*

X

Project Mayhem 2012: La naturaleza ama el coraje (lo que el hongo le dijo a Mckenna)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 03/10/2012

Project Mayhem 2012 de Anonymous recanaliza a Mckenna para inspirarnos a tener valor de comprometernos para así hacer que la natueraleza co-opere su magia

El selecto proyecto de reality hacking de Anonymous, Mayhem 2012, ha diseminado una serie de memes subversivos por la Red. Entre ellos este video que adopta una de las populares charlas raspódicas del bardo psicodélico Terence Mckenna.El Proyecto Mayhem básicamente buscar inspirar a las personas a vivir su propia metaficción y utilizar las fuerzas creativas del universo para liberarse de la cultura dominante.

Nos han dicho que tenemos todo en contra de nosotros, que padecemos la caída, el pecado original, pero hay una especie de fair play y si puedes conectarte con eso... cuando Mahoma no podia ir a la montaña la montaña fue a Mahoma, eso es fair play, y si tienes esta percepción el mundo se empezará a mover para ti como la montaña ase movió para Mahoma. El hongo me dijo una vez "La naturaleza ama el coraje". ¿Cuál es el truco? Te muestra que ama el coraje porque removerá obstáculos, tu haces el compromiso y la naturaleza te mostrará que ama el coraje removiendo obstáculos imposibles. 

Mckenna dice: "Nature loves courage", algo que se podría traducir como "ama la valentía", sólo que creemos que es más importante mantener la misma raíz de "corazón" que tiene la palabra coraje.

Sueña el sueño imposible y el mundo te elevará, ese es el truco. Esto es lo que todos los maestros y filósofos que realmente alcanzaron la meta alquímica entendieron, esta es la danza chamánica en la cascada, asi es como se hace la magia, se hace arrojándote al abismo y descubriendo que es una cama de plumas, no hay otra forma de hacerlo.

El etéreo plumaje de este majestuoso cuerpo, trasciende las nociones del continuo-espacio/tiempo; ¿Es la Nebulosa de la Gaviota el mayor cuerpo alado del universo?

imagen de la nebulosa de la gaviota o el perico

Desde tiempos ancestrales la humanidad ha manifestado una cierta, y entendible, fascinación por los seres alados. Es difícil pensar en un caudal cultural cuyos mitos no incluyan la presencia de estos, ya sea a través de dragones o serpientes con alas, entidades angelicales, gárgolas y quimeras aladas, entre muchos otros. Y esta especie de devoción también ha sido proyectada en la observación del cosmos, existen decenas de constelaciones, nebulosas, u otros cuerpos astrales, a cuya fisiología se le ha asignado esta seductora cualidad. 

En Pijama Surf hemos demostrado, en innumerables ocasiones, el encanto que nos producen las nebulosas: cuerpos flexibles y multicromáticos que se distinguen por su etérea elegancia. Por eso, en esta ocasión, disfrutamos compartir contigo la Nebulosa de la Gaviota, técnicamente conocida como la IC 2177. Situada solo siete grados al noroeste de Sirio, esta nebulosa esta formada por cientos de cúmulos abiertos que parecen comunicarse para orquestar una esplendorosa silueta en forma de ave. Pero más allá de su viva hermosura, lo que es aún más impresionante sobre este cuerpo de polvo y gas, es que sus alas, extendidas, abarcan una distancia equivalente a cien años luz.

Lo anterior nos lleva a preguntarnos interrogantes como  ¿Es este el ser alado más grande del universo? ¿Qué destinos probables tendrá el cuerpo dotado de tan monumental par de alas? ¿Somos todos parte del plumaje infinito, holográmico, de un dios que aletea, bajo un ritmo sintonizado con el pulso original del universo? ¿Es el retrato cósmico de un ave un buen presagio –una especie de talismán visual?

En fin, resulta difícil no trascender las fronteras de la cordura cuando observamos cuerpos como el de la Nebulosa de la Gaviota. Y tal vez por esta razón lo mejor es, simplemente, contemplarla en silencio.

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune

* Por cierto, recomiendo este track para navegar por la imagen de la nebulosa...

* Corrección: originalmente se publicó la extensión de esta nebulosa como 100 millones de años luz. Agradecemos a José Santibañez la corrección.