*

X

Las extrañas e intrusivas reglas para ir al baño que implementan las empresas noruegas

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/31/2012

En Noruega es cada vez más común que empresas establezcan rigurosas prácticas para controlar las idas al baño de sus empleados, políticas laborales que se creerían propias de países como China y no de estos supuestamente progresistas.

En Noruega existe una compañía de seguros, la DNB, que instaló un sistema de alarma en sus sanitarios para avisar a los encargados si uno de sus trabajadores lleva mucho tiempo dentro del baño. Esta, sin embargo, es apenas una medida de las muchas que, según parece, son bastante comunes en la nación nórdica.

Otra empresa obligaba a sus empleadas a portar un brazalete rojo cuando se encontraran en su período menstrual para saber así si necesitaban utilizar el sanitario con mayor frecuencia. Una más instaló un moderno sistema de registro en el que los empleados pasaban una tarjeta cada vez que utilizaban los servicios.

De acuerdo con el defensor de los derechos laborales de Noruega, Bjorn Erik Thon, “estos son casos extremos de monitoreo en el lugar de trabajo, pero son reales”. Aseguró además que las denuncias sobre este tipo de prácticas han aumentado en los últimos años.

Lo curioso de esta información es que provenga de un país que, como casi todos los de la zona, destacan por sus políticas progresistas en casi todos los ámbitos sociales. Quizá sea este un anuncio de que las prácticas propias de este sistema económico no conocen fronteras y lo mismo se pueden presentar en una nación como China que en un país supuestamente avanzado y de primer mundo.

 [boing boing]

Te podría interesar:
Las fotos de las cicatrices más hermosas de los usuarios del Huffington Post, ¿te parecen bonitas estas cicatrices?

El ideal de belleza que se proyecta en los medios de comunicación masiva tiende a construir cuerpos y rostros sin ningún rasgo de imperfección, casi inmaculados conforme a paradigmas que mezclan la salud, la sexualidad y ecos de estética religiosa (representaciones de lo que se considera divino o angelical). La realidad, sin embargo,  generalmente es muy distinta a estas imágenes, y muchas veces aquella belleza modelo, producida, de piel aerográfica, pierde fuerza en comparación con la belleza vibrante de los cuerpos que, más allá de sus imperfecciones, asumen su propia energía, su individualidad, su rareza y cobran la seguridad de no tener que ajustarse a esos mismos paradigmas.

La sociedad generalmente considera que las cicatrices son algo que debemos ocultar --o mostrar solamente si somos villanos, mafiosos o boxeadores que se ganan la vida a través de la intimidación.

Pese a esto, curiosamente las cicatrices también son consideradas sexies, como los tatuajes, bajo el estereotipo del "chico malo", algo que quizás se deba también a que parecen emitir, al descubrirse, un signo de intimidad y abir en la piel desgarrada un posible vínculo emocional. De la misma forma que cuando alguien se abre y comunica sus heridas invisibles, se puede formar un vínculo emocional.

El Huffington Post ha pedido a sus usuarios que envíen fotos de sus "cicatrices más bellas", alterando la noción común que se tiene de estas heridas visibles. 

"Es un poco difícil notarlo en esta foto, pero tengo cicatrices en mis brazos luego de varios intentos de suicidio en la adolescencia. No me da pena mostrar estas cicatrices, porque me recuerdad todo lo que he avanzado desde esos días oscuros, y estoy orgullosa de lo duro que he trabajado".

--Anna Snyder, Moderadora de comentarios, The Huffington Post

"Problema intestinal. Como adolescente my pediatra decía que toos mis síntomas estaban en mi cabeza--así que esta marca es un recuerdo indeleble de que debo escuharme a mí misma".

[Huffington Post]