*

X

Más allá del tabú del incesto: pareja de gemelos conmociona el gay porn

Por: pijamasurf - 06/28/2011

A sus 19 años, Elijah y Milo Peters no solo fornican explícitamente ante las cámaras, lo hacen con ternura y dicen ser novios. ¿Es esta translimitación del tabú (casi autoerótica) la que los ha hecho la gran sensación de la industria?

A primera vista los gemelos Elijah y Milo Peters parecen unos inocentes e hipertonificados adolescentes de la República Checa. Según su canal de YouTube gustan de jugar juegos de rol, comer steak, regodearse en la playa, usar ropa interior con diseños elaborados, molestarse entre sí y trabajar sus cuerpos. Sin embargo, más allá de esta apariencia, quizás para algunos adorable (como sucedáneos de los mancebos de la mitología griega), lo que estos "juguetones" gemelos hacen profesionalmente podría schockear a la mayoría de las personas. Fornican entre sí, con amor, para las cámaras.

En el último año Milo y Elijah se han convertido en dos de lo más controvertidos y populares estrellas de gay porn de la historia. A sus 19 años están dispuestos a destruir el tabú que, incluso en una industria que se alimenta de lo extremo, es demasiado radical para muchos. El incesto entre gemelos o twincest. Si bien el sexo entre gemelas es algo común en la industria del porno heterosexual —apelando a la fantasía masculina, no de que las gemelas copulen, sino de copular con ellas, en su iteración—  la penetración anal característica del sexo gay, ente gemelos, tiene algo más de impactante e incluso polémico en estas regiones donde son pocas las cosas que todavía perturban.

"Mi hermano es mi novio y yo su novio", dice uno de los gemelos en entrevista para la revista Salon. "Es la sangre de mi sangre y es mi único amor".

Esta desfachatez ejecutada con ternura ha hecho que los gemelos revolucionen la industria del porno gay. Desde que debutaron en la página del estudio porno checo Bel Ami, el tráfico del sitio se ha duplicado, llegando a 1.5 millones de usuarios al mes (una cifra equivalente a un diario de circulación masiva). La compañía detrás de los gemelos es la productora más grande de la industria checa de gay porn y la República Checa misma es ya la segunda capital del gay porn después de California.

Parte de lo que crea tanto morbo y excitación por los gemelos es que cuando fornican en las cámaras lo hacen con ternura y disfrutan del acto con lo que sugiere un contenido emocional para complementar el contenido visual de alto impacto —mientras se penetran analmente o practican fellatios, se acarician dulcemente.

Pero probablemente lo que genera mayor atracción, una seducción inconsciente, es el hecho de que ver el incesto entre gemelos proyecta la fantasía autoerótica de tener sexo con uno mismo. Mientras los gemelos copulan, en ocasiones el espectador no logra distinguir quién es Elijah y quién Milo, si a esto le sumamos cómo funciona el porno, a través de las neuronas espejo, generalmente haciendo que en la mente ver pornografía nos haga simular que somos nosotros los que estamos teniendo sexo (los pornstars como avatares), entonces estamos (o las personas que consumen esta pornografía) ante un fenómeno de hipóstasis, de autofellatio y autocoito, en el narcisismo metafísico de la escena-obscena en la que se representa nuestra fantasía de atravesar (penetrar) el espejo.

Otra de las fantasías que explota el porno es la de lo prohibido, violar normas culturales como una especie de liberación de nuestro inconsciente que solo podemos hacer a través de los actores como representaciones de nosotros mismos. Por esto es tan popular en el porno el sexo que rompe las convenciones: de clase (sexo con el jardinero, con el que limpia la piscina o trae la pizza), de autoridad (sexo con la maestra, con el policía), de edad (MILFs, ancianos copulando con adolescentes) y de raza (el popular sexo interracial). Tal vez por esto, para los hombres que ven porno gay, el incesto entrega una última violación de las normas sociales en la puerta trasera del arco iris.

Los gemelos buscan seguir su sueño dorado hacia la fama y amenazan con mudarse a Estados Unidos. Pero deben de tener cuidado en seleccionar su nuevo hogar, ya que en muchos Estados de ese país tener sexo con tu hermano no solo es tabú, sino que es un acto ilegal.

[Salon]

Hombre luchando contra dragón en la nebulosa de Orión: ¿mensaje oculto en las estrellas?

Por: Aleister Cromby and Witch - 06/28/2011

La imagen de un hombre luchando contra un dragón en la nebulosa de Orión nos hace preguntarnos si es simplemente un caso más de pareidolia o un poderoso símbolo grabado en los velos del cosmos.


El dragón es uno de los grandes símbolos en la historia de la psique humana, simbolizando por igual la sabiduría, la energía creativa y también las fuerzas malignas. Para Carl Jung, el mito medieval del héroe que corta la cabeza del dragón representaba un proceso mental arquetípico en el que el héroe de su propia psique atraviesa el oscuro bosque de su inconsciente para afrontar su sombra (y los monstruos de su propia persona) para al hacerlos conscientes, iluminarlos (o asesinarlos), encontrar la sabiduría de la serpiente, el kundalini, llegando a un proceso de individuación desde donde es posible crear.

Tal vez como arriba es abajo y como adentro es afuera y la historia humana de manera enigmática es un reflejo de la historia cósmica, somos actores de un patrón de información, de una especie de código tanto simbólico (narrativas fractales) como matemático que se manifiesta en nosotros. Quizás las imágenes arquetípicas que yacen en el fondo de nuestra mente desde el principio de nuestra historia también yacen en el espejo del universo, como pinturas rupestres en la cueva del espacio sideral. Una tendencia de las formas primordiales y de las grandes narrativas simbólicas a dibujarse en una mente que no necesita de un cuerpo para grabar su memoria.

Si bien esto es una sobrepoetización o sobresignificación de algo que bien podría explicarse como una mera pareidolia (como ver seudoepifánicamente el rostro de Jesús en un tocino, la Virgen en un condón), la constante aparición de formas que tienen un profundo significado para el ser humano en el espacio sideral nos hace preguntarnos, de forma pagana, si las nebulosas y las constelaciones no son en realidad una especie de pantalla que se comunica con nosotros de forma simbólica, deletreando nombres secretos con estrellas y polvo cósmico. El universo entero como un metatexto, un lenguaje luminoso aún no decodificado pero si intuido y ensoñado.

El dragón y el caballero luchando en el cielo, en la nebulosa de Orión, un poco al sur del famoso cinturón del Cazador. Esta nebulosa es la generatrix de estrellas más cercana que tiene la Tierra. Curiosamente aquí los mayas ubicaban Xibalba, el inframundo, pero también según algunas leyendas el axis mundi del universo. En la mitología moderna, los llamados reptilianos, supuestos overlords planetarios, provienen de Alpha Draconis, en la constelación de Orión. La simbología no es poca: ¿debe el hombre descender al inframundo para luchar contra el dragón y liberarse del yugo de eones para convertirse en el creador de un nuevo orden cósmico? ¿Es Orión una especie de estampa postal del Gran Programador, en un universo donde todo está vivo y comunicándose ?

[Bad Astronomy]