*

X

Las cicatrices más dulces: hechas de caramelo y helado (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 06/23/2012

El artista Ashkan Honarvar cambió la sangre y los tejidos de las cicatrices en veteranos de guerra por helado y caramelos, confundiendo al espectador e invitándolo a reflexionar sobre las secuelas que la guerra deja en el cuerpo de los soldados.

Según se vea, las cicatrices pueden tener un matiz traumático o uno didáctico, remitirnos a un suceso crítico de nuestra vida que no podemos superar o, por el contrario, que nos enseñaron algo a nivel personal. En cualquier caso, casi siempre se trata de un instante que se vuelve inolvidable por la marca corporal que dejó en nosotros.

Sin embargo, dando un giro lúdico, resignificante y divertido a este aspecto de las cicatrices, el artista Ashkan Honarvar (residente en Utrecht, en los Páises Bajos), elaboró unos singulares montajes que simulan impresionantes heridas, solo que transformando diametralmente la sangre, la piel y los tejidos corporales que habitualmente asociaríamos a estas, sustituyéndolos con helado, caramelo y golosinas varias.

 

 

El resultado, a primera vista, confunde, lo cual de alguna manera habla bien de la labor de Honarvar, pues se muestra capaz no solo de transformar el sentido mismo de una cicatriz, sino de desconcertar nuestra percepción, las ideas y conceptos con que nos acercamos a ellas.

 

 

Y por si las imágenes mismas no bastaran para desorientarnos, estas se vuelven un poco más perturbadoras cuando sabemos que Honarvar tomó como base fotografías de soldados reales en quienes el campo de batalla dejó semejantes marcas: al horror de la guerra el artista superpuso la dulzura de las golosinas, una síntesis violenta de opuestos que suscita la reflexión inmediata.

[Street Anatomy]

 

Te podría interesar:

Ondulaciones fantasmagóricas/ fluidos corporales del espacio (las esculturas de sonido de Daniel Palacios)

Arte

Por: pijamasurf - 06/23/2012

Esculturas de sonido interactivas que reflejan el telar fantasmagórico con el que fluyen las fuerzas en el universo: ondas que se entrelazan entre sí para mantener el impulso primigenio del la unidad

Dos turbinas producen una onda etérea de sonido en la mitad de una habitación oscura. Este es el encuentro con la transmisión energética fundamental del universo --ondas electromagnéticas permean el cosmos, fluyen como una cadena que conecta el primer impulso con el último (espectros del cuerpo de un dios-fluido).

La onda luminosa que proyectan estas turbinas se modifica conforme al ángulo de observación y la interacción de los usuarios --puede convertirse en una línea recta, en una cuerda para saltar, en una espada láser...

Dice el artista español Daniel Palacios: "Un pedazo de cuerda representa trdimensionalmmente una serie de ondas flotando en el espacio, y la acción física del movimiento produce sonidos : la cuerda que crea el volumen simultáneamente crea el sonido al cortar a través del aire, haciendo un solo elemento".

El sitio But Does it Float, titula su ensayo visual  sobre la instalación con una cita de Alfred North Whitehead: "Yace en la naturaleza de las cosas que lo plural entre en compleja unidad".  Es curioso ver como las curvas sinusoides de las ondas --en sus múltiples manifestaciones-- despliegan una estructura similar a un enlace, un codón de ADN, una articulación (de información), el encadenamiento a través de aros que se entrelazan (¿es esta una estructura universal, parte de la geometría del espacio?).