*

X

Las extrañas e intrusivas reglas para ir al baño que implementan las empresas noruegas

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/31/2012

En Noruega es cada vez más común que empresas establezcan rigurosas prácticas para controlar las idas al baño de sus empleados, políticas laborales que se creerían propias de países como China y no de estos supuestamente progresistas.

En Noruega existe una compañía de seguros, la DNB, que instaló un sistema de alarma en sus sanitarios para avisar a los encargados si uno de sus trabajadores lleva mucho tiempo dentro del baño. Esta, sin embargo, es apenas una medida de las muchas que, según parece, son bastante comunes en la nación nórdica.

Otra empresa obligaba a sus empleadas a portar un brazalete rojo cuando se encontraran en su período menstrual para saber así si necesitaban utilizar el sanitario con mayor frecuencia. Una más instaló un moderno sistema de registro en el que los empleados pasaban una tarjeta cada vez que utilizaban los servicios.

De acuerdo con el defensor de los derechos laborales de Noruega, Bjorn Erik Thon, “estos son casos extremos de monitoreo en el lugar de trabajo, pero son reales”. Aseguró además que las denuncias sobre este tipo de prácticas han aumentado en los últimos años.

Lo curioso de esta información es que provenga de un país que, como casi todos los de la zona, destacan por sus políticas progresistas en casi todos los ámbitos sociales. Quizá sea este un anuncio de que las prácticas propias de este sistema económico no conocen fronteras y lo mismo se pueden presentar en una nación como China que en un país supuestamente avanzado y de primer mundo.

 [boing boing]

Definida por varios diarios europeos como una comunidad transnacional más democrática y efectiva que la ONU, la organización Avaaz supera ya los 13 millones de miembros.

En el año 2007 Ricken Patel, junto con un grupo de activistas, conformaron la organización no gubernamental Avaaz. En tan solo 5 años la organización se ha convertido en la plataforma de activismo político más grande y numerosa del mundo. Su funcionamiento, a base de voluntarios y donantes, así como de llamadas telefónicas y por Skype que fluyen y se entrelazan incesantemente entre las oficinas de la organización repartidas por todo el mundo, hacen de esta una verdadera red social de activismo e idealismo.

Muchos se han preguntado si es posible salvar al mundo por medio de campañas principalmente dirigidas por Internet. Algunos incluso han criticado la posibilidad de estar fomentando el “activismo perezoso”, en donde con tan solo ingresar al sitio y dar click en algunas campañas manifestando apoyo o donando una pequeña cantidad, las personas reciben a cambio la sensación de participar activamente en la transformación de la humanidad desde la comodidad de un sillón.

Sin embargo actualmente la página de Avaaz recibe un aproximado de cien mil nuevos miembros por semana y su participación se ha expandido a campañas de todo el mundo, logrando recaudar fondos que ni siquiera los gobiernos del mundo son capaces de recaudar. Cuando Ricken Patel es cuestionado sobre la posibilidad de “cambiar al mundo con un click”, responde que en esta sociedad existen dos tipos de fatalismo. “La creencia de que el mundo no puede cambiar, y la creencia de que uno no puede jugar un importante papel en este cambio. Si en pocas palabras produces un argumento convincente contra tales fatalismos, las personas responden”.

Algunas de las campañas actuales de Avaaz apuntan a detener el tráfico humano con fines de explotación sexual, la tortura y la represión en Siria y la implementación de leyes que regulen y limiten el contenido en la web. También recaudan fondos para campañas alrededor del mundo, especialmente enfocadas hacia la corrupción como la Ficha Limpa (expediente limpio) en Brasil, la censura de la Ley Mordaza en Italia o la implementación de leyes anticorrupción en el gobierno de la India. También han apoyado causas legendarias como la liberación del Tibet, el detenimiento del cambio climático o las leyes que prohíban de manera tajante la tortura en los EU y el mundo.

Lo cierto es que en tan solo 5 años cientos de batallas alrededor del mundo en contra de la injusticia y la violencia han logrado articularse y ganar millones de seguidores, creando un batallón a favor de la paz y la igualdad que, además de heterogéneo, se distingue por no pertenecer a un país en específico, sino a todos los ciudadanos del mundo. El diario español  República lo ha definido como un “ángel en contra de la corrupción”, mientras que el London Times le aclama como una de las “nuevas voces más importantes en el panorama global”. Y aunque Patel lidera la organización, las decisiones son tomadas por la comunidad global, que cada año revisa y opina sobre cuáles son los puntos más importantes a tratar y consolida una agenda de trabajo en torno a las prioridades de los miembros.

No cabe duda de que en estos tiempos en donde la manipulación de la información y el autoritarismo disfrazado de democracia han logrado consolidarse en el poder, esta es una de las señales que nos indican que sí es posible generar una contraparte, en donde las personas carentes de aquella oscura obsesión por el poder logremos marcar nuevas pautas y limitar los marcos de acción de políticos y empresarios cuyo único interés son ellos mismos. En Pijama Surf te invitamos a unirte a esta red de “activistas de sillón”, en donde si no tienes tiempo de ir a protestar al palacio de gobierno o tu realidad te impide manifestarte y luchar en contra de las injusticias del mundo, al menos podrás participar con conciencia desde la comodidad de tu hogar, pero siempre con la responsabilidad de comprender el porqué luchamos y hacia donde queremos dirigirnos.

www.avaaz.org