Pijama Surf

¿Es el empleo un sistema obsoleto en la actualidad?

El empleo es un concepto que, afortunadamente, podría volverse pronto obsoleto; el trabajo y la creación de un valor para la sociedad poco tienen que ver con la esclavización de las personas ante un empleador.

Por: Javier Barros Del Villar - 13/11/2011 a las 23:11:36

“La emancipación siempre llega puntual, llegar tarde a esa cita sería un pecado”

Con la consolidación de las tecnologías digitales como un pulso omnipresente en nuestra cotidianidad, las estructuras sociales, los patrones culturales y los conceptos rectores de la psique colectiva han experimentado una transformación tan radical y acelerada que quizá seamos parte de la mayor revolución sociocultural de la historia humana. 

Y al igual que toda transformación, este proceso ha cobrado múltiples “víctimas”, es decir, aquellas instituciones, sistemas y organismos que no son capaces, por su propia naturaleza o por simple abstinencia, de sintonizarse con las pautas del actual escenario. Y entre estas “víctimas” podemos considerar la pérdida de miles de negocios y millones de empleos que han dejado de ser relevantes para las tendencias socioeconómicas que rigen esta nueva realidad.

Un caso interesante es el de las oficinas de correo, que año con año, desde hace una década, han visto cómo el número de usuarios que recurren a sus servicios va desplomándose. En el caso de la oficina estadounidense de correos, el U.S. Postal Service, ha perdido tantos usuarios que incluso se maneja la posibilidad de su cierre en el corto plazo, lo cual dejaría sin empleo a cerca de 600,000 personas (tan solo en los últimos 4 años los envíos disminuyeron un 22% ante la masiva popularización y tajante practicidad de herramientas como el correo electrónico).

Cada nuevo programa de computadora que se estrena hace básicamente lo que hasta hace poco era tarea de una persona, solo que el primero lo hace de una manera más rápida, barata y efectiva. Y por esta razón la digitalización o la robotización de millones de labores emerge como una tendencia ineludible. Por otro lado los gobernantes afirman, de manera sistemática y en prácticamente todo país, que el gran problema es la falta de empleo, una postura un tanto contradictoria cuando coexiste con la promoción y el financiamiento del desarrollo tecnológico. Y precisamente esto es lo que Douglas Rushkoff, tal vez el más brillante teórico de los medios y un lúcido analista socioeconómico, se ha atrevido a cuestionar en un artículo publicado en CNN y titulado “Are Jobs Obsolete?”. ¿Es en verdad el desempleo un problema fundamental o en realidad se trata de una inercia retórica que ya no necesariamente encaja en la vida contemporánea? 

“Me da miedo siquiera preguntarlo, pero ¿desde cuándo el desempleo se convirtió en un problema? Entiendo que todos queremos nuestro salario, o al menos queremos dinero. Queremos alimento, techo, vestido y todas esas cosas que el dinero puede adquirir. ¿Pero de verdad queremos empleos?”, cuestiona el también profesor de la New York University. 

Parece que el empleo, y no la productividad, se ha convertido en la meta a largo plazo de la estrategia económica de distintos gobiernos, entre ellos el de Estados Unidos (al cual se refiere Rushkoff en su artículo). Si tomamos en cuenta que en el mundo se produce casi el doble de alimentos de lo que los 6 mil millones de habitantes necesitamos, entonces quizá no se trata de que no haya recursos para que todos vivamos, sino que “necesitamos” de un sistema que nos obligue a merecer el sustento que recibimos (algo relativamente absurdo, pues hay millones de personas que trabajan jornadas de hasta 16 horas diarias y apenas ganan para sobrevivir). 

