*

X

Más allá del tabú del incesto: pareja de gemelos conmociona el gay porn

Por: pijamasurf - 06/28/2011

A sus 19 años, Elijah y Milo Peters no solo fornican explícitamente ante las cámaras, lo hacen con ternura y dicen ser novios. ¿Es esta translimitación del tabú (casi autoerótica) la que los ha hecho la gran sensación de la industria?

A primera vista los gemelos Elijah y Milo Peters parecen unos inocentes e hipertonificados adolescentes de la República Checa. Según su canal de YouTube gustan de jugar juegos de rol, comer steak, regodearse en la playa, usar ropa interior con diseños elaborados, molestarse entre sí y trabajar sus cuerpos. Sin embargo, más allá de esta apariencia, quizás para algunos adorable (como sucedáneos de los mancebos de la mitología griega), lo que estos "juguetones" gemelos hacen profesionalmente podría schockear a la mayoría de las personas. Fornican entre sí, con amor, para las cámaras.

En el último año Milo y Elijah se han convertido en dos de lo más controvertidos y populares estrellas de gay porn de la historia. A sus 19 años están dispuestos a destruir el tabú que, incluso en una industria que se alimenta de lo extremo, es demasiado radical para muchos. El incesto entre gemelos o twincest. Si bien el sexo entre gemelas es algo común en la industria del porno heterosexual —apelando a la fantasía masculina, no de que las gemelas copulen, sino de copular con ellas, en su iteración—  la penetración anal característica del sexo gay, ente gemelos, tiene algo más de impactante e incluso polémico en estas regiones donde son pocas las cosas que todavía perturban.

"Mi hermano es mi novio y yo su novio", dice uno de los gemelos en entrevista para la revista Salon. "Es la sangre de mi sangre y es mi único amor".

Esta desfachatez ejecutada con ternura ha hecho que los gemelos revolucionen la industria del porno gay. Desde que debutaron en la página del estudio porno checo Bel Ami, el tráfico del sitio se ha duplicado, llegando a 1.5 millones de usuarios al mes (una cifra equivalente a un diario de circulación masiva). La compañía detrás de los gemelos es la productora más grande de la industria checa de gay porn y la República Checa misma es ya la segunda capital del gay porn después de California.

Parte de lo que crea tanto morbo y excitación por los gemelos es que cuando fornican en las cámaras lo hacen con ternura y disfrutan del acto con lo que sugiere un contenido emocional para complementar el contenido visual de alto impacto —mientras se penetran analmente o practican fellatios, se acarician dulcemente.

Pero probablemente lo que genera mayor atracción, una seducción inconsciente, es el hecho de que ver el incesto entre gemelos proyecta la fantasía autoerótica de tener sexo con uno mismo. Mientras los gemelos copulan, en ocasiones el espectador no logra distinguir quién es Elijah y quién Milo, si a esto le sumamos cómo funciona el porno, a través de las neuronas espejo, generalmente haciendo que en la mente ver pornografía nos haga simular que somos nosotros los que estamos teniendo sexo (los pornstars como avatares), entonces estamos (o las personas que consumen esta pornografía) ante un fenómeno de hipóstasis, de autofellatio y autocoito, en el narcisismo metafísico de la escena-obscena en la que se representa nuestra fantasía de atravesar (penetrar) el espejo.

Otra de las fantasías que explota el porno es la de lo prohibido, violar normas culturales como una especie de liberación de nuestro inconsciente que solo podemos hacer a través de los actores como representaciones de nosotros mismos. Por esto es tan popular en el porno el sexo que rompe las convenciones: de clase (sexo con el jardinero, con el que limpia la piscina o trae la pizza), de autoridad (sexo con la maestra, con el policía), de edad (MILFs, ancianos copulando con adolescentes) y de raza (el popular sexo interracial). Tal vez por esto, para los hombres que ven porno gay, el incesto entrega una última violación de las normas sociales en la puerta trasera del arco iris.

Los gemelos buscan seguir su sueño dorado hacia la fama y amenazan con mudarse a Estados Unidos. Pero deben de tener cuidado en seleccionar su nuevo hogar, ya que en muchos Estados de ese país tener sexo con tu hermano no solo es tabú, sino que es un acto ilegal.

