*

X

Incluso la porción recomendada de carne incrementa el riesgo de muerte prematura

Por: pijamasurf - 03/13/2012

Investigadores de Harvard descubren que consumir incluso la porción recomendada de carne incrementa en un 12% la probabilidad de muerte prematura; se sugiere que su ingesta se reduzca de frecuente a ocasional en la dieta diaria.

Una investigación reciente de la Escuela de Medicina de Harvard encontró que comer carne incrementa la probabilidad de muerte prematura hasta en un 12%, incluso en el caso de las porciones recomendadas por la autoridades sanitarias y sobre todo en el caso de cárnicos procesados como el tocino, las salchichas, el salami y otros embutidos.

De acuerdo con este estudio, la porción estándar de carne de hasta 70 gramos diarios debería reducirse a 42 gramos (más o menos un bistec grande por semana) para prevenir así 1 de cada 10 muertes prematuras en hombres y 1 de cada 13 en mujeres.

De acuerdo con Frank Hu, coautor de la investigación, la presencia de la carne en la dieta diaria debería ser ocasional y no frecuente si se desean disminuir el riesgo de padecer enfermedades crónicas y otros padecimientos.

[Telegraph]

Científicos confirman que las plantas tienen memoria

Por: pijamasurf - 03/13/2012

La memoria evolutiva de las plantas quedó comprobada tras una serie de experimentos que botánicos del Instituto de Nebraska aplicaron sobre una Arabidopsis thaliana.

Arabidopsis thaliana planta expuesta a experimentos de memoria

Hace un par de meses publicamos en Pijama Surf una nota sobre la potencial habilidad extrasensorial de las plantas. En el artículo presentábamos algunos estudios empíricos que llevó a cabo hace unas décadas Cleve Backster, quien era entonces el más prestigiado detector de mentiras, mediante galvanómetros, del FBI. Sin embargo, lo intrépido de sus teorías ha generado un cierto escepticismo entre muchas personas, algo que tal vez el siguiente experimento, con conclusiones más moderas pero a la vez maravillosas, no detonará.  

Recientemente un grupo de botánicos del Instituto de Nebraska realizó una serie de experimentos a través de los cuales comprobaron que las plantas son capaces de almacenar información, y remitirse a ella. En pocas palabras, que poseen memoria activa. Y esta memoria les permite orientar su desarrollo evolutivo, por ejemplo, en temporadas de sequía las plantas recuerdan los efectos que les produjeron estas circunstancias de poca agua, y para la siguiente temporada son capaces de implementar ciertas medidas que las harán menos vulnerables a dicho entorno.   

Durante la investigación se empleó una planta modelo del tipo Arabidopsis thaliana, la cual fue expuesta a intervalos de sequía y humedad.  A medida que se sometía en reiteradas ocasiones a tal experimento, la planta iba economizando su consumo de humedad con mayor destreza. Posteriormente los especialistas en botánica analizaron los genes que se activan dentro de la Arabidopsis thaliana, durante el experimento, y detectaron que dos de ellos, el RD29B y el RAB18, se "fortalecen" en respuesta al estrés, por lo que cada vez que la planta era expuesta a un nuevo periodo de sequía, estos se activaban con mayor rapidez. 

De acuerdo a esta investigación, reportada por el sitio RIA Novosti, la memoria de las plantas es relativamente corta, pues solo dura siete días, y supuestamente no es heredable (contradiciendo así una de las teorías más brillantes en torno al intercambio informativo, en pro de la evolución, entre miembros de una misma especie: los campos morfogenéticos, de Rupert Sheldrake). Sin embargo, los investigadores notaron que esta modificación nucleosómica se manifiesta con cada vez mayor frecuencia, algo que en sí sugiere una premisa evolutiva compartida.