*

X

Televisores cubanos, ¿emblema de penuria o de liberación material? (FOTO)

Arte

Por: pijamasurf - 08/02/2011

La lente de Simone Lueck nos ofrece una serie de fotografías con un extravagante protagonista: viejos televisores varados en la isla de Cuba; desechos tecnológicos todavía en uso que nos invitan a reflexionar sobre el excesivo valor que damos a la novedad y el “update” en la vida contemporánea.

La “condición insular” —fórmula que parecería apropiada también para nombrar algún raro trastorno de la mente o la personalidad— alude al particular desarrollo que una isla experimenta a lo largo de su historia, especialmente si, como en Japón e Inglaterra, esta sirve de territorio a una población de número considerable que poco a poco ha ido edificando ahí su país natal (aunque también, en el caso de la evolución natural, la flora y fauna de una isla son sumamente peculiares, como en Madagascar o Tasmania). Al estar separadas de tierra firme, rodeadas únicamente de aguas no siempre tranquilas y navegables y relativamente alejadas del continente, en loca carrera entre la población y los recursos disponibles, las islas adquieren un estatus especial, obligando a sus habitantes a imaginar formas de adaptación novedosas o, en el peor de los escenarios, llevándolos a la conquista y colonización de territorios aledaños, como pasó con los imperios inglés y japonés en el siglo XIX.

Sin embargo, en Cuba, aunque también una isla, la situación actual y desde las últimas décadas del siglo pasado es diametralmente opuesta a la de dichas naciones de supuesto súper desarrollo. La vanguardia tecnológica de Japón o el altísimo costo de la vida en Inglaterra contrastan brutalmente con la estrechez en la que vive la población cubana. Si bien sus índices de alfabetización y salud se ubican entre los mejores del planeta, los cubanos han tenido que sobrellevar la marginación en muchos de los aspectos que en otros países de Occidente consideraríamos habituales —o que incluso pensamos imprescindibles, aunque no lo sean tanto.

Quizá uno de los mejores símbolos de esta banalización de lo necesario o la ornamentación de lo superfluo sea un aparato que, a estas alturas, nos sorprendería encontrar en su forma primitiva de 20 o 30 años de antigüedad, ahora que todos son plasma y pantallas planas y LCD: el televisor.

Como resultado del bloqueo mercantil que Estados Unidos mantiene alrededor de la isla desde 1963, el rezago cubano en televisores es notorio. Los modelos que sirven en los hogares cubanos como instrumentos de información, pero también de entretenimiento, son, en cierta forma, desechos de otra época y también de otras latitudes, provenientes sobre todo de Estados Unidos y Rusia (o la extinta URSS). Con solo dos estaciones controladas, como el resto de los media, por el gobierno, los cubanos sintonizan en esos anquilosados aparatos noticias, transmisiones deportivas (léase béisbol), programas educativos, telenovelas y películas de Hollywood.

Los curiosos retratos que presentamos a continuación se los debemos a la lente del fotógrafo Simone Lueck, cuya mirada supo resaltar al televisor como protagonista de la serie y emblema de la precariedad, insertándolo al mismo tiempo en el contexto de penuria material en el que se desarrolla la vida cotidiana en Cuba.

Sin embargo, más allá de inclinarnos por una postura o por otra, de emprender una encendida defensa del sistema cubano o de unirnos a sus detractores, las imágenes nos invitan a reflexionar al menos sobre un aspecto: la tiranía de la novedad y la perpetua actualización a la que nos somete este modo de vida en el que consumimos, tanto como podemos (que nunca será tanto como quisiéramos), todos esos gadgets que creemos indispensables para completar nuestra existencia, sin ver que, después de todo, podrían no ser tan importantes.

 

[boingboing]

"Anadenanthera", el documental sobre el árbol de DMT

Arte

Por: pijamasurf - 08/02/2011

Se estrena un poético proyecto documental sobre el árbol Anadenanthera, usado en Sudámerica para preparar el "snuff" chamánico conocido como yopo.

El fotomontaje documental  Anadenanthera, realizado por el cineasta Benjamín Gelcich y la conservadora arqueológica Francisca Gili, se estrenará el 8 de agosto en  la Cienteca Nacional de Santiago de Chile, en lo que seguramente será una buena sesión de cine psicoactivo.  Anadenanthera es el nombre de una especie arbórea que contiene al menos tres moléculas enteógenas: la bufotenina (5-OH-DMT), el N.N. DMT ("la molécula del espíritu") y el  5-MeO-DMt ("la molécula de Dios").

Con las semillas, corteza y hojas de este árbol, que llega a medir hasta 20 metros y se caracteriza por unas flores amarillas esféricas, se fabrica el polvo chamánico conocido como yopo, el cual generalmente se inhala y en ocasiones se mezcla con la liana usada en la preparación de la ayahuasca, B. caapi.

En realidad el principal ingrediente psicodélico del yopo es la bufotenina, también encontrada en algunos sapos, ya que su concentración de 5-MeO DMT y DMT es menor (generalmente para extraer estos psicodélicos se usan otras plantas como la Psychotria viridis —las semillas de ambas plantas son legales y pueden adquirirse por Internet).

El trabajo de Benjamín Gelcich tiene ecos visuales de lo realizado por Stan Brackage en clásicos como Mothlight, cortando las hojas —o las alas— en el vértigo psicodélico intramolecular:

"Este proyecto cuenta con un amplio registro fotográfico realizado mediante lupa binocular y microscopio tanto de la semilla como de las hojas de este árbol. Los realizadores también registraron el lugar endémico de origen, los paisajes involucrados en la ruta de intercambio y las tabletas utilizadas para su consumo".

[Proyecto Anadenanthera]