*

X
El GIF, ese elemento raro que de tanto en tanto aparece en Internet para satisfacción y gracia de muchos, puede contar también desde su pequeñez la historia de Internet y sus transformaciones, al pasar de ser un objeto meramente utilitario a un vehículo de expresión creativa.

 

¿Qué sería de Internet sin los GIFs? Esas animaciones instantáneas, fugaces, de comprensión y recompensa inmediatas que pueblan la red y surgen cuando menos se les espera para satisfacción de tantos.

Curiosamente, objetos tan simples son capaces de contar, en su evolución, la historia misma de Internet, y así lo demuestran los editores y artistas que participan en este documental, quienes trazan el recorrido de este tipo de objetos animados que han pasado de ser, en sus inicios, a finales de los años ochenta, meros avisos para la recién inaugurada “supercarretera de la información” (del tipo “Sitio en mantenimiento”) a plataforma que permite incluso la experimentación artística o, con aspiraciones menos ambiciosas, por lo menos la expresión de la creatividad personal sin mayor fin ni provecho más allá del solaz mismo.

En esta revalorización y resignificación del GIF tuvo mucho que ver el cambio operado a raíz de la Web 2.0 y el control que el usuario retomó de sus propios contenidos, teniendo a la mano recursos como redes sociales y blogs donde podía difundir sus creaciones, al igual que los programas que facilitan la tarea. 

Y aunque sin duda puede hablarse en términos aparentemente más serios de las transformaciones ocurridas en Internet, una perspectiva como esta retoma lo mejor de aquella tradición según la cual son los pequeños detalles, los que habitualmente se desdeñan en razón de una falsa trivialidad, los que revelan el significado de grandes fenómenos.

[Co.Design]

El polémico Julian Assange, fundador de WikiLeaks, debutó en la Televisión Rusa entrevistando al secretario general de Hezbollah, organización tenida como terrorista por la ONU y otros gobiernos nacionales.

Esta mañana Julian Assange, el polémico fundador de WikiLeaks, debutó como presentador de televisión en el programa The World Tomorrow de la Russian Television, cadena que transmite contenidos en inglés durante las 24 horas del día.

En su primer programa Assange entrevistó a Hassan Nasrallah, secretario general de la organización libanesa Hezbollah catalogada por algunos como terrorista por sus acciones de corte militar, aunque también es cierto que recientemente ha incursionado en la política de su país y, como partido, forma parte ya del gobierno de Líbano.

Assange conversó con Nasrallah sobre la situación política de Medio Oriente, especialmente sobre lo que sucede actualmente en Siria y los conflictos entre Hezbollah y el gobierno israelí, además de la posición del grupo libanés al respecto del conflicto de este país con Palestina.

De acuerdo con un comunicado de la televisora, The World Tomorrow presentará “una gama ecléctica de invitados que están implantando su marca en el futuro: políticos, revolucionarios, intelectuales, artistas y visionarios”, todos compartiendo el rasgo común de pertenecer a los movimientos de protesta y oposición más contemporáneos en todo el mundo. El mismo Assange asegura que el objetivo del programa es “capturar y presentar algo de este espíritu revolucionario a la audiencia global”.

Con todo, algunas voces criticaron ya el trabajo del periodista australiano. Luke Harding, por ejemplo, en el diario inglés The Guardian, asegura que la entrevista fue claramente pactada de antemano y que lejos de cuestionar directamente a su interlocutor, Assange asintió mansamente a las respuesta del líder de Hezbollah. Harding recuerda también que la Russian Television, que ahora es más común encontrar bajo la abreviatura RT, es en esencia una cadena televisiva auspiciada y controlada por el gobierno ruso e incluso, desde cierta óptica, un medio de difusión de propaganda casi al viejo estilo soviético.

“El misterio es por qué Assange podría estar de acuerdo en convertirse en un peón de la guerra global de información del Kremlin. Quizá necesita el dinero. Por supuesto, la agenda anti-estadounidense de Assange empata pulcramente con la del Kremlin”, escribe Harding.

Sea como fuere, aquí está el primer programa de la serie. Se espera que en emisiones próximas Assange platique con Hugo Chávez y Alexander Lukashenko.

 

Con información de Chicago Tribune