*

X

El 0.18% de la población concentra el 45% de la riqueza en México

Política

Por: pijamasurf - 08/04/2011

Datos oficiales muestran que el 45% del producto interno bruto en México se concentra en las manos de solo el 0.18% de la población, un caso de desigualdad extrema sintomático del sistema económico que prevalece .

El nivel de desigualdad que impera en el mundo tiene en México, el país con el hombre más rico, una de sus manifestaciones más deplorables. Datos oficiales muestran que los activos de solo 203 mil 23 inversionistas concentran el 45% del  total de la economía nacional. Este grupo de inversionistas, que equivale al 0.18 por ciento de la población, sumó en junio 6 billones 122 mil 632 millones de pesos, según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Siguiendo la tendencia del sistema de aumentar la brecha entre la élite financiera y las clases media y baja, 12.2 millones de mexicanos cayeron en la pobreza en el transcurso de este sexenio.

Mientras tanto, el valor de los activos de los inversionistas en el mercado bursátil ha crecido  53.77 por ciento desde el 2008.

Parte endémica del sistema financiero global parece ser favorecer a los que diseñan el sistema (o lubrican a los que lo diseñan) por sobre aquellos que sirven como mano de obra facilitando los recursos naturales del planeta para la explotación.

[La Jornada]

Las corporaciones son personas y como tales deben de ser protegidas

Política

Por: pijamasurf - 08/04/2011

El precandidato a la presidencia de Estados Unidos Mitt Romney declara que "las corporaciones son personas", por lo cual no deben de ser afectadas en el esquema de reducción de la deuda del país.

En una muestra más de cómo la corporatocracia ejerce su hegemonía —política y mental—, uno de los contendientes principales a la candidatura republicana a la presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney, declaró que "las corporaciones son personas" y por ende merecen ser protegidas.

Las declaraciones de Romney ocurrieron en Iowa, cuando un ciudadano le preguntó porque se está enfocando en las reformas de entitlement, el plan de reducir los beneficios que reciben los ciudadanos  —como jubilación y servicio médico— y no en pedir a las corporaciones que compartan parte de esta carga en la crisis de la deuda. Romey, ex CEO de importantes compañías financieras, dijo:

"Las corporaciones son personas mi amigo... claro que lo son. Todo lo que las corporaciones ganan al final se va a las personas. ¿A dónde crees que se va ese dinero? ¿A los bolsillos de quiénes? A los bolsillos de las personas. Seres humano mi amigo".

Romney tiene razón: las ganancias de las corporaciones se van a las personas, solo que esas personas no son los trabajadores, sino un selecto grupo de ejecutivos y CEOS que viven en el Olimpo corporativo. Romney confunde corporación con cooperativa y hace ostensible la farsa del lobby que se está manifestando cada vez más en Estados Unidos, donde son las corporaciones las que legislan y diseñan la política económica. Quizás un enunciado más acertado sería decir "los políticos y los partidos son corporaciones".

El partido demócrata condenó las declaraciones de Romney, señalando que "ese es un gran mensaje para las personas que luchan para sobrevivir. ¡No se quejen, las corporaciones son personas también!". Esta queja, sin embargo, es una mera fachada, parte del simulacro de colores y polaridades que es la política estadounidense. El Partido Demócrata también considera que las corporaciones son personas, personas superiores, solo hay que preguntarle a Obama, quien pese a anunciar que acabaría con la mafia de Wall Street en su campaña, salvó a los bancos y premió a los responsables de la crisis del 2008 con la totalidad de su gabinete financiero.

Las corporaciones son personas cuando les conviene, cuando se trata de recibir los beneficios del sistema económico y de ser privilegiadas por la inversión y el apoyo del gobierno, pero cuando se trata de ser castigadas por violar la ley, se convierten en entidades abstractas que no pueden sancionarse, creando el escudo piramidal perfecto para los CEOs del planeta.

Romney aseguró también que "hubo un tiempo en el que en este país no se celebraba atacar a las personas por su éxito". Un éxito que ha sido cuidado minuciosamente por personas como Romney .

Por otro lado el Super Congreso  creado para decidir cómo se reducirán 1.5 billones de dólares en los siguientes años gozará de impunidad y no tendrá que revelar sus decisiones al público, lo cual parece estar diseñado específicamente para impedir que las masas se enteren de que las reducciones no afectarán a las corporaciones y a las personas que las controlan.

[Huffington Post]