*

X

'I Touch a Red Button Man", la colaboración de David Lynch con Interpol

Por: pijamasurf - 07/13/2011

Nueva videoanimación de David Lynch para una canción de Interpol: un enigmático ser criptozoológico amenaza con apretar un botón rojo en un flujo sonoro.

La banda neoyorquina de indie rock Interpol estrena una animación que hizo David Lynch usando música de su nuevo disco. «I Touch a Red Button Man» es una fabricación de la fértil y enigmática imaginación de Lynch, un personaje críptico  y estilizado que aprieta el botón de pánico con su simpática y mecánica anatomía en un río gris de micropuntos que fluye sónicamente.

Los miembros de Interpol se acercaron al multifacético director de cine atraídos por su obra y después de tomar un poco de café orgánico fabricado por el mismo Lynch, concertaron una reunión en la que idearon la colaboración. En ese entonces el Hombre del Botón Rojo era solamente un dibujo en una hoja de papel. Siguiendo el código de color de este cripto-ser, Interpol le envió el track «Lights» de su álbum homónimo, mismo que tocan en vivo con un show de luces rojas, y de esta forma Lynch dio vida a su engendro.

Nadie sabe bien qué significa «El Hombre del Botón Rojo» (o si él es el que toca el botón o nosotros los que lo tocamos a él), es parte de las telarañas centelleantes de la psique de Lynch y, como es costumbre en este cineasta, se difumina entre lo inconsciente y lo inexplicable.

Te podría interesar:

Los árboles recuerdan de dónde vienen

Por: pijamasurf - 07/13/2011

Estudio de la Universidad de Toronto muestra que los árboles tienen una memoria molecular personal.

Los árboles son una de las especies vivas más longevas del planeta, como si fueran testigos silenciosos del paso del tiempo. Y en sus anillos de sangre verde guardan un tipo de memoria molecular personal de lo que han vivido.

Árboles genéticamente idénticos responden de formas distintas a su medio ambiente, dependiendo de su lugar de origen. Un estudio de la Universidad de Toronto Scarborough mostró que los árboles son sensibles a la influencia del lugar y guardan esto en su memoria.

Los investigadores canadienses estaban interesados en el llamado "efecto de guardería" observado por campesinos y guardabosques. Algunas plantas, aunque clones genéticamente idénticos, crecen de forma distinta en ambientes idénticos, lo que hace suponer que afecta la guardería en la que se criaron.

En el estudio se obtuvieron álamos genéticamente idénticos de Alberta, Saskatchewan y Manitoba. Los árboles fueron sometidos a condiciones de sequía, semi sequía y riego continuo. Los álamos respondieron de manera distinta a estas condiciones según el lugar de donde provenían.

El equipo de científicos descubrió que las diferencias ocurrían a nivel de activación genética. Plantas idénticas de distintas partes de Canadá activaban diferentes conjuntos de genes cuando eran expuestos a la sequía.

"Los descubrimientos fueron bastante sorprendentes", dijo Malcolm Campbell, líder de la investigación, "nuestros resultados muestran que existe una forma de memoria molecular en los árboles donde las experiencias personales de un árbol influyen en cómo responde al medio ambiente".

Árboles u hombres, todos somos hijos de nuestra infancia, como dijera el William Wordsworth con vislumbres prefreudianas: «The Child is father of the Man; I could wish my days to be bound each to each by a natural piety». 

[University of Toronto]