*

X
El GIF, ese elemento raro que de tanto en tanto aparece en Internet para satisfacción y gracia de muchos, puede contar también desde su pequeñez la historia de Internet y sus transformaciones, al pasar de ser un objeto meramente utilitario a un vehículo de expresión creativa.

 

¿Qué sería de Internet sin los GIFs? Esas animaciones instantáneas, fugaces, de comprensión y recompensa inmediatas que pueblan la red y surgen cuando menos se les espera para satisfacción de tantos.

Curiosamente, objetos tan simples son capaces de contar, en su evolución, la historia misma de Internet, y así lo demuestran los editores y artistas que participan en este documental, quienes trazan el recorrido de este tipo de objetos animados que han pasado de ser, en sus inicios, a finales de los años ochenta, meros avisos para la recién inaugurada “supercarretera de la información” (del tipo “Sitio en mantenimiento”) a plataforma que permite incluso la experimentación artística o, con aspiraciones menos ambiciosas, por lo menos la expresión de la creatividad personal sin mayor fin ni provecho más allá del solaz mismo.

En esta revalorización y resignificación del GIF tuvo mucho que ver el cambio operado a raíz de la Web 2.0 y el control que el usuario retomó de sus propios contenidos, teniendo a la mano recursos como redes sociales y blogs donde podía difundir sus creaciones, al igual que los programas que facilitan la tarea. 

Y aunque sin duda puede hablarse en términos aparentemente más serios de las transformaciones ocurridas en Internet, una perspectiva como esta retoma lo mejor de aquella tradición según la cual son los pequeños detalles, los que habitualmente se desdeñan en razón de una falsa trivialidad, los que revelan el significado de grandes fenómenos.

[Co.Design]

Blog recopila imágenes de senos posteadas en Instagram, creando una "booblioteca" en línea de sexy y "quirky" compartición de momentos

Con la proliferación de los blogs de nichos hiperespecíficos (la mayoría de ellos Tumblrs) y con la coyuntura de que Instagram está en boca de todos por la reciente adquisición que hizo Facebook de esta red social de fotos, es adecuado pasar revista a Boobstagram, el sitio que recopila cientos de imágenes de senos posteadas en Instagram. Un poco menos vulgar que otros sitios así debido a los marcos y a la textura vintage desvaída (quirky) característica de Instagram, este sitio es una apología a la contemplación del busto femenino --algo a lo que biológicamente el hombre está programado a sucumbir. Plétoras de pechos femeninos desfilan en este blog, como epifanías cotidianas de dulces chicas que ofrecen su centro magnético, generalmente bajo el escudo de push up bras.

 

Por el momento hay casi 60 páginas de puros senos, así que si estás perdiendo el tiempo como siempre en la oficina, ya sabemos dónde vas a estar la siguiente hora.

Por cierto existen nuevas teorías conspiratorias de que Facebook en realidad compró Instagram por mil millones de dólares debido a  este boob trend