*

X

Más allá del tabú del incesto: pareja de gemelos conmociona el gay porn

Por: pijamasurf - 06/28/2011

A sus 19 años, Elijah y Milo Peters no solo fornican explícitamente ante las cámaras, lo hacen con ternura y dicen ser novios. ¿Es esta translimitación del tabú (casi autoerótica) la que los ha hecho la gran sensación de la industria?

A primera vista los gemelos Elijah y Milo Peters parecen unos inocentes e hipertonificados adolescentes de la República Checa. Según su canal de YouTube gustan de jugar juegos de rol, comer steak, regodearse en la playa, usar ropa interior con diseños elaborados, molestarse entre sí y trabajar sus cuerpos. Sin embargo, más allá de esta apariencia, quizás para algunos adorable (como sucedáneos de los mancebos de la mitología griega), lo que estos "juguetones" gemelos hacen profesionalmente podría schockear a la mayoría de las personas. Fornican entre sí, con amor, para las cámaras.

En el último año Milo y Elijah se han convertido en dos de lo más controvertidos y populares estrellas de gay porn de la historia. A sus 19 años están dispuestos a destruir el tabú que, incluso en una industria que se alimenta de lo extremo, es demasiado radical para muchos. El incesto entre gemelos o twincest. Si bien el sexo entre gemelas es algo común en la industria del porno heterosexual —apelando a la fantasía masculina, no de que las gemelas copulen, sino de copular con ellas, en su iteración—  la penetración anal característica del sexo gay, ente gemelos, tiene algo más de impactante e incluso polémico en estas regiones donde son pocas las cosas que todavía perturban.

"Mi hermano es mi novio y yo su novio", dice uno de los gemelos en entrevista para la revista Salon. "Es la sangre de mi sangre y es mi único amor".

Esta desfachatez ejecutada con ternura ha hecho que los gemelos revolucionen la industria del porno gay. Desde que debutaron en la página del estudio porno checo Bel Ami, el tráfico del sitio se ha duplicado, llegando a 1.5 millones de usuarios al mes (una cifra equivalente a un diario de circulación masiva). La compañía detrás de los gemelos es la productora más grande de la industria checa de gay porn y la República Checa misma es ya la segunda capital del gay porn después de California.

Parte de lo que crea tanto morbo y excitación por los gemelos es que cuando fornican en las cámaras lo hacen con ternura y disfrutan del acto con lo que sugiere un contenido emocional para complementar el contenido visual de alto impacto —mientras se penetran analmente o practican fellatios, se acarician dulcemente.

Pero probablemente lo que genera mayor atracción, una seducción inconsciente, es el hecho de que ver el incesto entre gemelos proyecta la fantasía autoerótica de tener sexo con uno mismo. Mientras los gemelos copulan, en ocasiones el espectador no logra distinguir quién es Elijah y quién Milo, si a esto le sumamos cómo funciona el porno, a través de las neuronas espejo, generalmente haciendo que en la mente ver pornografía nos haga simular que somos nosotros los que estamos teniendo sexo (los pornstars como avatares), entonces estamos (o las personas que consumen esta pornografía) ante un fenómeno de hipóstasis, de autofellatio y autocoito, en el narcisismo metafísico de la escena-obscena en la que se representa nuestra fantasía de atravesar (penetrar) el espejo.

Otra de las fantasías que explota el porno es la de lo prohibido, violar normas culturales como una especie de liberación de nuestro inconsciente que solo podemos hacer a través de los actores como representaciones de nosotros mismos. Por esto es tan popular en el porno el sexo que rompe las convenciones: de clase (sexo con el jardinero, con el que limpia la piscina o trae la pizza), de autoridad (sexo con la maestra, con el policía), de edad (MILFs, ancianos copulando con adolescentes) y de raza (el popular sexo interracial). Tal vez por esto, para los hombres que ven porno gay, el incesto entrega una última violación de las normas sociales en la puerta trasera del arco iris.

Los gemelos buscan seguir su sueño dorado hacia la fama y amenazan con mudarse a Estados Unidos. Pero deben de tener cuidado en seleccionar su nuevo hogar, ya que en muchos Estados de ese país tener sexo con tu hermano no solo es tabú, sino que es un acto ilegal.

[Salon]

Te podría interesar:

¿Qué comían los dinosaurios en el Arca de Noé?

Por: pijamasurf - 06/28/2011

Grupo evangélico responde a todas tus dudas bíblicas con rigurosos detalles del Génesis y la épica judeocristiana.

¿Alguna vez te has preguntado qué comían los dinosaurios en el Arca de Noé? Pues la gente del grupo cristiano evangélico Answers in Genesis no solo se ha preguntado esto, sino datos técnicos como cuánto medía el Arca, cuántas personas se necesitaban para alimentar a los dinosaurios y a los otros 16 mil animales, qué hacían con los excrementos de éstos y muchos otros detalles de la épica navegación de Noé y su crew sobre el abismo de las aguas y la furia de Yahvé hasta la llegada del arco iris y la señal luminosa de la paloma.

Con todo, la respuesta a qué comían los dinosaurios no es tan excitante como esperábamos: los grandes saurios comían paja comprimida, semillas y granos. Los carnívoros comían carne seca, carne reconstituida y animales mutilados. Las tortugas marinas gigantes eran una fuente ideal de alimento, así como los peces arrebatados del diluvio.

Según Answers in Genesis "estudios indican que 8 personas podrían alimentar a 16 mil criaturas". Para almacenar a tantos animales, Noé escogió cachorros y animales muy jóvenes para evitar que ocuparan mucho espacio (acaso Dios le debió de haber enseñado genética a Noé antes y además de ahorrarse algunos problemas de organización, hubiera podido incluir a más especies, algunas de las millones que milagrosamente se salvaron sin ir en el VIP del Arca).

Es curioso que este grupo evangélico se meta en el problema de conciliar a los dinosaurios con el Arca de Noé, cuando supuestamente el mundo fue creado por Dios hace entre 6 y 7 mil años. Conciliar la evolución y la teología literal de la Biblia es bastante difícil, pero bueno, al menos lo intentan.