El empleo es un concepto relativamente nuevo. Las personas siempre han trabajado, pero no fue sino hasta el Renacimiento, época en donde surgió el primer anteecente corporativo, cuando las personas trabajaban para sí mismas, ya fuese como carpinteros, pastores o zapateros, intercambiando el fruto de su trabajo por otros bienes y servicios que requerían para vivir. En ese esquema los únicos que veían su riqueza disminuir eran los aristócratas, quienes dependían de sus títulos nobiliarios para obtener dinero a partir del esfuerzo de aquellos que trabajaban. Ante ellos las clases gobernantes recurrieron a un nuevo sistema que obligó a todos estos pequeños trabajadores a ceder su trabajo a industrias que tenían la autorización exclusiva para proveer el mercado y fue así como surgieron los conceptos de empleo y de empleados.  

Al igual que en la era industrial, tiempos durante los cuales miles de personas fueron reemplazadas por máquinas, ahora, en la era digital, se ha desatado un proceso similar: las herramientas digitales aumentan la eficiencia, reemplazan a personas y aumentan las ganancias corporativas. Lo anterior resulta ciertamente negativo para los empleados y los sindicatos, pero ¿es en realidad un fenómeno nocivo para nosotros? A fin de cuentas recordemos que ese es el rol original de las tecnologías: facilitar las labores y procesos productivos de una sociedad. 

“La pregunta que tenemos que comenzar a hacernos no es cómo emplearemos a toda esa gente que es reemplazada por la tecnología, sino cómo podemos organizar una sociedad alrededor de algo más allá del empleo.

Pero en lugar de apostar a un nuevo diseño orientado hacia la cooperación y el bienestar compartido, parece que aquellos que controlan los sistemas que nos rigen prefieren seguir incentivando un modelo basado en un mercado de carencias, dentro del cual se negocian cosas que en realidad existen en abundancia y serían suficientes para todos.

“De lo que carecemos no es de empleo, sino de una forma de distribuir con justicia los bienes que hemos generado a través de nuestras tecnologías y una forma de crear sentido en un mundo que ya ha producido mucho más de lo necesario”. 

A lo largo del último siglo se han probado alternativas al sistema capitalista. Una de las más populares fue el comunismo, dentro del cual los bienes eran distribuidos equitativamente, sin embargo, este no representaba un diseño estimulante, que motivase a la población a producir y colaborar, además de que jamás funcionó, por múltiples razones, como estaba pensado. Del otro lado, el más reciente diseño el capitalismo, el libre mercado, opta por simplemente dejar sufrir a aquellos que no son capaces de capitalizarse, esperar a que se diluyan. Pero como hemos comprobado, este modelo también está lejos de ser funcional y, en cambio, promueve un gran abanico de “anti-valores” como la ambición, la competencia, el clasismo y la frivolidad.   

Y es precisamente dentro de esta búsqueda por generar una nueva alternativa al actual sistema que la era digital ofrece una opción interesante: intercambiar información o, mejor dicho, bits, en lugar de bienes. En esta dinámica el escenario es el hiperespacio, y a través de este podemos proveernos, aportando un valor a nuestro entorno, de aquellas cosas que necesitamos o deseamos. Si aceptáramos que el alimento y el hogar son derechos fundamentales de todo ser humano (existe suficiente de ambas cosas para que a nadie le falte), entonces el resto del trabajo que hiciéramos serviría para adquirir aquellas cosas que no son indispensables para nuestra existencia pero que sin duda la enriquecen. Por cierto, estas labores, como programar un software, generar piezas de comunicación, enseñar a distancia o escribir un libro, se pueden realizar de manera independiente, sin necesidad de convertirte en un empleado de alguien (en especial de las grandes corporaciones).   

Tomando en cuenta todo lo anterior, y luego de hacer conciencia sobre esta acelerada transformación en la que estamos inmersos como sociedad mundial, durante la cual muchos de nuestros pilares socioculturales caerán para no levantarse, sería interesante reflexionar si el concepto de empleo es una de las cosas que en realidad queremos salvar. 

Y para concluir podemos afirmar pocas cosas, pero suficientes para coquetear con la idea de consumar un rediseño de nuestra realidad productiva:

a) El modelo actual no funciona (¿Alguien aún lo duda?).

b) La decisión de explorar nuevos horizontes esta solo en nuestras manos. 

c) Estamos frente a una oportunidad histórica para dar una inédita sacudida a nuestra realidad sociocultural. 

d) La respuesta a este reto está seguramente ligada, en alguna medida, a las herramientas digitales y a nuestra relación con el medioambiente. 

e) Si aspiramos a una vida mejor, compartida, sería bueno que nos apresuráramos a encontrar pronto la mejor alternativa posible. 

 Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune

 


Comentarios

  1. Enri dice:

    Ya existe. Se llaman Cooperativas Integrales.

  2. MARCO AURELIO dice:

    muy buen articulo, como sugerencia el Libro de Capitalismo Solidario, arroja una idea que implementada correctamente soluciona este problema, pero nota esto solo funciona para aprendices no para quienes se sientan expertos, saludos.

  3. laura dice:

    Que articulo tan bueno, dice lo que muchos pensamos mas no somos capaces de compartir con el resto, la sociedad de hoy en dia tiene muchas falencias las cuales están claramente descritas en el articulo, mis ideas concuerdan con las expuestas en el articulo y me gustaría que esto llevase a algo más, no solo palabras. Este articulo insita a que haya un cambio mas que necesario en la sociedad. Como es posible que en el mundo hayan suficientes recursos para todos los seres vivos y aun la mayoría se mueren de hambre, mientras en los supermercados y restaurantes votan la comida ya que esta no alcanzo a significar una ganancia monetaria. El sistema capitalista que llevamos hoy en dia no es nada sano, los recursos y riquezas que por derecho son de todos, o mas bien de nadie se están acumulando en muy pocas manos. Otro factor importante que afecta el consumismo de la sociedad son los medios de comunicación que nos incitan desde pequeños a consumir y malgastar los recursos porque si, por una necesidad que no existe sino que ha sido metida a la fuerza en nuestras mentes por los medios; porque creen que las personas comen y se antojan de cosas a pesar de estar llenas? O porque te has comprado un iphone 4 y sale el 5 lo deseas cambiar? Las compañías multinacionales como apple, ya no se preocupan en desarrollar una buena tecnología sino que se enfocan en medios de comunicación para que las personas sigan comprando sus productos aunque no haya mucha diferencia con el anterior, con una pantalla mas ancha basta para que todos decidan comprar el siguiente producto, les aseguro que llegaremos al iphone100 y no habrá un avance significativo que respalde tantos recursos desperdiciados. Me frustra ver como nos hemos vuelto así de consumistas y le damos un valor material a la felicidad y a la satisfacción, mas no podemos hacer mucho que digamos para cambiar el transcurso que llevamos porque se aseguran que los mismos “anti-valores” sean incentivados en las siguientes generaciones desde muy pequeños, cuando sus mentes son mas vulnerables y no hacen uso de la razón y la moral. No la solución no es generar mas empleo, pero los gobiernos lo saben sino que no quieren ver de frente el problema mayor, deciden taparlo dar soluciones que a la larga empeoran todo nuestro sistema social que esta OBSOLETO, pues crea mas daños que bienes colectivos. Yo como la mayoría de nosotros, estoy sufriendo una crisis como sintoma de esta sociedad, pues ya ni se que estudiar porque no quiero ser parte de esta sociedad consumista egoista en donde para lograr la prosperidad a lo largo del camino hay que arrancarle los bienes al otro, sin embargo por más que quiera no puedo evitar ser parte de ésta ya que como todos, necesito del dinero para vivir. De cierta forma somos todos víctimas y victimarios en esta sociedad, es un circulo vicioso y hasta que las grandes compañías y las personas con poder decidan dar un cambio para bien de la humanidad y del mundo entero, estaremos de manos atadas viviendo en una pesadilla de la que pocos despiertan y logran razonar.

  4. pennylane dice:

    Muy interesante.

    Aquí algo que tener en cuenta http://www.krisis.org/1999/manifiesto-contra-el-trabajo

  5. Hyper dice:

    No ese sistema es muy eugenista!! checalo bien, saludos!!

