*

X

La memoria inventa imágenes para llenar los vacíos lógicos

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/18/2012

Psicólogos de Yale descubren que la memoria es capaz de distorsionar instantáneamente la realidad para inventar las causas de una consecuencia; ¿es la lógica una función mental de la que es imposible desprendernos para entender el mundo?

Hace no mucho una nota de Pijama Surf reseño el hallazgo de científicos italianos en torno a una propiedad hasta entonces desconocida de la memoria: la posibilidad de que esta se comportara no como un flujo continuo sino como paquetes de información almacenados y utilizados bajo esta otra forma.

En este sentido, psicólogos de la Universidad de Yale realizaron un experimento en el que probaron que la memoria se distorsiona durante unos pocos segundos para formar un “paquete” de episodios coherentes. La mente, dicen Brent Strickland and Frank Keilhave, utiliza “rutinas sofisticadas […] para empacar eficientemente eventos previos conforme estos se envían a la memoria”.

Para descubrir esto, los investigadores mostraron a 58 estudiantes universitarios tres tipos de videograbaciones silentes, cada una con una duración de 30 segundos, en las que se veía a una persona manipulando de distintas maneras una pelota. En el primer grupo, las cintas terminaban con las consecuencias de la acción implícita en el video (por ejemplo, un balón de futbol volando en los aires). En otro tipo, la secuencia final había sido cambiada por una toma totalmente irrelevante (un juez de línea corriendo por la banda de un campo). En el tercer grupo de cintas las imágenes estaban manipuladas y su orden lógico alterado. Finalmente, y no menos importante, en todos los videos el momento crucial de la acción —digamos, ahí donde se viera que una persona golpeara efectivamente la pelota— a veces se mostraba y a veces no.

Luego de ver los videos, los participantes continuaron con una serie de imágenes fijas, de las cuales debían decir si pertenecían o no a la secuencia que recién habían observado. Sorprendentemente, todas aquellas personas que vieron videos del primer tipo, en que solo se mostraba la consecuencia de una acción, tendían a asegurar que habían visto también en la cinta el “momento causal del contacto”, incluso si este había sido retirado de la secuencia.

Esta invención instantánea y distorsionadora de la memoria no se presentó con los otros tipos de cintas, por lo que parece ser que está enfocada a llenar los vacíos lógicos que anteceden a una conclusión presente. El experimento, por otra parte, se repitió con nuevos voluntarios y en otros contextos.

Ahora bien, los resultados de la prueba pueden ser un tanto inquietantes por varios motivos. Uno muy puntual lo señalan los responsables de la investigación, quienes hablan de las implicaciones que este descubrimiento podría tener en el ámbito de la criminología y la investigación policiaca: si la memoria puede inventar hechos en aras de la corrección lógica, ¿cómo saber que el testimonio de una persona está apegado a los hechos reales, objetivos? ¿Cómo saber si un testigo realmente vio a una persona accionando el gatillo de un arma o si solo se trata de una imagen creada por su mente para corresponder a la consecuencia observada?

Por otro lado, el hallazgo nos motiva a preguntarnos qué tan profundas son estas formas lógicas con que nuestra mente entiende la realidad, si de verdad es posible romper con ello y si esto no significaría atentar contra nuestra propia naturaleza. O si, por el contrario, hacerlo resultaría en el descubrimiento del vacío que probablemente se esconde detrás de todos esos mecanismos que la mente humana ha configurado durante siglos y siglos de desarrollo para protegerse del mundo esencialmente hostil que la rodea.

[BPS Research Digest]

Nuestros antepasados tuvieron mucho sexo con los Neandertales, afirman especialistas

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/18/2012

Hasta el 4% del genoma humano es ADN Neandertal, lo cual significa que nuestros antepasados copularon enormemente con estos homínidos (a pesar de considerarse recíprocamente "feos"); especialistas explican la razón.

Si el genoma humano actual se compone de ADN Neandertal hasta en un 4%, los especialistas opinan que debió existir muchísimo intercambio genético —es decir, sexual— con esta especie de homínido.

Lo curioso es que desde una perspectiva natural —evolutiva, genética— esto no puede ser fruto del azar, sino que debe obedecer a una razón científicamente constatable. Entonces, ¿cuál es la causa de esta obsesión copulatoria con los neandertales?

Para responder, Michael Barton y Julien Riel-Salvatore —de las universidades Estatal de Arizona y Colorado Denver, respectivamente— idearon un modelo que rastrea los componentes biológicos y culturales de la interacción entre seres humanos y neandertales, ambos aspectos, dice Barton, imprescindibles para entender este proceso:

Hay una percepción de que la evolución biológica determina la cultura durante el Pleistoceno y que las influencias culturales predominan desde entonces (incluso hoy). La realidad es que ambas fuerzas han trabajado juntas y fueron tan importantes hace 50,000 años como lo son ahora

Así, analizando 120 mil años de información arqueológica, los especialistas aseguran que la razón más probable para la extinción del Neandertal haya sido, simplemente la hibridación: la mayoría demográfica del Homo sapiens terminó apabullando al Neandertal hasta la dominación genética.

En cuanto a los encuentros sexuales sostenidos entre ambas especies, los científicos consideran seriamente la posibilidad de que una y otra, recíprocamente, se miraran con suficiente fealdad como para ver con recelo una posible relación “interracial”, misma que sería objeto de vergüenza e incluso de exilio. Para Riel-Salvatore este sería el primer momento en la historia de la humanidad en que surgiera la noción de “tabú”.

Sin embargo, las rutas migratorias de humanos y Neandertales se cruzarían eventualmente —especialmente en la zona oeste de Eurasia, el hogar de estos últimos— dando lugar a la susodicha hibridación que, según parece, no tiene nada que ver con la superioridad genética. Al respecto dice Barton:

Además del hecho de que desaparecieron, no hay evidencia de que los Neandertales fueran menos aptos como cazadores-recolectores del Pleistoceno tardío que cualquier otro ancestro humano de la época. Parece que fueron tan capaces como cualquier otro. El legado neandertal vive en nuestro genoma biológico y posiblemente en nuestro conocimiento cultural. Pudo haber otras poblaciones parecidas que se integraron en una especie humana global en el Pleistoceno tardío. Nosotros somos el resultado.

[io9]