presencia física de otra persona" agregó Pfaus.

[BBC]