  6. NEUE dice:

    La pirámide de la deuda global está paralizando poco a poco al mundo entero… A esto se añade el alto nivel actual de desempleo, que será crónico, por ser un “desempleo tecnológico“. Los trabajos no van a volver.

    Nuevos sistemas han impuesto nuevas estructuras y necesidades, y han hecho obsoletas muchas cosas. El desarrollo y uso de la tecnología han crecido de forma exponencial. Y la automatización del trabajo, o mecanización, continuará, siempre que tenga sentido. Por ejemplo, todos los trabajos monótonos son fáciles de automatizar. La automatización del trabajo mediante tecnología es la base de las grandes transformaciones sociales de la Historia. Desde la revolución agrícola y la invención del arado, a la revolución industrial y la invención de los motores, a la actual era de la información con la microelectrónica y los ordenadores. Viendo los avanzados métodos de producción actuales, se diría que la mecanización está evolucionando por sí sola. Si miras a tu alrededor, verás que casi todo lo que usamos se fabrica automáticamente. Tus zapatos, tu ropa, tus electrodomésticos, tu coche… se fabrican con máquinas, en procesos automatizados. La tradicional fabricación de piezas aisladas está en desuso, se tiende a crear el producto completo en un único proceso.
    Nuestra clase media está quedando obsoleta y siendo reemplazada por la automatización. Hoy día, la mecanización es más productiva, más eficiente y más sostenible que la mano de obra en prácticamente todos los sectores de la economía. Las máquinas no necesitan vacaciones, descansos, seguros o pensiones, y pueden trabajar las 24 horas, todos los días. Vencen al trabajo humano en cantidad y en precisión. El trabajo humano repetitivo resulta obsoleto e improductivo en todo el mundo. El desempleo que vemos hoy día es, en realidad, resultado de esta evolución en la eficiencia de la tecnología. Durante años, los economistas de mercado han menospreciado este creciente “desempleo tecnológico” porque siempre aparecían nuevos sectores para reabsorber a los trabajadores despedidos. Hoy, el único núcleo de actividad que queda es el “sector servicios“, que actualmente emplea a la mayoría de los trabajadores de la mayoría de países industrializados. Sin embargo, este sector está siendo amenazado cada vez más por kioskos automatizados, restaurantes automatizados e incluso tiendas automatizadas. Hoy, por fin, los economistas reconocen lo que han negado durante años: el “desempleo tecnológico“, no sólo agrava la actual crisis laboral mundial, causada por la caída de la economía global, sino que, a mayor recesión, más rápidamente se mecaniza la industria. La trampa oculta es que, cuanto más rápido se mecaniza para ahorrar dinero, más gente se despide, y menor es el poder adquisitivo general. Así que, cuanto más barato produzcan las empresas, menos gente tendrá dinero para comprar cosas, por muy baratas que éstas sean.
    El juego de “trabajar por un salario” ya se está acabando. La innovación da sentido a la mente humana, no el incentivo monetario, que ha demostrado ser un obstáculo que interfiere y nos aparta del pensamiento creativo. Esto explica por qué Nikola Tesla, los hermanos Wright y otros inventores que tanto han aportado al mundo, no inventaban por dinero. El dinero sólo parece servirnos como incentivo ante tareas banales y repetitivas que, en realidad, deberían hacer las máquinas. De hecho, muchos trabajos actuales podrían ser absorbidos ya mismo por la automatización… Si se aplicara, el 75% de la mano de obra mundial podría ser reemplazada por máquinas mañana mismo. Por eso, en una Economía Basada en los Recursos, no hay ningún Sistema Monetario de Mercado. No existe ningún dinero… porque no hace falta. Una Economía Basada en los Recursos reconoce la eficiencia de la mecanización, y la acepta. No la combate, como se hace ahora. ¿Por qué? Porque sería irresponsable no aceptarla. Nos interesa la eficiencia y la sostenibilidad.
    Y esto se refleja en el REdiseño de la ciudad en base a las nuevas tecnologías de comunicaciones y la robótica. En el centro, está la Cúpula Central, que alberga el complejo educativo, el centro de transportes, y el ordenador que realiza la operativa técnica urbana. La ciudad es, de hecho, una gran máquina automatizada. Tiene sensores en todos los cinturones técnicos, para monitorizar los procesos agrícola, energético, la producción, la distribución, etc. ¿Haría falta gente para supervisar estos procesos, por si acaso hay un mal funcionamiento o roturas? Seguro que sí, pero muy poca. Cada vez menos, conforme los procesos se vayan mejorando. Al final, en ese tipo de tareas, como mucho, trabajaría el 3% de la población urbana actual. Suficientes, porque será un sistema económico diseñado para cuidarte y asegurar tu bienestar, sin tener que someterte cada día a la pequeña dictadura de un trabajo que, además suele ser técnicamente innecesario o socialmente inútil, sólo para pagar una deuda artificial y poder llegar a fin de mes…

