*

X

El océano luminoso de Encélado, la luna de Saturno que podría albergar vida extraterrestre

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/05/2012

El océano global que parece existir en la superficie de Encélado podría ser el hervidero de vida extraterrestre, según nuevos descubrimientos de la NASA

Nuestro sistema solar nos tiene reservadas múltiples maravillas aún ignotas. Muchas de ellas seguramente estarán en los cientos de lunas que existen orbitando alrededor de los grandes planetas del sistema. 

Encélado, una de las 66 lunas conocidas de Saturno, es sin duda uno de los grandes candidatos a despertar nuestro sentido de asombro cósmico. Esto es lo que sugiere la exploración de la venerable sonda Cassini que por los últimos años ha estado estudiando a Saturno, el original Señor de los Anillos. 

Encélado ha llamado la atención de los astrónomos desde hace tiempo especialmente por su deslumbrante luminosidad.  El brillo que despide un planeta --la cantidad de luz solar que refleja-- es conocido como albedo, y es determinado en gran medida por el color de la superficie de un planeta o su satélite.  Aunque pensamos que la Luna es un cuerpo celeste muy brillante, el albedo de nuestro satélite es apenas un 12%, en parte por el polvo ceniciento que la cubre. El albedo de Encélado, en cambio, llega casi a un 100%, como un espejo inmaculado.

Esto significa que su superfice está compuesta casi sólo por cristales de hielo, los cuales se regeran constantemente --esto permite una pulcrituda reflejante, por así decirlo.

Desde 2008 Cassini confirmó que las estructuras criovolcánicas (volcanes de hielo) que se encuentran en Encélado contiene agua ordinari y dióxido de carbono, monóxido de carbono, potasio y otros material orgánicos. La presión gravtiacional que ejercer las lunas hermanas de Encelado hacen que se mantenga caliente, conn depósitos de agua líquida y voclanes haciendo erupción.

Hace una semana los científicos que llevan el proyecto Cassini  descubrieron enormes fisuras en las regiones calientes de los polos que sugieren que debe de haber un gigantesco océano en Encélado, quizás incluso un océano global, algo que comparte con Europa, la luna de Júpiter.

El preciso equilibrio gravitacional en el que se encuentra Encelado en el arco interior de los anillos de Saturno y esta composición de elementos orgánicos en un océano que podría ser un caldo de cultivo, alzan la posibilidad de que vida extraterrestre exista en nuestro sistema solar:  es posible que el luminoso mar blanco de esta luna esté repleta de microorganismos y quizás, apelando más a la ciencia ficción, pueda haber una especie de conciencia global océanica organizada en una red de cristales con sus respectivos saltos evolutivos.

[Time]

Babuinos que aprenden a leer ofrecen pistas sobre los códigos cerebrales de la lectura

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/05/2012

Babuinos que aprenden a "leer" ofrecen pistas sobre los procesos cognitivos involucrados en la lectura.

El lenguaje humano es sin duda una de las manifestaciones más refinadas de nuestra inteligencia como especie, uno de los inventos más decisivos para dar el salto que nos separó del resto de los animales al menos en lo que respecta a este criterio.

Pero por esto mismo es también uno de los elementos más enigmáticos de nuestra naturaleza, uno en el que además estamos demasiado involucrados como para estudiarlo con la cercanía necesaria para obtener explicaciones efectivas sobre sus fundamentos más esenciales.

De ahí que las investigaciones científicas sobre el lenguaje humano pasen por un rodeo del que participan nuestros parientes evolutivos más cercanos, primates con los que seguimos compartiendo el tronco común de la evolución biológica.

Recientemente la revista Science publicó un interesante estudio realizado por un equipo de investigadores franceses coordinados por Jonathan Grainger, adscrito al Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) y al Laboratorio de Psicología Cognitiva de la Universidad de Aix-Marseille, en el cual se examinó la capacidad de lectura de los babuinos, descubriendo que estos son capaces de leer (aunque no entienden lo leído) y distinguir palabras en inglés reales de meras reuniones de letras sin sentido.

En el experimento, Grainger y su equipo entrenaron a seis babuinos para que en tabletas electrónicas y a cambio de comida, identificaran combinaciones de letras que formaban palabras efectivas del inglés, recompensándolos cuando de cuatro palabras elegían las dos que tenían un significado real. Después de seis semanas, los babuinos fueron capaces de acertar en 3 de cada 4 intentos, es decir, en un 75% de las ocasiones.

Y si bien ninguno de estos primates entiende estrictamente lo leído ni se volverá angloparlante con este ejercicio, la investigación ofrece algunas pistas para entender tanto su inteligencia como los procesos cognitivos que resultan en el acto de leer.

De entrada parece ser que los babuinos fueron capaces de generar cálculos estadísticos sobre la frecuencia con que ciertas letras figuran en el idioma inglés, así como las combinaciones más probables de estas. Todo esto utilizando mucho más su razonamiento que su memoria, pues ni las palabras ni las combinaciones eran siempre las mismas.

El experimento se vuelve relevante porque, como bien afirma Stéphane Dufau, otro de los investigadores participantes, podría confirmar que la habilidad de leer pasa en parte por el contacto con el lenguaje en su manifestación más visual.

[Discovery]