*

X

Historia del cielo: time lapse registra los "ritmos" de la bóveda celeste por un año

Arte

Por: pijamasurf - 01/13/2012

Artista documenta el cielo por todo un año, creando un mosaico de 360 time lapses sincronizados que de alguna forma registran "la historia" de lo sucedido en una ciudad y en su espejo aéreo

La refinada estimulación visual del cielo, el lugar que ha sido llamado "el lienzo de Dios", ha sido documentada minuciosamente por Ken Murphy con su proyecto "History of the Sky".  Algoritmos cerúleos, patrones secretos de nubes y ventanas azules intermitentes: una estética de la atmósfera.

Murphy colocó una cámara 1 año en el techo del Exploratorium de San Francisco, la cual programó para que tomará una imagen del cielo cada 10 segundos por todo un año.  El mosaico del cielo muestra 360 time lapses, cada uno representando un día, organizados cronológicamente y sincronizados del amanecer al atardecer. 

Las primeras imágenes surgen como si fueran las gráficas del volumen de una música azul, que va registrando los tonos más altos, hasta amalgamarse en un dibujo de bits que, como las nubes en el cielo anudadas a la mente, forman figuras zoomórficas o destellos de un lenguaje arcano.

Si pensamos que el cielo --la atmósfera: la luz, las nubes, la niebla y el viento-- están ligados al hombre y a la ciudad, son en cierta forma espejos, y se transforman conforme a lo que se produce en un lugar (y quizás también se modifican por los pensamientos de sus habitantes, que son haces en ese espejo)... ¿Cuál es el texto que escribe el cielo de San Francisco durante ese año de grabación, qué palabras diáfanas se desvanecen en el azul? 

[InfoEsthetics]

Revelan segunda inscripción maya que hace referencia al 21 de diciembre del 2012

Por: pijamasurf - 01/13/2012

El INAH da a conocer la existencia de una segunda inscripción maya, "El Ladrillo de Comalcalco", que hace referencia a la mítica fecha del 21 de diciembre del 2012, reactivando la polémica en torno a las interpretaciones apocalípticas del calendario maya

La agencia de noticias AP ha dado a conocer un boletín de prensa del Instituto Nacional de Antropología de México (INAH) en el que se menciona la existencia de una segunda inscripción maya en la que se refiere al 21 de diciembre del 2012, la fecha en la que se ha intentado proyectar una especie de evento apocalíptico.  

La inscripción conocida como el "Ladrillo de Comalcalco" hace referencia a esta fecha pero no se tiene claro (o al menos no se ha revelado) si los mayas consideraban en este caso la fecha como especialmente ominosa. Según el especialista David Stuart este glifo podría tratarse de una fecha histórica más que profética.

Arturo Méndez, vocero del INAH, dijo que el fragmento de la inscripción fue descubierto hace varios años y ha sido estudiado extensamente por expertos. Actualmente la inscripción se mantiene resguarda del público.

Además del Monumento Tortugero en Macuspana, Tabasco, no existía ninguna otra referencia específica conocida dentro de la cultura maya a la mítica fecha de 21 de diciembre del 2012, en la que según algunos mayistas concluye una cuenta del calendario de 5128 años, 13 baktunes. El Monumento Tortugero, que al igual que el Ladrillo de Comalcalco tiene alrededor de 1300 años,  sí menciona el descenso del dios Bolon Yokte, el 21 de diciembre del 2012.

El misterioso Bolon Yokte según algunas interpretaciones significa Dios Pie 9 o hasta Pie de Jaguar-Pie de Árbol, y es relacionado con el axis mundi o árbol de cocodrilo en el centro de la galaxia, el cual según otras interpretaciones, como la de John Major Jenkins, se alineará con el Sol en el solsticio de diciembre de 2012. Por otro lado se ha esbozado la teoría de que el Monumento Tortugero, y la profecía del 2012, en realidad no pertenecen a la cultura maya sino a la olmeca.

El INAH mientras tanto ha dicho que la fiebre apocalíptica en torno a las mayas y al 2012 es una total malinterpretación de su cultura. “El pensamiento mesiánico de Occidente ha tergiversado la cosmovisión de antiguas civilizaciones como la maya”, señaló el jueves el INAH en su comunicado.

Pese a esto resulta un tanto extraño que alimente el fuego con este comunicado de prensa global --con replicas en cientos medios internacionales-- si justamente buscan lleva la discusión del mundo maya hacia una dirección más seria, académica y refutar lo que consideran seudociencia y fanatismo.