    http://www.facebook.com/note.php?note_id=274556919231406

  7. El trabajo humano será reemplazado por la tecnología, así como en el renacimiento, los aristocráticos fueron afectados porque la labor humana se había afianzado, otorgándole mejores condiciones de vida, la tecnología está presente para ayudar a esa clase social, que es la tiene recursos para montar una empresa, para ella, adquirir una máquina, es una inversión que jugará para su economía a favor, porque en muchos países la mano de obra nunca se puede llegar a pagar, es el servicio más caro que tiene la patronal, sin embargo, una máquina, se descompone, queda absoleta, no hay problemas, el humano, tiene problemas por enfermedad laboral, accidente, no queda absoleto, la patronal debe asistirlo con todos los derecho de ley laboral que rija en el país en donde el suceso se materializa, por ejemplo, en Argentina, los derechos del hombre, a nivel laboral, son extrictos.
    El hombre, en su afán de alcanzar mayores ventajas económicas, hace que sus pares, ( sus empleados) se vean afectados en revalidar sus estudios para no quedar exentos de sus labores) y queden fuera del sistema globalizado, desafectados de sus tareas laborales.

  8. Helena dice:

    En noviembre de 2011 ya habíamos alcanzado los 7,000 millones de habitantes, habría que precisar esa cifra, que ya de por sí es preocupante.

    • ABRELOSOJOS dice:

      ME HARTO DE OPINAR EN LOS FOROS SOBRE EL PROBLEMA DE LA SUPERPOBLACION.
      LA PREGUNTA ES SIMPLE :
      SI EN VEZ DE 7000 MILLONES FUERAMOS 3000 ……¿ TENDRIAMOS ESTE CAOS EN EL MUNDO ?
      ¿ ESTARIAMOS SUFRIENDO ESTA “CRISIS” PREFABRICADA ?
      YA SE VENIA FORJANDO HACIA AÑOS ANTES DEL 11 DE SEPTIEMBRE DEL 2001 EN NUEVA YORK. ESE DIA FUE EL ALDABONAZO….EL GOLPE DE TIMON DE LAS ELITES. NADA QUE VER CON UN PUÑADO DE ARABES CON CUCHILLAS. ESTA GENTUZA TRABAJA A LARGO PLAZO. SOLUCION: PROCREACION MEDITADA,RESPONSABLE Y ASUMIBLE.

  9. Alex Manzo dice:

    Me parece que al ser humano le hace falta desarrollar o potenciar el aspecto social, espiritual, holístico, antropológico, entre otros. Tecnológicamente hemos avanzado muchísimo en los últimos 100 años, sin embargo en los rubros previamente mencionados apenas si ha habido avance. Como especie, tenemos que equiparar todo lo antes dicho con el grado tecnológico en el que nos encontramos. Gracias al arsenal nuclear, me da miedo el pensar que en el dedo de algún presidente(literalmente) este el destino de miles, si no de millones de vidas.

    • Fausto Serrano dice:

      Concuerdo contigo, esperemos que en unos pocos años demos el cambio de era de la información a la era de la sabiduría, es entonces cuando valoraremos de mejor manera los valores que hoy estan ausentes.



Comenta.

Tu email no será publicado. Datos Obligatorios*

 
NULL