*

X
Para la cabalística edición 11 de Surf the Waveform regresamos a la exploración lúdica-hipnótica del Dub Techno, con Lars Fenin, el destacado productor alemán

 

 

La exploración de los sonidos del techno y sus desdoblamientos más sutiles nos lleva, para la edición 11 de Surf the Waveform, de regreso a Alemania y al Dub Techno. Texturas, drones, reverbs, delays análogos de maquinas como el legendario Roland Space Echo, elemento tan caracteristico del Dub Techno como lo es la Roland TB-303 al Acid House.

Encontramos dentro del polígono espectral de esta estimulante escena a Fenin. Originario de Hambrurgo pero partícipe de la movida del techno de Berlín desde finales de los 90, Lars Fenin comienzó sus experimentos en la musica electronica en 1998 y ya en el año 2000 publica su primer ep "Herr Pitzelberg dreht auf" para el conocido sello Shitkatapult. Desde entonces Fenin ha publicado tanto ep's como álbums y remixes para sellos como Echocord, Revolver, Eintakt y Mitek entre otros, colaborando a través de los años con artistas como Deadbeat, D-meteo Mikael Stavöstrand, K.J.  Gibbs, Der Dritte Raum, Eraldo Bernocchi y Jeff Milligan.

Es en el 2008 que comienza a manejar su propio sello Dock Records enfocado al lado mas dub y experimental del techno. Es en este tenor que les presentamos este set que Fenin grabó para nosotros. Disfruten:

 

1.- ¿Cuándo empezaste a producir música electrónica?

Empecé alrededor de 1998 en Berlín con un viejo seuenciador Atari y un sintetizador Kawai, además de algunos efectos y cajas en casa. Para el 2001 me moví a un estudio que compartía con unos amigos. Desde el 2006 tengo mi propio lugar en Alexanderplatz.

2.- ¿Cuáles son tus herramientas favoritas para hacer música, software o hardware? ¿Cuál es tu secuenciador favorito?

Mi secuenciador principal es el estudio es el Cubase, debido a mis días tempranos con el Atari... Es un software inmenso... mhh.. tal vez uso apenas un 10% de él. Tengo varios hardwares sincronizados con el Cubase y últimamente he estado haciendo mucha programación Midi con procesadores de audio. Mi herramienta favorita para beats y samples es el MPC 2000 XL. No le puedes ganar a un MPC por su facilidad de usar y su compresión del secuenciador. Algunas veces uso Ableton sobre rewire con Cubase para obtener texturas.

3. ¿Cómo empieza un  track para ti? ¿Con un ritmo, una melodía, una línea de bajos o tal vez solo un sample?

Normalmente empiezo con beats y bases y luego trabajo en samples y cuerdas, pero puede pasar al revés. Sorpréndete!

4. ¿Algún comentario sobre esta grabación? ¿Fue grabada en vivo o en un estudio?

Bueno pues mi amigo mexicano de Lineas de Nazca estaba conmigo en una de mis tocadas recientes en Berlín y me preguntó si tenía una grabación en vivo de mi set, y sí tenía uno, pero algo pasó y la grabación no podía usarse. Así que grabé  una sesión de jam de una hora y medio en el estudio de mi trabajo más reciente.

 5.  ¿En que lugares o venues has disfrutado más tocar?

He disfrutado mucho los festivales en exteriores como Lowlands, Pulpic Service, Overground, etc. De los venues no puedo decir bien... pero en cuanto a la calidad del sonido seguro que Old Tresor/Globus y Fabric.

 6. En otros temas, ¿qué piensas de una parte de la música mainstream, estilo el pop pegajoso hecho para las masas como el de Lady Gaga o Britney Spears? ¿Crees que está hecho como un tipo de control mental o para lavar el cerebro de las personas

Hahaha.... de alguna manera sí. Pero esto ha estado en la música todo el tiempo y no lo paramos. Por cierto pienso que existen muy buenos performers que están haciendo un gran trabajo.  Lo que en realidad odio cada vez más es esta mierda de "superestrellas" y estos shows de castings en la TV... esto si que es lavado de cerebro.

7. Cuéntanos sobre tus influencias. ¿Han influido las drogas psicotrópicas en tu música?  ¿Nos podrías hablar de la relación entre las sust

Actualmente ya no uso drogas, pero hubo un momento en el que experimenté con LSD y MDMA y mucha marihuana en el principio... Puede abrir algunas puertas y darte inspiración en el proceso de las ideas. Pero también te puede volver volátil y poco productivo (clavándote en la ecualización de un solo sonido por horas, por ejemplo).

