*

X

¿Efecto cien monos? Mandriles aprenden a cubrise los ojos cuando quieren estar solos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/04/2011

Mandriles en California aprenden a cubrirse los ojos para comunicar su deseo de soledad. ¿Será esta una nueva manifestación del efecto de "cien monos" en el que la información se distribuye por toda una especie sin mediar el contacto directo?

¿Evolución horizontal, resonancia mórfica o solo sofisticación social? Los mandriles, la familia más grande entre los monos, han aprendido a ponerse las manos sobre los ojos cuando quieren que se les deje a solas.

Este gesto nunca había sido visto antes y según expertos es evidencia de una cultura social entre los animales —aunque podría ser algo más que eso.

Investigadores de la Universidad de California en Berkeley creen que el gesto se le ocurrió a uno de los mandriles y luego sus amigos lo empezaron a copiar.

Ninguna otra especie de monos usa este gesto que, con los ojos abiertos, no es para bloquear el sol.

En 1999 los cuidadores de un zoológico vieron a una joven mandril —Milly— hacer este gesto, pero no fue hasta el 2007 que los científicos descubrieron su significado. Actualmente todos los mandriles del zoológico, incluyendo los de generaciones posteriores, usan este gesto para comunicarse.

Habría que estudiar ahora si otras poblaciones de mandriles empiezan a usarlo con idéntico fin o si al menos lo aprenden con mayor facilidad una vez que ya existe en el campo morfogenético de su especie.

El biólogo Lyall Watson introdujo el concepto del "Efecto de los Cien Monos" a partir de la observación realizada en los años 50 con una población de macacos en Japón. Primero un mono aprendió a lavar camotes en un río cercano, luego fue seguido por sus padres y familares más cercanos. Así hasta que en 1958  se llegó a un punto crítico en el que después de que cierta cantidad de monos aprendieron a lavar los camotes (se usa el ejemplo del número 100 como detonador simbólico), esta conducta se transmitió a todos los monos. Y no solo eso: más allá de la isla, en otras poblaciones de monos macacos, los científicos detectaron el aprendizaje de esta conducta, según documenta Watson.

¿Aprenderán todos los mandriles del mundo a cubrirse los ojos para comunicar su deseo de soledad? ¿Qué información se está comunicando entre nuestra especie en este momento? De tal forma que lo que aprendan los niños en Japón o en Uganda se podría transmitir a todo el mundo, y tal vez tengas dentro de ti ya una habilidad inexplorada que no tuviste que aprender por ti mismo (como si la hubieras descargado del Internet), la aprendió la humanidad por ti, una nueva y fresca capacidad de...

[Telegraph]

Delfines en Australia han aprendido a utilizar conchas marinas para atrapar peces y luego cenárselos en ese inventivo plato, en una conducta que parece estar transmitiéndose de forma horizontal.

Podríamos estar presenciando un brillante caso de evolución adaptativa, horizontal, en el que posiblemente información se transmite dentro de una especie a través de una resonancia mórfica. Astutos delfines han incorporado una técnica de usar conchas para atrapar peces, usando este cul-de-sac marino para asegurar su cena

Pero lo asombroso es que si bien esta técnica ya había sido observada por investigadores de la Universidad de Murdoch en Australia, en diciembre de 1996, de esa fecha al 31 de  julio de 2007 solo fue observada seis veces. En contraste, durante los últimos 4 meses ha sido observada más de seis veces, haciendo pensar a los científicos que la conducta podría estar esparciéndose de forma horizontal.

Los delfines de Shark Bay aprendieron antes a usar una esponja para proteger su sensible hocico de la arena del fondo del mar cuando sondean peces a esa profundidad. Pero este comportamiento se transmitió de madre a hija.

Lo intrigante de este comportamiento es que podríamos estar ante la presencia de innovación cetácea transmitida en forma "horizontal", según sugiere el investigador Simon Allen. 

"La idea notables que hay una interesante posibilidad de que están manipulando el objeto de antemano. Y luego eso puede cambiar al usar la concha como una herramienta", dice Allen.

Existen varios animales que han sido observados usando herramientas —entre ellos, los cuervos, los elefantes, los monos y los delfines—,  pero este caso podría ser extraordinario si esta conducta logra extenderse más allá de una población local hacia toda una especie. De suceder esto podríamos estar presenciando la diseminación de una conducta a través de una resonancia mórfica dentro del campo de información que comparte una especie, algo que ha teorizado el biólogo Ruper Sheldrake de manera fascinante.

Otra manera espectacular de cazar que tienen los delfines es "pastorear" a un cardumen para que se agrupe como una masa casi uniforme a través de la cual se disparan, agenciándose un almuerzo profuso:

[Reuters]