*

X

Científicos quieren desenterrar a Shakespeare para saber si fumaba marihuana

Por: pijamasurf - 06/24/2011

Al parecer el bardo de Inglaterra fumaba un misterioso cóctel de drogas psicoactivas, quizás para estimular su creación literaria; ahora paleontólogos sudafricanos buscan examinar su cuerpo para conocer más sobre la vida de Shakespeare

¿Estuvieron las inmortales obras del bardo de Inglaterra inspiradas por drogas psicoactivas?  Paleontólogos sudafricanos así lo creen y quieren desenterrar a Shakespeare para probarlo, por lo cual ya han dirigido una petición formal a la Iglesia Anglicana para examinar su cuerpo.

El director del Instituto para la Evolución Humana, Francis Thackeray, dice que sus técnicas no invasivas no afectarían los restos de Shakespeare y podrían también acabar de dilucidar el enigma sobre su identidad. Después se procedería a determinar la causa de muerte y hasta sus hábitos de consumo.

"Si encontramos hendiduras entre su diente canino e incisivo, eso nos dirá que masticaba una pipa, además de que fumaba", explica Thackeray.

Pipas halladas en el jardín de la casa de Shakespeare mostraron rastros de cannabis, de cocaína y de nuez moscada (un alucinógeno gastronómico natural).

Pese a que actualmente se cree que la cocaína no empezó a consumirse en Europa sino hasta la segunda mitad del siglo 19, algunas personas creen que la hoja de coca llegó al Viejo Continente después de la conquista española de Perú, a través de exploradores como Sir Francis Drake. Según el investigador del laboratorio forense Tommy van der Merwe, "Las lecturas que obtuvimos fueron las mismas que si hubiéramos examinado una pipa de crack moderna".  ¿Fumaba Shakespeare, en su pipa que provenía de "Harvard House", crack, el gran bardo y precursor del rap?

La pipa encontrada también tenía rastros de alcanfor, hierba que ha servido como aromatizante, y quinoleína, una sustancia sin propiedades psicoactivas  pero asociada con el tratamiento de la malaria, lo que indica que tal vez la mezcla de Shakespeare consistía en un hermético cóctel visionario-medicinal.

Algunas personas especulan, bajo una dudosa interpretación, que el soneto 76 de Shakespeare es una referencia a una hierba psicoactiva:

Why with the time do I not glance aside
To new-found methods and to compounds strange?
Why write I still all one, ever the same,
And keep invention in a noted weed,
That every word doth almost tell my name,
Showing their birth and where they did proceed?

Por otra parte, recordemos el enigma todavía irresoluto sobre la identidad de Shakespeare: un software que detecta plagios afirma que Shakespere es un colectivo,  una enigmática teoría mística sostiene que Shakespeare es el nom de plume de Francis Bacon (el estadista, padre del método científico, escritor y posiblemente alquimista rosacruz).

Si Shakespeare es Bacon, entonces podríamos tal vez ver en la mezcla de su pipa un preparado alquímico y entender el conocimiento secreto de plantas como la coca como parte de su tradición esotérica, aunque es difícil asegurarlo.

Como hemos analizado aquí, la obra de Shakespeare exhibe claros conocimientos de las ciencias ocultas. Asimismo, el gran erudito Manly P. Hall consideraba probable que Shakespeare fuera una de las manifestaciones de la conciencia avatárica que más tarde encarnaría supuestamente en El Conde de St Germain.

En The Secret Teachings of All Ages, Hall escribe:

«Los ideales filosóficos promulgados a lo largo de la obra de Shakespeare distintamente demuestran que el autor estaba familiarizado con ciertas doctrinas y fundamentos del Rosacrucianismo; de hecho la profundidad de las producciones shakespearianas remarca a su creador como uno de los iluminati de las edades».

[RAW STORY]

[National Geographic]

Astrónomos descubren que las galaxias están despiertas o dormidas

Por: pijamasurf - 06/24/2011

La luz azul es la señal de galaxias despiertas y activas; la luz roja marca a las galaxias dormidas e inactivas... ¿Luz azul galáctica para despertar del sueño de eones?

Astrónomos han descubierto que las galaxias generalmente se encuentran en uno de dos estados: despiertas o dormidas, esto es, formando activamente estrellas o no formando estrellas para nada. Si bien esto ya se sospechaba, un nuevo estudio liderado por la Universidad de Yale en el que se tomaron muestras de luz de 40 mil galaxias desde el universo vecino hasta 12 mil millones de años luz, ha confirmado dicha dualidad cósmica. Incluso galaxias muy jóvenes entran en una de estas dos categorías (algunas, perezosas, durmiendo desde su albor) y  las cosas han sido así por lo menos el 85% de la historia de nuestro universo (que se fecha alrededor  de 13.7 mil millones de años atrás).

Para determinar el estado de producción de estrellas de las galaxias —o despertar— los científicos crearon una serie de filtros sensibles a diferentes longitudes de onda de la luz. Debido a la física de la formación de estrellas, la luz de las galaxias activas  es azul, mientras que el sueño pasivo de las galaxias tiende a emitir una luz rojiza del otro lado del espectro. Los científicos encontraron más galaxias activas, azules, que galaxias rojas, dormidas.

Ahora estos mismos investigadores buscarán determinar si las galaxias entran y salen de su sueño, despertando para crear más estrellas y esperan captar a una galaxia justo en el acto de quedarse dormida.

Sin embargo, al parece hay excepciones, y algunas galaxias se mantienen en un estado intermedio, casi hipnagógico, como la Vía Láctea. Aunque analizar la Vía Láctea presenta algunas dificultades, ya que vivir dentro de ella complica algunas mediciones, investigadores de la Universidad de Swinburne señalan que la Vía Láctea es una "galaxia de valle verde", intermedia entre las galaxias azules energéticas y las rojas mortecinas.

Actualmente el horno alquímico de nuestra galaxia trabaja con cierta lentitud —atraviesa una especie de crisis de edad media—, creando solo una estrella por año, aproximadamente , un ritmo que podría conservar por unos 5 mil millones de años antes de que se fusione con la galaxia Andrómeda, fenómeno que desataría una última primavera astral, dinamizando la producción de estrellas por un corto período hasta apagarse totalmente.

[Science Daily]