8. En cuanto a influencias musicales, ¿qué han estado escuchando últimamente? ¿Qué artistas recomiendas? ¿Qué otros artistas fuera de la música te gustan?

Últimamente he estado leyendo los libros del escritor estadounidense Jonathan Franzen, es un buen análisis de la sociedad estadounidense. En cuanto a música escucho cosas como: Scuba, Friedmann/Liebezeit, Fela Kuti, Planet Mu, Echocord, Sandwell District, el dancehall jamicano de los 80, Theo Parrish y así...

 9. Esto es algo que le estamos preguntando a todos: ¿has oído sobre esta onda del 2012, de la que se habla por todos lados, una especie de fin del mundo o evolución planetaria? ¿Qué piensas de esto?  

Pues si sucede, sucede. No estoy muy metido en teorías de conspiración sobre el fin del mundo.

10. La música electrónica tiene una relación íntima, casi interdependiente, con la tecnología, ¿hacia dónde ves que vaya la música del futuro, al tiempo que la tecnología sigue acelerando?

Actualmente he estado percibiendo más un movimiento retro hacia lo análogo y lo háptico y  unas masas de nuevos emuladores de los "vst/plug-in". Estoy contento de que estos tiempos de los nerds checando sus emails con sus laptops están cambiando un poco. Y espero que podamos ver los resultados en la música pronto (hay demasiadas producciones frías producciones minimales sin alma haya afuera).

Fenin en la Red:

 Sitio Oficial

Echocord

Twitter

Soundcloud

Dock Records

Luca Ortega/Líneas de Nazca:

 Soundcloud

 Facebook

 Twitter

 Surf the Waveform en Facebook

 

Además de corromper, el poder es tan adictivo como la cocaína, asegura investigador

Por: pijamasurf - 04/28/2012

Ian Robertson, neurocientífico del Trinity College de Dublín, asegura que el poder despierta en las zonas de recompensa del cerebro efectos similares a los de la cocaína: un placer inmediato que se vuelve adicción en el largo plazo.

La capacidad corruptora del poder es legendaria, una especie de veneno que se infiltra en la mente de quienes lo ejercen y termina por modificar sus pensamientos, sus valores, su manera de comportarse frente a los demás y también frente a sí mismos.

Hace un par de días Ian Robertson, profesor de psicología en el Trinity College de Dublín y director del Instituto de Neurociencia de la misma universidad, publicó una interesante editorial en la que glosa algunos de los descubrimientos en dichos campos que apuntan a una adicción manifiesta y desarrollada a nivel neurona y hormonal que el poder despierta en aquellos que se exponen a su ejercicio.

De entrada Robertson nos recuerda que el poder incrementa los niveles de testosterona tanto en hombre como en mujeres, de la cual se sabe que tanto esta hormona como uno de sus derivados, el androstanediol-3, un esteroide, son altamente adictivos porque a su vez generan un aumento de dopamina en la zona de recompensas del cerebro, el núcleo accumbens. Este efecto, nos dice el científico, guarda enorme semejanza con los que provoca la cocaína: un placer inmediato que deviene adicción en el largo plazo.

En los babuinos, por ejemplo, se ha comprobado que los individuos que se encuentran en los niveles más inferiores de la jerarquía grupal también son los que tienen menos presencia de dopamina en las áreas del cerebro correspondiente y, por el contrario, cuando estos eran “promocionados” a posiciones superiores, la dopamina también ascendía.

Con dichos primates el ser humano comparte al menos una similitud de comportamiento: mayor poder (i. e. más dopamina) lleva a más agresividad y más actividad sexual. Además en nuestra especie, nos dice Robertson, el poder también hace más inteligentes a las personas porque la dopamina mejora las funciones del cerebro en el lóbulo frontal. Pero un descenso en la jerarquía, que se traduce en menores niveles de dopamina, incrementa el estrés y reduce las habilidades cognitivas. Robertson abunda:

Pero mucho poder ―y por lo tanto mucha dopamina― puede perturbar la normalidad de la cognición y la emoción, llevando a grandes errores de juicio y reticente al sentido de riesgo, sin mencionar un enorme egocentrismo y falta de empatía hacia los otros.

[Telegraph]