[Salon]

Sueños de agua: jóvenes arquitectos planean regresar ríos a la Ciudad de México

Por: pijamasurf - 06/28/2011

Los arquitectos Elías Cattan, Lucie Nguyen y el biólogo Delfín Montañana proponen una cirugía urbana que busca rehabilitar el Río Piedad para transformar la Ciudad de México y revivir su antiguo esplendor natural.

El Valle de México detrás de la mancha urbana, el caos de la sobrepoblación y la mala planeación esconde un pasado glorioso: "La Región Más Transparente", el poético surtidor del origen mítico de los mexicas, un lugar lleno de maravillas naturales caracterizado por sus canales de agua. Hoy en día esos flujos han sido reemplazados por el tráfico incesante (y donde volaban los águilas solo vemos abigarrados espectaculares de publicidad). Pero el esplendor pasado —o al menos un destello reformista de volver a dar vida— perdura en la mente de un par de arquitectos y un biólogo.

Los arquitectos Elías Cattan y Lucie Nguyen y el biólogo Delfín Montañana imaginan rescatar el Río Piedad, un cuerpo de agua que para la mayoría de los ojos citadinos es simplemente un canal de basura y heces fecales pavimentado desde 1952 que corre a lo largo del Viaducto Miguel Alemán (la vía arterial que se convierte en río cada vez que cae una fuerte tormenta en la Ciudad de México).

Ganar de vuelta este río no solo reformaría estéticamente la ciudad y la dotaría posiblemente de áreas verdes, sería también un acto simbólico de renacimiento de entre las fauces fecales y decadentes en las que se encuentra buena parte de esta urbe.

Cattan planea, según una entrevista con el NY Times, una "infraestructura transformacional", detonada por la rehabilitación del Río Piedad, hasta activar antiguas glorias prehispánicas. La propuesta incluye restaurar por lo menos tres ríos y reemplazar algunas vías centrales con un anillo de agua y parques.

Aunque esta idea de "cirugía urbana" parece ser muy buena, como suele suceder con los grandes sueños de los jóvenes se ve obstaculizada por los recursos limitados y las viejas prácticas burocráticas.

“Nuestro plan es desentubar el Río de la Piedad, el cual está oculto desde 1952 y solo arrastra aguas negras. Queremos crear un circuito de agua con parques lineales que hagan atractivo al Viaducto y que, además, generen un microclima templado en una extensión de casi 14 kilómetros, en vista de que el río  cruza por cinco delegaciones, de Poniente a Oriente.

“Estamos hablando de impulsar una transformación urbana que también ayudaría a revivir los ríos Consulado y Churubusco, y de esta forma impulsar corredores biológicos en la zona urbana. Los tres cuerpos de agua poseen caudales moderados y no representa ningún riesgo que corran a cielo abierto, pero limpios, y para ello habría que trabajar desde el nacimiento de los mismos para evitar que las descargas domiciliarias sigan contaminándolos”, expuso Elías Cattan, uno de los arquitectos promotores de la iniciativa.

No sabemos bien qué tan factible es que esto suceda —el proyecto costaría entre 12 mil millones y 15 mil millones de pesos— pero reconocemos a Cattan cierta prosapia utopista al citar al gran Buckminister Fuller, diciendo "Vuelve obsoleto aquello que quieras cambiar ". ¿Ha llegado a la obsolescencia esta ciudad? Una ciudad de la que todos somos no solo pasajeros, sino tripulación (parafraseando de nuevo a Bucky Fuller, quien dijera que todos somos tripulación en la nave Tierra.)

“El proceso sería desentubar este río, encofrarlo, separar drenajes, poner una serie de plantas de tratamiento de agua descentralizadas y proyectar una línea del Metrobús por Viaducto. Esta vialidad es el punto de inflexión perfecto para modificar la movilidad, tal y como lo han hecho otras ciudades del mundo como Madrid y Seúl”, explicó Montañana.

"Sólo quiero un río. Un río real", dice Cattan al New York Times, con un dejo onírico infantil.

[NYT y Taller13]