*

X

Científicos quieren desenterrar a Shakespeare para saber si fumaba marihuana

Por: pijamasurf - 06/24/2011

Al parecer el bardo de Inglaterra fumaba un misterioso cóctel de drogas psicoactivas, quizás para estimular su creación literaria; ahora paleontólogos sudafricanos buscan examinar su cuerpo para conocer más sobre la vida de Shakespeare

¿Estuvieron las inmortales obras del bardo de Inglaterra inspiradas por drogas psicoactivas?  Paleontólogos sudafricanos así lo creen y quieren desenterrar a Shakespeare para probarlo, por lo cual ya han dirigido una petición formal a la Iglesia Anglicana para examinar su cuerpo.

El director del Instituto para la Evolución Humana, Francis Thackeray, dice que sus técnicas no invasivas no afectarían los restos de Shakespeare y podrían también acabar de dilucidar el enigma sobre su identidad. Después se procedería a determinar la causa de muerte y hasta sus hábitos de consumo.

"Si encontramos hendiduras entre su diente canino e incisivo, eso nos dirá que masticaba una pipa, además de que fumaba", explica Thackeray.

Pipas halladas en el jardín de la casa de Shakespeare mostraron rastros de cannabis, de cocaína y de nuez moscada (un alucinógeno gastronómico natural).

Pese a que actualmente se cree que la cocaína no empezó a consumirse en Europa sino hasta la segunda mitad del siglo 19, algunas personas creen que la hoja de coca llegó al Viejo Continente después de la conquista española de Perú, a través de exploradores como Sir Francis Drake. Según el investigador del laboratorio forense Tommy van der Merwe, "Las lecturas que obtuvimos fueron las mismas que si hubiéramos examinado una pipa de crack moderna".  ¿Fumaba Shakespeare, en su pipa que provenía de "Harvard House", crack, el gran bardo y precursor del rap?

La pipa encontrada también tenía rastros de alcanfor, hierba que ha servido como aromatizante, y quinoleína, una sustancia sin propiedades psicoactivas  pero asociada con el tratamiento de la malaria, lo que indica que tal vez la mezcla de Shakespeare consistía en un hermético cóctel visionario-medicinal.

Algunas personas especulan, bajo una dudosa interpretación, que el soneto 76 de Shakespeare es una referencia a una hierba psicoactiva:

Why with the time do I not glance aside
To new-found methods and to compounds strange?
Why write I still all one, ever the same,
And keep invention in a noted weed,
That every word doth almost tell my name,
Showing their birth and where they did proceed?

Por otra parte, recordemos el enigma todavía irresoluto sobre la identidad de Shakespeare: un software que detecta plagios afirma que Shakespere es un colectivo,  una enigmática teoría mística sostiene que Shakespeare es el nom de plume de Francis Bacon (el estadista, padre del método científico, escritor y posiblemente alquimista rosacruz).

Si Shakespeare es Bacon, entonces podríamos tal vez ver en la mezcla de su pipa un preparado alquímico y entender el conocimiento secreto de plantas como la coca como parte de su tradición esotérica, aunque es difícil asegurarlo.

Como hemos analizado aquí, la obra de Shakespeare exhibe claros conocimientos de las ciencias ocultas. Asimismo, el gran erudito Manly P. Hall consideraba probable que Shakespeare fuera una de las manifestaciones de la conciencia avatárica que más tarde encarnaría supuestamente en El Conde de St Germain.

En The Secret Teachings of All Ages, Hall escribe:

«Los ideales filosóficos promulgados a lo largo de la obra de Shakespeare distintamente demuestran que el autor estaba familiarizado con ciertas doctrinas y fundamentos del Rosacrucianismo; de hecho la profundidad de las producciones shakespearianas remarca a su creador como uno de los iluminati de las edades».

[RAW STORY]

[National Geographic]

Epifanías rítmicas desde la séptima dimensión: los Digable Planets conjugan la evolución de la conciencia, con bases de hip-hop y pinceladas de ágil jazz para lograr uno de los estilos musicales más cautivadores de los noventas.

Proyectando sus conciencias en alter-personalidades representadas por insectos, Digable Planets es sin duda uno de los proyectos más memorables en la historia del hip-hop. Fusionando magistralmente las bases rítmicas de este género musical con exquisitas pinceladas de jazz y funk, el trío neoyorquino acuñó un deleitante estilo que difícilmente será olvidado. Integrada por Ishmael "Butterfly" Butler, Craig "Doodlebug" Irving y Mary Ann "Ladybug Mecca" Vieira, esta banda surgió en 1992, en Brooklyn, y desde que lanzaron su primer álbum, Reachin' (A New Refutation of Time and Space) (1993), destacaron por la construcción de narrativas que presentaban extrovertidas reflexiones en torno a las nuevas concepciones de la materia, el tiempo, el espacio y otras variables físicas.

Sobra decir que su primer disco tuvo una notable recepción entre el público, en buena medida porque ofrecía una alternativa a aquellos que gustaban del hip-hop pero que estaban cansados de canciones con letras agresivas cuyo espectro de realidad se limitaba al intercambio de drogas, la violencia en las calles y la jactancia de logros económicos o sexuales. Trovadores metafísicos de corazón, los Digable no tardaron en lanzar su segundo álbum al año siguiente: Blowout Comb (1994). Ambos discos terminarían por consagrarse como memorables joyas de un submovimiento hip-hopero dedicado a esparcir concienzudas reflexiones sobre aspectos tanto prácticos como trascendentales de la vida, mientras que sus metapoéticas letras se hilvanaban al ritmo de una elegante fusión que de algún modo se podría ubicar como el relevo evolutivo de la legendaria banda A Tribe Called Quest.

Lamentablemente, tras el lanzamiento de Blowout Cumb, surgieron fuertes diferencias entre los tres integrantes, fricción que  llevaría a Ladybug Mecca a abandonar a sus compañeros y con ello terminaría momentáneamente la efímera, pero lúcida, carrera de los Digable Planets. Y no fue sino hasta once años después que el trío pudo acordar la presentación de su tercer y último álbum, Beyond the Spectrum: the Creamy Spy Chronicles (2005). Este disco representó una especie de ejercicio retrospectivo en el que los Digable incluyeron algunas piezas inéditas, así como remixes y lados B.

Tras la ruptura, los tres integrantes probaron carreras como solistas y proyectos con otros músicos. Butler estableció el proyecto Cherrywine, en el que fusiona el hip-hop con blues y en 2003 lanzó el álbum Bright Black que no gozó de muy buena recepción. Por otro lado Doodlebug lanzó Cee Knowledge & the Cosmic Funk Orchestra, proyecto con el cual ya produjo un par de discos. Finalmente Ladybug, ahora conocida como Lady Mecca, presentó en 2005 su álbum Trip The Light Fantastic.

De algún modo Digable Planets representa fielmente el arquetipo que respira detrás de fenómenos como las estrella fugaces o las supernovas: una efímera sensación de gozo y bienestar, casi extasiante, que si bien son fenómenos de "corta vida", lo cierto es que su impacto en nuestros sentidos es tal que terminan por mantenerse en la memoria. Y en caso de que no sea tan optimista tu relación con los DP, algo innegable es que sus álbumes permanecen aquí, siempre listos para recibir unos instantes de atención por nuestra parte, los cuales, sin duda, serán exquisitamente remunerados.

Twitter del autor: @paradoxeparadis