*

X

Compañía neoyorquina presenta "¡Zuckerberg: el musical!" (VIDEO)

Por: pijamasurf - 05/16/2012

Pequeña compañía de Nueva York monta "¡Zuckerberg: el musical!", una modesta producción que, no sin ironía de por medio, recorre al estilo de Broadway la historia de Mark Zuckerberg y su emblemática invención: Facebook.

 

La importancia de Mark Zuckerberg, la mente detrás de Facebook, es un hecho ya incontrovertible, insoslayable. Teniendo en cuenta el éxito de su red social demostrado en los millones de personas que diariamente, en todo el mundo y a toda hora, la utilizan, no debe sorprendernos que, socialmente, Zuckerberg sea ya motivo de películas, libros, biografías, estudios, expresiones varias que intentan volver comprensible el fenómeno.

Quizá con menor seriedad y, en todo caso, con la inteligencia necesaria en toda muestra de humor, una pequeña compañía neoyorquina, "cdza", montó un breve y modesto musical en torno a Zuckerberg y Facebook, un recuento sucinto pero creativo que comienza en 2004, cuando el todavía estudiante de Harvard dio a conocer su proyecto, y que retoma algunos de los rasgos más significativos de esa bitácora mestiza entre lo íntimo y lo público que es Facebook.

[Laughing Squid]

La apariencia importa más que la reputación cuando de confiar nuestro dinero se trata

Por: pijamasurf - 05/16/2012

En un comportamiento que algo tiene de irracional en medio de un asunto totalmente racional, el trato con el dinero, estudio encuentra que la apariencia confiable de una persona importa más que la reputación cuando de entregar nuestro dinero se trata.

Confiar el dinero propio a otras personas quizá sea una de las decisiones que más cuesta tomar, sobre todo en sociedades como la nuestra en las que tendemos a depositar tanto valores, reales y simbólicos.

Un estudio reciente llevado a cabo por investigadores de la Warwick Business School, la University College London y el Dartmouth College, encontraron que las personas toman la decisión de confiar su dinero en función del aspecto que facial que tiene la otra persona, incluso si esta tiene una mala reputación.

Para el experimento el equipo utilizó un software que generó 20 pares de rostros ubicados en los extremos de las facciones que, se sabe, inspiran confianza o desconfianza inmediata a quienes los ven. Aparte, se dio a los voluntarios que participaron en la prueba una cantidad de dinero con la consigna de invertirlo con la persona que les pareciera más confiable. En esta primera fase, 13 de 15 participantes invirtieron más del promedio en los rostros fidedignos que aparecían en pantalla.

El segundo momento de la prueba consistió en dar a cada uno de los rostros una historia buena o mala, lo cual, sorprendentemente, no afectó la decisión de los inversionistas, antes bien, el promedio de inversión aumentó en un 6% entre los de facciones confiables.

De acuerdo con Chris Olivola, de la Universidad de Warwick, “la tentación de juzgar a los extraños por sus rostros es difícil de resistir”, lo cual demuestra la importancia que este factor tiene en las interacciones sociales y económicas que se cumplen a diario.

[Warwick]