*

X

Personas que viven en la ciudad son más propensas a las enfermedades mentales

Por: pijamasurf - 06/24/2011

¿La ciudad te vuelve loco? Estudio científico sugiere que vivir en la ciudad contribuye a la formación de enfermedades mentales.

Aunque probablemente sea una obviedad quizás no sea inútil hacer énfasis científico en los beneficios de vivir en el campo y en los perjuicios de vivir en la ciudad, al menos para la salud mental. La próxima vez que dudes entre quedarte el fin de semana en la gran urbe para asistir a una discoteca o a un partido de futbol, o salir al bosque y caminar por la montaña,  ten en cuenta que estudios científicos señalan que entre más tiempo pases en una ciudad y entre más grande sea esa ciudad más te expones a la ansiedad, al estrés y posiblemente a la esquizofrenia.

Un estudio realizado por el psiquiatra Andreas Meyer-Lindenberg y publicado en la pretsigiosa revista Nature, reclutó a voluntarios de ciudades, pueblos y  villas alejadas de las ciudades y para que trabajaran en problemas aritméticos mientras Meyer-Lindenberg monitoreaba su actividad cerebral. El psiquiatra alemán descubrió que los voluntarios que vivían en la ciudad mostraron mayor actividad en la amígdala —la parte del cerebro que controla las respuestas emocionales, asociadas con las reacciones de correr o pelear y que es hiperactiva en personas con trastorno de ansiedad social. También encontró que aquellos que crecieron en una ciudad tenían más actividad en la circonvolución anterior del cíngulo, una región que ha sido relacionada en algunos estudios con la esquizofrenia.

Meyer-Lindenberg condujo otro estudio, esta vez con otros científicos incomodando a las personas que resolvían sus operaciones. Los voluntarios que vivían en la ciudad se estresaron más ante la vigilancia de los científicos que los que vivían en el campo.

Según lo expuesto en la revista Nature, incluso el gen más vinculado a la esquizofrenia solo aumenta en un 20% el riesgo, pero esta enfermedad es hasta dos veces más común en las personas que nacen o viven en las ciudades.

Los investigadores ahora planean estudiar la relación entre las enfermedades mentales y el aislamiento social, particularmente en el caso de la inmigración.

[Huffington Post]

Científicos quieren desenterrar a Shakespeare para saber si fumaba marihuana

Por: pijamasurf - 06/24/2011

Al parecer el bardo de Inglaterra fumaba un misterioso cóctel de drogas psicoactivas, quizás para estimular su creación literaria; ahora paleontólogos sudafricanos buscan examinar su cuerpo para conocer más sobre la vida de Shakespeare

¿Estuvieron las inmortales obras del bardo de Inglaterra inspiradas por drogas psicoactivas?  Paleontólogos sudafricanos así lo creen y quieren desenterrar a Shakespeare para probarlo, por lo cual ya han dirigido una petición formal a la Iglesia Anglicana para examinar su cuerpo.

El director del Instituto para la Evolución Humana, Francis Thackeray, dice que sus técnicas no invasivas no afectarían los restos de Shakespeare y podrían también acabar de dilucidar el enigma sobre su identidad. Después se procedería a determinar la causa de muerte y hasta sus hábitos de consumo.

"Si encontramos hendiduras entre su diente canino e incisivo, eso nos dirá que masticaba una pipa, además de que fumaba", explica Thackeray.

Pipas halladas en el jardín de la casa de Shakespeare mostraron rastros de cannabis, de cocaína y de nuez moscada (un alucinógeno gastronómico natural).

Pese a que actualmente se cree que la cocaína no empezó a consumirse en Europa sino hasta la segunda mitad del siglo 19, algunas personas creen que la hoja de coca llegó al Viejo Continente después de la conquista española de Perú, a través de exploradores como Sir Francis Drake. Según el investigador del laboratorio forense Tommy van der Merwe, "Las lecturas que obtuvimos fueron las mismas que si hubiéramos examinado una pipa de crack moderna".  ¿Fumaba Shakespeare, en su pipa que provenía de "Harvard House", crack, el gran bardo y precursor del rap?

La pipa encontrada también tenía rastros de alcanfor, hierba que ha servido como aromatizante, y quinoleína, una sustancia sin propiedades psicoactivas  pero asociada con el tratamiento de la malaria, lo que indica que tal vez la mezcla de Shakespeare consistía en un hermético cóctel visionario-medicinal.

Algunas personas especulan, bajo una dudosa interpretación, que el soneto 76 de Shakespeare es una referencia a una hierba psicoactiva:

Why with the time do I not glance aside
To new-found methods and to compounds strange?
Why write I still all one, ever the same,
And keep invention in a noted weed,
That every word doth almost tell my name,
Showing their birth and where they did proceed?

Por otra parte, recordemos el enigma todavía irresoluto sobre la identidad de Shakespeare: un software que detecta plagios afirma que Shakespere es un colectivo,  una enigmática teoría mística sostiene que Shakespeare es el nom de plume de Francis Bacon (el estadista, padre del método científico, escritor y posiblemente alquimista rosacruz).

Si Shakespeare es Bacon, entonces podríamos tal vez ver en la mezcla de su pipa un preparado alquímico y entender el conocimiento secreto de plantas como la coca como parte de su tradición esotérica, aunque es difícil asegurarlo.

Como hemos analizado aquí, la obra de Shakespeare exhibe claros conocimientos de las ciencias ocultas. Asimismo, el gran erudito Manly P. Hall consideraba probable que Shakespeare fuera una de las manifestaciones de la conciencia avatárica que más tarde encarnaría supuestamente en El Conde de St Germain.

En The Secret Teachings of All Ages, Hall escribe:

«Los ideales filosóficos promulgados a lo largo de la obra de Shakespeare distintamente demuestran que el autor estaba familiarizado con ciertas doctrinas y fundamentos del Rosacrucianismo; de hecho la profundidad de las producciones shakespearianas remarca a su creador como uno de los iluminati de las edades».

[RAW STORY]

[National Geographic]