*

X
Investigador japonés descubre que los cuervos pueden distinguir símbolos numéricos, capacidad que se creía exclusiva del ser humano.

Tal parece que los cuervos están empeñados en sorprendernos con su inteligencia, antes por medio de leyendas y narraciones y ahora por descubrimientos científicos de sus habilidades que, cada vez que una nueva se revela, podrían conmover al más incrédulo.

En esta ocasión es Shoei Sugita quien nos invita a añadir un elemento más de admiración a los de por sí fascinantes cuervos. Sugita, profesor de morfología animal en la Universidad de Utsunomiya, en Japón, lleva buena parte de su vida profesional y académica dedicado al estudio de estas aves, tanto que se le ha impuesto el mote de Karasu Hakase, “Profesor cuervo”, y por su descubrimiento más reciente asegura que los cuervos pueden distinguir símbolos numéricos, esto es, que tiene algún tipo de cognición numérica, capacidad que se creía exclusiva del ser humano.

La prueba mediante la cual Sugita llegó a esta conclusión consistió en marcar dos cajas con los símbolos “2” y “5”, mismas que metieron en las jaulas donde se encontraban ocho cuervos salvajes. De ambas cajas únicamente la que estaba marcada con el número 5 contenía comida en su interior. En esta primera prueba los cuervos acertaron en un 70% al elegir la caja con comida.

El experimento continuó cambiando el símbolo en la tapa de la caja, utilizando distintas formas geométricas en distintos tamaños y también los guarismos que van del 2 al 8. Estas variaciones, sin embargo, no alteraron la asertividad de las aves, que eligieron el contenedor correcto en un 70%-90% de ocasiones.

Los resultados sugieren que los cuervos consideran cognitivamente los símbolos numéricos en una categoría especial, aparte de otros objetos o cosas más simples. Quizá el siguiente paso sea investigar sobre el nivel de abstracción mental de que son capaces estas aves.

“Queremos revelar más sobre la ignorada inteligencia de los cuervos”, dijo el profesor Sugita.

[Telegraph]

La famosa Marlice van Vuuren confronta a una manada de cheetahs en su natal Namibia provocando un radical encuentro entre felino y humano

La sexy y valiente conservacionista Marlice van Vuuren confronta y empatiza con una manada de cheetahs en Namibia en este espectacular video donde se conjugan la sensualidad felina y la femenina y la excitación que provoca enfrentarse a la salvaje otredad —el peligro y el descubrimiento.

Lo interesante del video es que Marlice no solo confronta su miedo (el cual parece haber superado hace mucho), también confronta a los también llamados guepardos en su miedo al ser  humano y provoca una relación que casi podríamos llamar catártica.

Marlice van Vuuren creció en Namibia en un rancho donde se dio refugio a decenas de animales heridos y cerca de la comunidad nativa de Bushmen (es una de las pocas personas de raza blanca que puede hablar la lengua de esta etnia). Su infancia la acostumbró a un maravilloso entorno de convivencia con la naturaleza, incluyendo los grandes gatos depredadores.