Casualmente o no, el próximo año Comalcalco será sede del evento internacional del Mundo Maya 2012 que promueve el gobierno federal mexicano, como parte de un programa turístico que, desde su concepción, claramente busca capitalizar la parafernalia psicomilenarista que rodea a esta fecha. El portal de la Secretaria de Turismo explica, según lo dicho por la Secretaria Gloria Guevara Manzo, en el evento de presentación de este programa en el cual participó Felipe Calderón:

"Detalló que el 21 de diciembre de 2012 es una fecha significativa en la cuenta del Calendario Maya, ya que ese día concluye el ciclo de 1 millón 877 mil días, el cual inició en el año 3 mil 114 antes de Cristo, por lo que a partir de ese día se inicia una nueva era".

Al parecer, con un marketing escatológico, el gobierno federal promueve el 21 de diciembre del 2012 como el inicio de una nueva era --lo cual queda patente también en el slogan que acompaña al logo del programa: "La cuenta que hara historia... Una nueva era comienza".

Esta afiliación al new age del gobierno de México podría estar relacionada también con la noticia de un documental a realizarse por Raul Julia-Levy que promete revelar los secretos de los mayas en torno al 2012 y a una supuesta vinculación con seres extraterrestres. Esta noticia dio vuelta en todos los diarios mainstream del mundo, citando a un funcionario del gobierno de Campeche que prácticamente, según la información recirculada, aceptaba que se habían encontrado inscripciones en las que los mayas hacían referencia a una civilización extraterrestre.

La información tiene varias lecturas. Por un lado se puede pensar que el gobierno mexicano simplemente busca dinamizar la economía y a la vez hacer negocio entre particulares promoviendo el turismo apocalíptico, y para esto entra al juego de la especulación y la conspiración, haciendo un teaser de su producto. Por otro lado podemos pensar que esta promoción new age-milenarista es parte de un programa que va más allá del gobierno mexicano y se entrelaza mundialmente como una especie de operación de inteligencia que busca inseminar meméticamente a las masas para crear una atmósfera global que se vaya intensificando en la medida que se acerque la fecha, creando así un estado mental que puede ser usado políticamente. Y por último podemos pensar que simplemente es parte de un proceso de revelación que trasciende a los gobiernos e instituciones: la conciencia misma que se moviliza y depura avanzando hacia su  máxima cita planetaria. Justamente en el entendimiento de lo que significa la palabra apocalipsis: revelación. Más allá del control y la conspiración: la información que está viva y quiere liberar.

Nosotros actualmente no nos inclinamos con certeza por ninguna de estas alternativas en torno al fenómeno masivo-mediático-mental del 2012. Pero sí hacemos una observación: si bien el INAH lúcidamente menciona que nuestra concepción milenarista del fin del mundo es proyectada a la cosmovisión maya, de un tiempo cíclico, también es cierto que dentro de esa cosmovisión cíclica del tiempo cabe pensar que los mayas trazaron mapas cronológicos para determinar nuevos estadios en el proceso evolutivo del ser humano, el planeta y su relación con el cosmos. De la misma forma que cada cosa atraviesa un ciclo, e incluso cada cosa dentro de cada cosa (como un órgano y hasta una célula dentro de un cuerpo) atraviesa un ciclo que bajo cierta perspectiva es particular pero que desde otra más amplia es parte intergral de todo un sistema, es posible que los mayas hayan sido capaces de detectar ciclos más grandes. Así, por ejemplo, en un año podemos determinar que el equinoccio de primavera o el solsticio de invierno marcan el inicio de un nuevo ciclo y el final de otro -- y aunque son parte de un flujo o continuum se puede demostrar que son indicadores de un cambio en la naturaleza. Tal vez estos ciclos anuales --o ciclos más largos como el de la actividad solar-- sean fractales de ciclos de mayor duración --y como tales tengan una serie de particularidades, energías, por así decirlo.

En este sentido quizás no sea mera imprecisión seudocientífica decir que, sobre todo, lo que significa esta mítica fecha es un cambio de ciclo. Sí, una nueva era, pero una nueva era que es parte de un flujo, de todo un proceso, que tiene solamente a esta fecha como marcador símbolico, como hito agregador e hipervinculante. Y, además, una nueva era como tantas que yan han cursado por la Tierra en eones. Su carácter único y especial es que nos toca a nosotros, bajo esta coordenada existencial, atravesarla, en el presente (cuyo portal o potencia siempre es la eternidad) y hacer de ella lo que podamos, según nuestra capacidad de creación o de alineación con las fuerzas del cosmos.

[Red Ice Creations] 

*Esta entrada originalmente tenía un error al haber confundido 1 millón 877 mil días de una cuenta del calendario maya con 1 millón 877 mil años.