*

X

¿De dónde salen las armas del cine? Cuantioso (pero falso) arsenal en un sótano de Manhattan

Por: pijamasurf - 02/11/2012

Bien manejada, la ficción es tanto o más efectiva que la realidad: un negocio en Manhattan se encarga de proveer a la industria cinematográfica y televisiva de muchas de las armas que vemos en pantalla,

 

Exclusivo o no de la estética cinematográfica estadounidense, sin duda es en las producciones realizadas en este país donde más abundan las armas de todo tipo: pistolas, rifles, lanzagranadas e incluso algunas inexistentes e imaginarias propias de maleantes alienígenas (por ejemplo, las que se usaron en las películas de Men in Black).

¿De dónde salen todas estas armas? Una duda quizá trivial pero que al conocer al proveedor secreto que suministra a la industria del entretenimiento esta utilería bélica (así como falsos alijos de cocaína y otras drogas), adquiere cierto grado de interés.

En un sótano de Manhattan existe un establecimiento denominado The Specialists LTD que, a primera vista, parece un enorme arsenal acumulado por algún miedoso incurable, pero ante el cyal se respira aliviado una vez que se sabe que todas las armas ahí exhibidas son falsas, meras réplicas hechas en casa, artesanales se diría, que nutren los sets de cine y televisión, preferentemente los asentados en Nueva York pero también de otras partes de la Unión Americana, de La ley y el orden a la parafernalia que lleva consigo el rapero 50 cent.

Los dueños prefieren mantener en secreto la ubicación exacta de su negocio, acaso por temor a que alguien se apodere de una de estas precisas réplicas y haga mal uso de ellas.

Porque, bien manejada, la ficción es tanto o más efectiva que eso que llamamos realidad.

[Gizmodo]

Te podría interesar:

Otro hombre embarazado que da a luz

Por: pijamasurf - 02/11/2012

Siguiendo los pasos de Thomas Beatie, el primer hombre en mostrar orgulloso una prominente barriga producto de su embarazo, ahora un congénere suyo en Inglaterra da a luz a un niño.

Algunos años atrás la opinión pública se vio sorprendida por las imágenes de un hombre que, no sin orgullo, mostraba su prominente barriga de embarazado. Se dijo entonces que el sujeto, de nombre Thomas Beatie, era el primer hombre capaz de llevar en su vientre a un hijo suyo. Y aunque técnicamente esto era cierto solo a medias —pues Beatie era originalmente mujer que cambió su sexo pero que con un tratamiento hormonal pudo quedar preñado ante la infertilidad de su pareja— dichas sutilezas no menguaban el impacto de las imágenes, el hecho, hasta entonces contradictorio, de ver un hombre embarazado.

El de Beatie, sin embargo, no es el único caso, y desde que este se dio a conocer han surgido otros hombres, en condiciones similares, que también han concebido a sus vástagos.

En estos días, por ejemplo, un hombre en Inglaterra está a punto de dar a luz a un niño, y aunque se conocen pocos detalles de su identidad —se dice que ronda los 30 años de edad, pero no se sabe ni su nombre ni el género de su pareja—, es evidente que en la cirugía de cambio de sexo conservó su útero y sus ovarios, por lo cual pudo concebir.

Joanna Darrell, de la Sociedad Beaumont con sede en Inglaterra que se apoya a la comunidad transgénero, asegura que el hombre se acercó a la organización en busca de consejo y sobre las implicaciones que tendría en su salud retener su útero. Seis meses después de esta primera visita, el susodicho regresó a la Sociedad a agradecer la asistencia recibida y comunicarles que había tenido al niño.

Según Darrell, este sería el primer hombre inglés en embarazarse y parir y el tercero en el mundo —después de Beatie y un segundo caso en España.

[Telegraph]